Es noticia en Deportes: Fútbol Sala Universidad de Castilla-La Mancha Pádel Triatlón Fútbol Piragüismo Ayudas al deporte
La Vuelta

Trabajada ascensión a La Covatilla de Jesús Herrada en la segunda victoria de etapa de Ben King

El ciclista moteño del conjunto Cofidis realizó una inteligente subida de menos a más y cedió poco más de un minuto con respecto a los grandes favoritos. El británico Simon Yates, nuevo líder.
Trabajada ascensión a La Covatilla de Jesús Herrada en la segunda victoria de etapa de Ben King
02/09/2018 - A.Mena

Tras desarrollarse en el día de ayer una etapa de transición con una magnífica victoria de Alejandro Valverde, hoy era uno de esos días marcados en rojo en el calendario de cara a ver la primera gran toma de contacto de los ciclistas con la montaña. Hoy tocaba correr la 9ª etapa de la edición de 2018 de la Vuelta Ciclista a España, con 200 kilómetros entre la localidad toledana de Talavera de la Reina y con la meta en el 1er puerto de categoría especial de este año, el Alto de la Covatilla. Los 175 corredores que siguen en carrera tomaban la salida alrededor de las 12:15 del mediodía.

Rápidamente, se iba a formar un grupo cabecero de 11 corredores que, a la postre, iba a salir el ganador de la etapa. Entre los once fugados, hasta cuatro corredores, algunos de ellos caras ya conocidas en fugas este. Luís Ángel Maté, compañero de los hermanos Herrada en el conjunto Cofidis, repetiría por quinta vez en la fuga del día, con el objetivo de mantener el liderato de la clasificación de la montaña. Junto al malagueño, el vasco Aritz Bagües, daba de nuevo presencia al equipo Euskadi-Murias en la escapada del día. Los otros dos españoles iban a ser el mallorquín Lluís Mas, del equipo Caja Rural y el cántabro Jesús Ezquerra, miembro del equipo Burgos-BH. Otros nombres ilustres de la fuga iban a ser el holandés Bauke Mollema, el belga Thomas De Gendt o el estadounidense Ben King, ganador de etapa en Alfacar el pasado martes.

En cuestión de pocos kilómetros, y gracias al buen entendimiento entre los once corredores, la distancia con el pelotón se iba a hacer cada vez más grande, hasta el punto de que, después de pasar los tres primeros puertos del día, y tras 100 kilómetros, la diferencia con el pelotón iba a ser de más de seis minutos. A partir de aquí, la lógica dice que, normalmente, se empieza a trabajar en el grupo para reducir las diferencias respecto al grupo cabecero. La falta de entendimiento en el pelotón, sumado a que en la escapada empezaban a creer que la victoria parcial se iba a decidir entre los once componentes de la fuga, hizo que la diferencia aumentase hasta los nueve minutos a 60 kilómetros de meta, haciendo imposible que el pelotón diese caza a todos los ciclistas fugados. A partir de este momento, se iban a ver dos carreras: una por la victoria de etapa y otra por la clasificación general.

FASE DECISIVA

Una vez que la fuga se iba acercando al Alto de la Covatilla, algunos corredores lo iban a probar con un ataque desde largo. Primero Thomas De Gendt y, luego más tarde, Ben King, aprovechando el paso por el pavé del municipio de Candelario, iban a seleccionar la carrera hasta el punto de que el corredor estadounidense del Dimension Data se iba a ir en solitario, dejando a sus compañeros de fuga atrás. A partir de aquí, la persecución hacia King iba a ser constante, siendo únicamente el holandés Bauke Mollema, del conjunto Trek-Segafredo, el ciclista que parecía que iba a poder dar caza a la cabeza de carrera. Sin embargo, King supo saber sufrir en la subida y, con un ritmo más constante, acabó ganando la etapa, sumando su segunda victoria parcial en esta edición, consolidándose como una de las grandes revelaciones de La Vuelta. Mollema, que acabó siendo víctima de su propio ritmo, acabó cediendo y volvió a quedarse con la miel en los labios, después de que también fuese segundo en la llegada a Roquetas del Mar el pasado miércoles.

Por detrás, el grupo de favoritos comenzó a seleccionarse debido al fuerte ritmo que imponía el conjunto Bora-Hansgrohe, principalmente con el polaco Rafal Majka. Uno de los corredores que sufría era el conquense Jesús Herrada, que se quedaba cortado, cuando apenas quedaban una quincena de corredores en el grupo de favoritos. Sin embargo, el corredor del conjunto Cofidis hacía una ascensión a ritmo en un pequeño grupo con corredores de la talla del catalán David de la Cruz, del Team Sky, o el mallorquín Enric Mas, del conjunto Quick Step-Floors. Finalmente, el corredor conquense cedía 1:05 en meta con el primero de los favoritos en la llegada, el colombiano del equipo Astana, Miguel Ángel López. Su hermano, José Herrada, no tuvo su mejor día y entró en meta a 12:30 del ganador de la etapa. En la clasificación general, el británico Simon Yates, del equipo Mitchelton-Scott se ha colocado como nuevo líder, con sólo un segundo de ventaja sobre Alejandro Valverde. Jesús Herrada sube dos puestos en la clasificación general, situándose en la 21ª posición, a 5:04 del líder. Mientras, José Herrada baja tres plazas, hasta la 46ª, a 22:36 del maillot rojo.

La próxima etapa no será mañana, ya que hay la primera jornada de descanso, y habrá que esperar hasta el martes, con salida en Salamanca y llegada en la localidad zamorana de Fermoselle, con un recorrido de 177 kilómetros.