Es noticia en Deportes: Balonmano Fútbol Orientación Escalada Lucha de brazos Fútbol Sala MTB Atletismo Baloncesto Piragüismo
Fútbol

El Obrero tira de coraje para remontar un partido imposible (3-2)

El partido se ha convertido en una auténtica fiesta de presentación de los rojillos, que asediaron en la segunda mitad para darle la vuelta a un 0-2
Fotos: A.D.V.
09/09/2023 - Alejandro del Valle

Distinta temporada, misma emoción. Tirando de oficio, tal y como le caracteriza a este equipo: así ha puntuado el San José en su estreno liguero, en el cual ha remontado el 0-2 que campeaba tras la primera mitad. Se han crecido en una segunda para protagonizar un asedio que por poco no acabó en victoria.

Entre humo y fuegos artificiales, el primer once del Obrero saltaba al campo del Obispo Laplana, que además presentaba una buena entrada para este primer encuentro al que rodeaba toda una fiesta –casi anticipando lo que sería el partido- para celebrar la presentación rojilla.

Era el Mora quien ponía las primeras tentativas con un pase a Javi al que Chiki salía bien para achicar. No sería tan certera la siguiente salida del meta, que trató de neutralizar un buen pase filtrado por parte de los visitantes que rompía toda la línea defensiva. Lo tocó lo justito Jorge Ramírez, que llegó antes que Chiki, para poner así el primero de la tarde.

Respondía rápidamente el combinado de Fran García con algunas acciones en área contraria, como un cabezazo de Javi que se marchaba fuera por poco o una jugada de Kameni en el 19 en la que reclamó penalti.

Seguía haciendo daño el conjunto blanco con pases largos, y de nuevo tendría que intervenir Chiki para solventar un uno para uno. No obstante, un Obrero algo seco en ataque –más allá de centros aislados- cayó de nuevo víctima de sus propios errores. Un error en la marca durante una jugada en banda derecha acabó, de nuevo, en un pase filtrado que llegaba a pies de Javier Velázquez. Con un sutil toque de primeras definía para el 0-2. Se le complicaba el partido al San José justo antes del descanso.

En la segunda mitad amenazaba el Obrero con una doble ocasión clara para Kameni: en la primera se zafaba del meta tras un pase largo, aunque se quedó sin ángulo. Cuando tiró, un zaguero visitante bloqueó la trayectoria. Tan solo un minuto después, le llegaba un centro medido al que respondía con un cabezazo alto.

Miguel Ángel también coqueteaba con anotar, pero fue estorbado por un jugador moracho. Mejor todavía la tendría Fer rondando el minuto 60 cuando, a puerta vacía, enviaba fuera un cabezazo. Estaba perdonando lo imperdonable el Obrero, pero el equipo había crecido mucho con respecto a la primera mitad.

Obtenía su recompensa el San José tras el rechace en un córner. El balón caía en pies de Rufo, que reventaba el esférico para, de una vez por todas, abrir la cuenta para los rojillos. Cogían rápidamente el balón para que el partido continuase rápido y pujar por el empate.

Seguían intentándolo, y a punto estaba de peinar Kameni un balón servido en bandeja de plata por Jesús Gabriel. El asedio era claro, y Javier López, meta moracho, estaba teniendo un continuo trabajo para evitar que el empate subiese al marcador de Las 500.

De nuevo, obtendrían los frutos de tantas llegadas: se desataba la locura en el campo cuando Héctor aprovechaba una imperdonable indecisión entre la zaga moracha y el portero para enviar el balón a la jaula en el 73, al cual le seguía una pausa de hidratación que quizás no le venía bien a un San José que se estaba comiendo al rival.

El equipo de Fran García no había dejado de creer en ningún momento, y cuando el choque ya encaraba su recta final, Javi empujaba en boca de gol un balón proveniente desde el flaco derecho del área. Lo celebraba con la grada el joven al mismo tiempo que Las 500 estallaba al ver culminada la remontada. El Mora estaba completamente desubicado en los segundos 45 minutos ante el empuje local.

Rufo pudo poner la puntilla -y su segundo particular- de cabeza, aunque tocaría sufrir en unos últimos minutos en los que el Mora se lanzaba con todo a por el empate. Jesús veía la segunda amarilla y el Obrero se quedaba con 10, aunque finalmente, el marcador no se movería y el 3-2 era definitivo.

Con estos tres valiosos puntos, y con la moral por las nubes, el San José Obrero comenzará a preparar el partido de la semana que viene ante el Talavera B. Por lo pronto, los rojillos ya han dejado una pizca de la emoción que caracteriza a este equipo.