10 de Diciembre de 2019 Son las 14:16

Cuenca

Cuenca

Especial Semana Santa 2019
Semana Santa 2019

Pasión sobre pentagrama: la música en nuestra Semana Santa

Entre los compositores conquenses que han escrito marchas para la Semana Santa destacan José y Julián López Calvo, Nicolás Cabañas, Aurelio Fernández-Cabrera o Julián Aguirre Belmar

Imagen principal de la noticia
Fotos: Saúl García
20/4/2019 · Berta López

“Cuando vas ya muy cansado o en los tramos que te cuestan más, escuchas tu marcha y…”; “Hay marchas que te hacen ‘meter la directa’ y parece que el paso va solo”; “Se te pone un nudo en el estómago”; “A veces es escuchar ya solo las primeras notas y empezar a llorar”. Son frases de banceros de varios pasos de la Semana Santa de Cuenca, frases que se repiten bajo las andas, en los descansos, cuando termina la procesión.

Frases que confirman en voz alta lo que está en los pensamientos de los nazarenos: la música, en la Pasión, es un elemento fundamental que, más allá del componente estético, posee un potente componente emocional que ayuda a crear esa comunión especial que se vive en los desfiles procesionales de la ciudad.

Desde hace unos años, junto con las incorporaciones de nuevas marchas llegadas de fuera, se vive en la Semana Santa de Cuenca una fuerte tendencia a la vuelta a las marchas conquenses “de siempre”, las que sonaban en los años 50 y 60 más asiduamente y que, en algunos casos, han ido quedando en el olvido. Este año es la M. I. V. H. del Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo la que ha apostado por un repertorio completamente conquense; la V. H. de Ntra. Sra. de la Soledad (vulgo de San Agustín) inició hace ya cinco años un proyecto de recuperación de marchas que sonaban antiguamente en la Madrugada Santa conquense. ¿Cuáles son esas marchas que definen el estilo de la música de Semana Santa en Cuenca? ¿Quiénes son sus compositores? El estilo musical conquense ¿se define solo con marchas compuestas en o para Cuenca?

PASEO POR LA MÚSICA NAZARENA CONQUENSE

“Entre los compositores conquenses que han escrito marchas para la Semana Santa de Cuenca destacan, tanto por la calidad como por la cantidad de sus composiciones, los nombres de José y Julián López Calvo, Nicolás Cabañas, Aurelio Fernández-Cabrera o Julián Aguirre Belmar”, explica Rodrigo Merchante, miembro de la Comisión de Bandas de la JdC y gran amante de la música de Semana Santa.

A ellos debemos marchas insignes como Por tu cara de pena, Ecce-Homo He aquí el Hombre, Por un viejo turbo o Toque, Marcha y Salve por la procesión del Perdón (José López Calvo); El Prendimiento y Semana Santa de Cuenca (Julián López Calvo); Amarrado a la Columna y La Soledad de San Agustín (Julián Aguirre Belmar); Corona de Espinas, Las Cruces de la Merced o Llora Jerusalén (Aurelio Fernández-Cabrera); y San Juan, compuesta por Nicolás Cabañas y considerada himno de la Semana Santa de Cuenca. Nicolás cuenta con al menos siete marchas más compuestas para Cuenca.

“No podemos olvidar tampoco la contribución al archivo musical nazareno de compositores como Juan Carlos Aguilar Arias (Tu silenciosa mirada, Treinta denarios), José Luis Torijano (Al Capataz, Puntal del Jueves Santo), Alfonso Cabañas Cabeza – compositor de la marcha fúnebre Marco Pérez ha muerto –, Pedro J. García Hidalgo (Flevit Amare, Malco), Manuel Millán (Nazareno del alba), Óscar Contreras (Camino de Lágrimas y Dolor y llanto, junto con Sergio Mateo), el propio Sergio Mateo, José Mencías – quien compuso La palma al viento junto con Sergio Mateo – o Rubén Ruipérez, autor entre otras de la marcha Jesús del Puente” enumera Merchante.

A ellos se unen compositores como Luis Vicente Cachero (Virgen de la Esperanza, Calle del Peso), Manuel Cano (Hoces nazarenas conquenses), Manuel Pedroche (Nazareno del Martes Santo), Sergio Bascuñana (Reflejos de Pasión), Jesús Calleja (Camino del Calvario), David Guirado Gutiérrez y Álvaro Rozalén Calonge (Vera Icon) o Casimiro Mejía Montalvo (¡Salve Maestro! Y lo Besó), todos ellos conquenses. La producción musical de autores conquenses para la Semana Santa de Cuenca se cifra en más de un centenar de marchas.

“Si hablamos de compositores de fuera de Cuenca que han dedicado marchas a nuestra Semana Santa, merecen capítulo especial Antonio Sendra (Cristo de la Luz, Banceros de la Pasión), Abel Moreno (A Nuestra Señora de las Angustias de Cuenca), Francisco Grau (Cofrades de Cuenca), y José Vélez (Mesopotamia)” considera Merchante. “No podemos olvidar tampoco la rica contribución de Fernando Ugeda (Bautizando a Jesús, María Magdalena), así como las marchas de Juan Bautista Messeguer (Semana Santa en Cuenca), Elías Ibáñez Lax (La Pasión Conquense) o Alberto Nevado Cortés (Azotes de Pasión)” añade Merchante.

RECUPERAR LA MÚSCIA DE AYER

“Debemos cuidar lo nuestro” aseveraba Juan Carlos Aguilar, director de la Banda Municipal de Música de Cuenca, en la entrevista que concedió a Las Noticias para el extra de Semana Santa de 2018. “En Cuenca hemos tenido y seguimos teniendo grandes compositores de marchas procesionales” añadía. En esta línea, tanto la Comisión de Bandas de la JdC como las hermandades trabajan en los últimos años centradas en potenciar la calidad musical y la difusión de la música propiamente conquense.

Así, entre otras iniciativas, la V. H. de Ntra. Sra. de la Soledad (vulgo de San Agustín) inició hace cinco años un proyecto con la Juvenil Filarmónica de Villamayor de Santiago por el que se ha recuperado en procesión la interpretación de dos marchas que sonaban antiguamente en la Semana Santa conquense: Las lágrimas de la Virgen, de Aurelio Fernández-Cabrera, y Camino del Calvario de Jesús Calleja, recuperada en 2018. Y recientemente ha vuelto a sonar en El Silencio la marcha de Julián Aguirre Belmar San Juan y la Virgen, recuperada por la R. I. V. H. de Ntra. Sra. de la Amargura con San Juan Apóstol, en colaboración con la Agrupación Musical San Clemente de la Mancha.

En la Semana Santa de 2019, el repertorio de la Banda de la Escuela de Música de Las Mesas estará formado en su totalidad por marchas de autores conquenses o compuestas para la Semana Santa de Cuenca, aunque sus autores no sean de la provincia. La iniciativa “pretende potenciar el estilo de marchas conquenses así como recuperar algunas de las composiciones que se han tocado menos en los últimos años. De esta forma, se marca un hito con la consecución de un repertorio de marchas procesionales estrictamente de la Semana Santa de Cuenca” explican desde la Hermandad.

“Para este 2019 incorporamos a nuestro repertorio el estreno de El Hijo Amado de Dios (José Luis Torijano) dedicada a la Hermandad del Bautismo y a la Universidad de Cuenca. Queremos rendir homenaje a Julián López Calvo interpretando su marcha El Prendimiento y, en esta línea de marchas conquenses, recuperamos El Cristo del Olvido de Aurelio Fernández e incorporamos Jesús del Puente de Ruipérez y Lienzo Sagrado, del director de la Banda Municipal de Cuenca Juan Carlos Aguilar” explica Ugeda.

MARCHAS EMBLEMÁTICAS

Junto con las composiciones conquenses históricas y contemporáneas, la Semana Santa de Cuenca no se entendería sin marchas emblemáticas y de extraordinaria calidad como Mater Mea (Ricardo Dorado) – marcha que define por sí misma y en palabras de Ugeda a la Pasión en la capital, musicalmente hablando -, La Quinta Angustia (Francisco Grau), Nuestro Padre Jesús (compuesta por Emilio Cebrián y considerada también himno de la Semana Santa de Cuenca), Mektub (Mariano San Miguel Urcelay), Soledad Franciscana (Abel Moreno) o Jerusalén y El Evangelista (José Vélez). Marchas que en Cuenca hemos hecho nuestras… aunque en origen no hablaran de nuestra forma de sentir.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información