Es noticia en Cuenca: Programa Envejecimiento Activo Escuela de Verano de Cuenca Incidencias Judicial Turismo Colectivos Hostelería Feria Taurina de San Julián 2024 MUPA
Política municipal

Tres iniciativas para Cuenca que preocupan a Mariscal

Se trata del acuerdo para la construcción de la Comisaría de la Policía Nacional, los dos millones de euros de obras previstos en el Júcar por la Confederación y el ATC
Tres iniciativas para Cuenca que preocupan a Mariscal
Río Júcar a su paso por la capital. Foto: S.G.
11/06/2018 - Gorka Díez

El acuerdo alcanzado en febrero de 2017 entre el Ayuntamiento y el Ministerio del Interior para construir la nueva Comisaría de la Policía Nacional en los edificios a medio construir previstos inicialmente para los sindicatos; la inversión de dos millones de euros para disminuir los riesgos de inundación en los ríos Júcar y Moscas a su paso por la ciudad y regenerar ambientalmente la zona anunciada por la Confederación Hidrográfica del Júcar; y la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC).

Son los tres proyectos por los que apostaba el anterior Gobierno central y que al alcalde de la ciudad, Ángel Mariscal, le preocupa que puedan quedarse fuera de la agenda del nuevo Gobierno liderado por el socialista Pedro Sánchez.

En cuanto a la nueva Comisaría, su construcción pondría fin a los siete años que llevan a medio hacer los edificios que iban a destinarse a UGT y CCOO y el Ayuntamiento a cambio adquiriría en propiedad la actual comisaria de Astrana Marín.

El proyecto del Júcar, por su parte, recuperaría una zona bonita pero muy descuidada de la ciudad, de modo que Mariscal confía en que los nuevos secretario de Estado de Seguridad y presidente de la Confederación tengan “sensibilidad” y sigan adelante con ellos. Aunque se trata de dos proyectos que ya acumulan varios meses de retraso, pues según los plazos iniciales ambos iban a empezar a ejecutarse a primeros de este año 2018.

En lo que respecta al ATC, mencionado por el alcalde pese a tratarse de una infraestructura que no está proyectada en la capital, sino en Villar de Cañas, a 82 kilómetros de distancia, Mariscal defiende la inversión que supondría para la provincia, de más de mil millones de euros, al tiempo que asegura que técnicos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) le habían asegurado que “pensaban venir a vivir a Cuenca”.

Para justificar su instalación en Cuenca, señala que el ATC, al acoger los residuos nucleares, lo que va a propiciar es “más seguridad”, al entender que se trata de “un modelo de gestión más racional” para este tipo de residuos, aunque asimismo advierte de que para la energía nuclear “no hay barreras ni fronteras”, señalando que podría darse el caso de que la instalación se ubicara en la provincia de Madrid, que sería la que se beneficiara de la citada cuantía económica, pero “en el límite con Cuenca”, de ahí que el “riesgo de fuga”, que sí que admite, vendría a ser el mismo “y nos quedamos sin inversión”.

Sí admite entender que los colectivos ecologistas arremetan contra esta infraestructura, pero no así el PSOE, partido al que califica de “hipócrita” por rechazar el ATC cuando “a menos de 100 kilómetros ha habido durante los últimos cincuenta años tres centros culturales”, en referencia a los de Trillo, Zorita y Cofrentes.

Tarifas AVE

Mariscal también confía en que el cambio de gobierno no paralice las anunciadas tarifas económicas para el trayecto del AVE Madrid-Cuenca, que el pasado 15 de diciembre se anunció como obligación de servicio público, lo que se dijo que supondría la implantación de abonos de descuentos en el precio del billete de hasta el 65 por ciento, de tal forma que el trayecto podría hacerse a partir de 12 euros, aunque de momento el precio sigue estando, de media, más cerca de los 30 que de los 20 euros.