Es noticia en Cultura: Arte Reto demográfico Estival Cuenca
Libros

‘Algarra’, el libro que homenajea a los pueblos de La Serranía Baja

José Antonio Domínguez Sánchez se estrena en la novela con una obra de género negro cuya trama transcurre en esta comarca durante la posguerra
‘Algarra’, el libro que homenajea a los pueblos de La Serranía Baja
Foto cedida
21/04/2024 - Dolo Cambronero

La novela iba a ser un regalo para sus padres pero el propio proceso de escritura ha acabado siendo también un obsequio para el propio José Antonio Domínguez Sánchez (Barcelona, 1970), autor de Algarra, una historia de amores, pasiones, intrigas y crímenes que transcurre durante la posguerra en este municipio conquense y su comarca.

“El libro es un homenaje a mis padres y a toda esa generación y a ese espacio geográfico, aunque puede vincularse a cualquier otro territorio de España que hoy sufra las consecuencias de la despoblación”, apunta Domínguez Sánchez.

La mayor parte de los hechos que cuenta la novela acontecen en Algarra, localidad natal de su madre y lugar al que han regresado sus padres tras jubilarse –emigraron a Barcelona–, aunque la historia se traslada también a otros municipios de La Serranía Baja como Landete, Garcimolina, Cañete, Salvacañete y Santo Domingo, entre otras poblaciones.

AMOR A LA VIDA RURAL

Para el autor, Algarra, que en la actualidad apenas llega a la treintena de habitantes censados, es hoy “un pueblo de la ‘Cuenca vaciada’ pero entonces era un municipio lleno de vida”. “Es el lugar en que ha vivido mi familia durante generaciones, donde yo he pasado mis vacaciones desde niño, donde aprendí a amar la vida rural, las tradiciones y el amor a esta tierra”, resalta este catalán de orígenes conquenses que está afincado en la actualidad en Valencia. 

Científico de profesión –está trabajando en el Instituto Geológico y Minero de España, organismo integrado en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)–, Domínguez Sánchez había escrito antes de este libro poemas y distintos textos cortos relacionados con el pueblo. Durante el confinamiento, con más tiempo libre del habitual, y animado por su familia, se decidió a ir más allá y escribir una historia más larga, que se ha acabado convirtiendo en una novela de 600 páginas que salía al mercado el pasado diciembre de la mano de la editorial Samaruc. 

FINAL INESPERADO

La historia, con un final inesperado, se remonta a los años de posguerra, cuando en Algarra la vida ha vuelto a regirse por los “ricos de antaño” mientras la gente humilde trabaja de sol a sol y las mujeres se ocupan, además, de las casas y a criar. La aparición de dos cuerpos sin vida, uno muerto en circunstancias extrañas y el otro claramente asesinado, apunta a varios posibles móviles y culpables. Venganzas, delirios de grandeza, pasiones y envidias se entremezclan en la novela, en la que se evidencia que “el amor y el odio siguen moviendo al mundo”.  

La trama y los personajes son totalmente ficticios pero el libro es fidedigno a los hechos históricos y retrata tradiciones de aquella época. “No es un novela costumbrista pero quería reflejar el estilo de vida de entonces y recoger prácticas como el juego de los bolos o el canto de los Mayos”, relata.

Pero a la vez que un homenaje y un reconocimiento a las personas que vivieron y que viven en estas zonas despobladas, el libro también es una reivindicación. “Es necesario que se apoye más a la gente que queda en estos pueblos, que se les dote de medios de transporte, de servicios...”, reclama, poniendo en valor recursos como el Bibliobús. “Gracias a él, mi madre lee”, destaca.

En un principio, su idea era poner una fotografía de Algarra en la portada de la novela aunque contactó con el dibujante César Sebastián –nacido en Landete y afincado en Valencia–, que finalmente hizo una ilustración para la cubierta del libro. “Estoy encantado. Que el autor esté vinculado con Cuenca le da más valor”, celebra.            

La novela se presentó el pasado febrero en Valencia y hace unos días en Algarra, donde el libro ha tenido una gran acogida y está recibiendo mucho cariño.