Es noticia en Cuenca: Programa Semillas Ayuntamiento de Cuenca Tribunales Economía y empresas Política ADOCU Cuenca Día del Libro UCLM Cuenca ASAJA Cuenca Educación

La energía sostenible de REBI ya llega a cinco comunidades de vecinos

La red continúa las obras en Princesa Zaida para llegar a más viviendas y edificios como el hotel Torremangana o los IES 'San José' y 'Alfonso VIII'
La energía sostenible de REBI ya llega a cinco comunidades de vecinos
Foto: REBI
11/03/2024 - Las Noticias

La Red de Calor de Cuenca (REBI) ya llega a cinco comunidades de vecinos y Cáritas Diocesana de la capital un mes después de que se encendiera esta red de energía sostenible y comenzaran las pruebas en su centras térmica de biomasa.

Según explica la compañía en nota de prensa, entre las nuevas comunidades se encuentran la denominada Ciudad Encantada (las doscientas), compuesta por 714 viviendas que “es el cliente más voluminoso que tenemos de todas las redes con las que operamos en otras ciudades en las que trabaja Rebi, pero también recibe nuestra energía por ejemplo Cáritas Diocesana”, explica Roberto Gómez, Director de Desarrollo de Negocio de Red de Calor de Cuenca. Igualmente reciben la energía en este momento la comunidad de propietarios del número 3 de la avenida República Argentina 3 así como el número 9 de Castilla-La Mancha.

“Estamos en pruebas y calibrando todos los equipos, aunque es cuestión de días que el funcionamiento de la Red se produzca con normalidad, igualmente de momento suministramos a comunidades de vecinos con calefacción central, quizás más adelante nos podamos extender a la calefacción individual pero no ahora”.

Donde si llegará próximamente es a viviendas y hoteles de la zona de Princesa Zaida, dado que Rebi está canalizando su red ahora en la zona del Parque de los Moralejos para dar servicio a un conocido hotel de la zona y a algunas comunidades de vecinos más del entorno. También esperan la llegada de la energía el IES San José junto al centro de salud Cuenca II y el IES Alfonso VIII.

La Red tendrá capacidad para conectar 10.000 viviendas en los próximos cinco años, además de edificios no residenciales públicos y privados del sector industrial y comercial. La potencia térmica de la Red asciende a 29 MW, con una caldera de biomasa de 21 MW y otra de 7 MW. Un depósito de inercia de 10.000 metros cúbicos asegura el abastecimiento durante los picos de demanda de energía. La producción estimada de la Red alcanzará los 100 GWh que circulará por 25 km de red en constante evolución. Se evitará la emisión a la atmósfera de 25.000 toneladas de CO2 al año. La ciudad de Cuenca conseguirá la reducción de emisiones de la ciudad en pleno casco urbano, sin coste de inversión.

“Los beneficios para los vecinos que se conectan son numerosos, quizás el económico es el principal por el que los usuarios se acaban decantando por nuestra energía renovable, que es manifiestamente más barata que los combustibles fósiles como el gas y el gasóleo”, añade Gómez.

Lo cierto es que “los vecinos que están recibiendo ya nuestra energía no han notado el cambio de su sistema antiguo al actual, y es que el agua de su edificio se calienta de otra manera, nada más, al margen de que se acaban los ruidos de las calderas y los riesgos que entrañan las descargas de combustibles”.

La Red tiene su origen en la central térmica que estará ubicada en la travesía Avenida de Cruz Roja Española, en la carretera Madrid. Desde ahí distribuye la energía producida con astilla de madera a través de agua caliente a 90 grados por los tubos preaislados que recorren el subsuelo de la capital. El circuito, cerrado, conecta los edificios que deseen conectarse a la energía renovable, y el agua retornará fría de nuevo a la central, donde vuelve a recoger energía. Las calderas de gas y gasóleo de las instalaciones conectadas quedan en stand-by. La sala de calderas del edificio alberga un elemento nuevo llamado subestación que se encarga de hacer el trasvase de la energía desde el agua del circuito de la Red al agua del circuito de la comunidad.

“Los conquenses que decidan utilizar la energía verde en lugar de su combustible fósil para calentarse no deberán pagar ninguna derrama ni hacer ningún desembolso inicial puesto que la conexión está bonificada al cien por cien, con una obra mínima en su sala de calderas, sólo pagan por la energía que consumen”, apostilla Roberto Gómez. Además, los vecinos de Cuenca que se conecten a la Red podrán beneficiarse de los programas de subvenciones que periódicamente publican las administraciones para mejorar la eficiencia energética. Pueden actuar sobre la envolvente del edificio en cerramientos, ventanas, cubiertas y aislamientos de fachadas.