2 de Junio de 2020 Son las 18:43

Cuenca

Cuenca

Especial Semana Santa 2020
Pandemia

Superar un proceso de duelo desde la cuarentena

Escribir para despedirse del ser querido y liberar emociones es una de las recomendaciones de la asociación Talitha, especializada en ayuda al duelo

Superar un proceso de duelo desde la cuarentena
Foto: Saúl García
1/4/2020 · Dolo Cambronero

La muerte está siendo más dolorosa aún en estos días por todas las cosas que nos está arrebatando la COVID-19: personas que fallecen solas y familiares y amigos que ni pueden despedirlos ni pueden consolarse después con el abrazo de los suyos.

La asociación Talitha, especializada en la ayuda en el proceso de duelo, aconseja ser comprensivo con uno mismo para ir pasando poco a poco las diferentes fases necesarias para digerir el adiós a un ser querido: “Cada persona necesita un tiempo”, recuerda Pilar Martínez Tierraseca, presidenta del colectivo.

Para evitar la propagación de este coronavirus, el Ministerio de Sanidad ha prohibido los velatorios y restringe las ceremonias fúnebres, posponiendo cultos religiosos o ceremonias civiles hasta que finalice el estado de alarma.

En el enterramiento o despedida para la cremación de la persona fallecida, se permitirá la asistencia de tres familiares o allegados, además, en su caso, de la persona de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto. Los asistentes deberán respetar siempre la distancia de uno a dos metros entre ellas.

“Cuando hay una pérdida, uno siente que se para la vida. El dolor es tan grande que te quedas en estado de shock”, reconoce Pilar Martínez Tierraseca, puntualizando también que la duración y la dureza del proceso depende de las circunstancias de la muerte.

Y el hecho de no poder despedirse físicamente de la persona que se va ni organizar un velatorio complica todavía más las cosas. De todas formas, Martínez Tierraseca recuerda que los sentimientos de tristeza, culpa y rabia con la vida son los habituales en un proceso de duelo y da un mensaje esperanzador señalando que estas muertes también se pueden superar: "Nuestra actitud es muy importante".

“La primera tarea es aceptar. El cerebro va más rápido pero al corazón le cuesta más afrontar la pérdida. El trabajo debe ir encaminado a dejar ir al ser querido”, indica.

La asociación, con 160 familias asociadas, está afincada en Albacete aunque da servicio regional y también cuenta con socios de Cuenca. El colectivo organiza habitualmente talleres de autoayuda en la que los participantes comparten experiencias y dolor y que ahora se han suspendido por el estado de alarma. "Los asistentes se dan cuenta de que todos sienten y pasan por las mismas emociones y eso alivia", cuenta.

Para la persona en duelo, es muy importante expresar los sentimientos para liberarse de las emociones negativas que invaden tras la muerte de un ser querido. Siempre, pero especialmente en las actuales circunstancias por la cuarentena, hacerlo a través de la escritura puede ser muy reparador. También se puede preparar una despedida del fallecido, homenajeándolo y recordándolo con toda la ternura y el amor que sentimos por él para ayudar en el proceso de aceptación.

En estos días de confinamiento, Martínez Tierraseca aconseja a los familiares y amigos de las personas que han perdido a un allegado durante estos días a que estén muy pendientes, sobre todo de aquellas que están solas. Dada la imposibilidad de ir a visitar a nadie, queda la opción del teléfono y, en este sentido, las videoallamadas pueden ser un buen aliado aunque nada reconforte tanto como un abrazo.

“El papel de familia y amigos es muy importante para ayudar a superar el duelo”, hace hincapié.

En el caso de los niños que han perdido, por ejemplo, a un abuelo, hacer dibujos, leer cuentos que hablen de la pérdida de un ser querido, ver fotos o recomponer la historia de la familia son algunos de los aliados para ayudarles a asimilar la muerte. “Se pueden hacer muchas cosas”, asegura.

En el plano de los cuentos, aconseja Respira, de Inés Castel-Blanco, una obra con la que precisamente trabajan en un programa escolar que desarrollan en colegios para ayudar a los más pequeños a afrontar pérdidas de seres queridos. “Es muy importante enseñar a los niños a expresar emociones”, subraya.

Además, también pone el acento en que las personas que están en duelo “no deben olvidarse de las personas que están al lado”, algo que ocurre habitualmente ya que el dolor es tan grande que a veces es difícil ver más allá de la muerte.

Y para toda la población, una de las enseñanzas que debe dejarnos la situación actual es ser conscientes de la importancia de decir ‘te quiero’, y demostrarlo, a la gente de nuestro alrededor, y de resolver los pequeños conflictos que puedan ir surgiendo con los allegados.

Aunque las actividades de la Asociación Talitha han quedado suspendidas por la situación actual, el colectivo sigue atendiendo en el móvil 674 85 95 68. La presidenta anima a marcar este número de teléfono en busca de alivio si hace falta: “Que nadie dude en llamar si lo necesita. Son momentos difíciles pero aunque no nos veamos, estamos muy cerca”.

Temas relacionados:
Pandemiacoronavirusduelo
logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información