Es noticia en Deportes: Infraestructuras deportivas Diputación de Cuenca Lucha de brazos Fútbol Baloncesto Tiro olímpico Balonmano Deporte Escolar Orientación
Salvamento y Socorrismo

La precaución, la clave para disfrutar de un verano seguro

Este 25 de julio se celebra el Día Mundial para la Prevención de los Ahogamientos y los expertos lanzan sus recomendaciones para no tener problemas en playas y piscinas
La precaución, la clave para disfrutar de un verano seguro
Foto de archivo: A.D.V.
25/07/2023 - Alejandro del Valle

Ya bien entrada la temporada veraniega y a punto de encarar el mes de agosto, que siempre se presenta como el más concurrido para playas y piscinas, comprobamos que nada se quede fuera de la mochila: bañador, toalla, crema solar… a lo que se tiene que sumar la precaución. Según los datos arrojados por el INA -Informe Nacional de Ahogamientos, elaborado por la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo- el pasado mes de junio es el segundo con más ahogamientos de los últimos nueve años. 

Más allá del verano, pues las medidas preventivas se deben reivindicar durante todo el año, se informa de que en el primer semestre del año 169 personas han perdido la vida en los espacios acuáticos españoles, 29 más que en 2022, confirmándose “una tendencia al alza en las muertes en los espacios acuáticos españoles”.

José Alán García, socorrista permanente en Tarancón y miembro del SVAT -club local de salvamento y socorrismo-, aconseja que siempre que acudamos a la playa o la piscina debemos tener claras las normas y conocer las instalaciones tanto menores como adultos. “El agua es un medio ajeno al hombre que puede resultar hostil si no tenemos precaución y que puede darle la vuelta a un día entre familiares y amigos en cualquier momento”, declara.

A pesar de ser un país de sol y playa con bastantes kilómetros de costa, José detecta que falta conciencia entre la población en general con respecto a los peligros que pueden derivar del medio acuático. Tanto es así que señala que un ahogamiento es un suceso que ocurre en el lapso de un minuto o un minuto y medio, por lo que apenas nos da tiempo a pensar y reaccionar correctamente.

En su faceta como socorrista, cuenta que los accidentes no son algo que ocurran todos los días, pero, sin embargo, ocurren. “No hay verano en el que no haya tenido que responder ante uno. Ocurren, y hay que tener esa conciencia de que el agua no solo está para disfrutarla, sino también para respetarla”, explica José. Sin descuidar las piscinas, por supuesto, hay que tener especial atención a la playa: sin bordillos para agarrarse y con el peligro de una corriente inesperada, advierte también de que hasta a los nadadores más experimentados se les puede complicar la situación si sufren un tirón o cualquier imprevisto.

“Solo pido que cuando vayan a la piscina disfruten y nos ayuden cumpliendo las normas”

ATENCIÓN A LOS MENORES

El deportista del SVAT Tarancón, ante la pregunta de muchos padres, recomienda siempre tener a los más pequeños vigilados. “Sé que es difícil, pero es importante porque los ahogamientos son bastante rápidos y en menos que has cerrado los ojos estás ante un problema”, relata. Aconseja no optar por los flotadores que restan movilidad o se pueden volcar, así como por los manguitos, que pueden deslizarse de los brazos. La mejor opción, comenta, son los chalecos salvavidas que además les ayuda a tomar la posición para aprender a nadar.

Dentro de respetar las normas acuáticas entra también el valorar la figura del socorrista y seguir las directrices que estipulen. “Es una labor con mucha responsabilidad, nos jugamos nuestro trabajo y nuestro futuro por trabajar en verano. Solo pido que cuando vayan a la piscina disfruten y nos ayuden cumpliendo las normas”, concluye.

Las zambullidas en el agua, otro aspecto a tener en cuenta

Los ahogamientos no son los únicos peligros aparentes a la hora de introducirse en el medio acuático. A veces, el problema puede producirse nada más entrar en contacto con el agua, y es por ello que ASPAYM -Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas- ha puesto en marcha una campaña de concienciación frente a las zambullidas que causan lesión medular.

Vital es, señala Mota, comprobar a conciencia la profundidad y la superficie del sitio a dónde vamos a lanzarnos: “Ríos, playas, pantanos… puede que en algún sitio haya agua turbia y no veamos que hay rocas, ramas o poca profundidad. Y en la misma playa, las mareas pueden cambiar la profundidad de un día para otro”, advierte el presidente. Este exceso de confianza, señala, es un gran error, ya que detecta en la población general algo de falta de conciencia con respecto a esta problemática. En algo tan cotidiano como lanzarse al agua no se suele ver un peligro, pero recuerda que pueden llegar a ser lesiones y discapacidades que acompañan toda la vida.

Por eso, y bajo el eslogan “Con cabeza sí, de cabeza no”, el presidente recomienda meterse con métodos de mayor precaución, aunque en caso de que se decida hacerlo de cabeza, pide que se haga con los brazos bien estirados para que sean estos los que entren en contacto con el agua en primer lugar y no la cabeza, puesto que eso puede causar unos daños en el cuello capaces de derivar en tetraplejia. “Este último año han ingresado en el Hospital Nacional de Parapléjicos ocho personas con lesiones medulares por zambullida”, lamenta Mota.