Es noticia en Cuenca: Empresas Educación Renfe UCLM Cuenca Sucesos Día Internacional del Orgullo LGTBI Hábitos saludables Conka Street 2024 Día Mundial de las Personas Refugiadas
Hostelería

Disminuyen las reservas falsas en la hostelería de Cuenca

El sector coincide en que los clientes ya están más concienciados y va a menos esta acción perjudicial para los establecimientos
Disminuyen las reservas falsas en la hostelería de Cuenca
Foto: Saúl García
21/11/2023 - Rubén M. Checa

S

on las tres menos cuarto de la tarde y el restaurante está a pleno rendimiento, salvo esa mesa de siete personas que todavía no ha llegado y cuya reserva entró hace unos días a través de internet. Se llama por teléfono al cliente que reservó, pero el móvil que dejó no corresponde a ningún cliente. Esa mesa finalmente no se ha ocupado y, por no haberse presentado este grupo, el restaurante ha dejado de ingresar unos 650 euros.

Esta es una problemática que en numerosas ocasiones han tenido que afrontar los diferentes restaurantes de la provincia de Cuenca, hecho que perjudica notablemente a la hostelería por el dinero que dejan de ingresar los establecimientos. “Al final genera unas pérdidas para el negocio porque esto se suele dar en fechas donde hay muchas reservas, como sábado noche o domingo a mediodía”, explica Diego López, secretario de la Agrupación de Hostelería. 

Una situación que, a juicio de López, “no deja de ser una falta de respeto hacia los trabajadores”, y por ese motivo no es de extrañar que ya haya establecimientos de la provincia que estén cobrando una señal a la hora de efectuar la reserva. “En diferentes rincones del país ya se están tomando medidas como pedir tarjeta bancaria, dado los graves trastornos que puede ocasionar una reserva falsa”, subrayan desde la Agrupación de Hostelería. 

“Si tú haces una reserva y dejas un dinero y tienes que cancelar no pasa nada, pero esto se está haciendo para gente que reserva en varios sitios y luego te deja tirado”, sostiene López, quien asegura que este es un tema que se está hablando en la hostelería a nivel nacional pero que de momento en la Agrupación conquense aún no se ha hablado implantar un sistema como tal. “Vamos poco a poco examinando la situación y estamos en un periodo de estudio, y ya veremos cómo y cuándo lo articulamos”, incide. 

Este sistema es algo que ya se está aplicando en restaurantes de la provincia, como es el caso de Fuentelgato, en Huerta del Marquesado. Como explica Alex Paz, fue en enero del año pasado cuando en su establecimiento decidieron implementar una política de cancelación donde, a la hora de reservar, fuera obligatorio introducir número de tarjeta bancaria y que así se confirme. Todo ello porque en este establecimiento se ofrece cada día un menú degustación con productos del entorno recolectados casi al tiempo que se están cocinando, algo que supone un cierto coste y así se intena tener todo lo más controlado posible. 

Desde que se implementara esta política, únicamente han llegado a hacer el cargo por no presentarse una vez, y no han tenido ningún problema. “Al final, es una garantía que da bastante tranquilidad si pasa que la mesa no se presenta”, sostiene Paz, quien afirma que en la actualidad la gente suele estar concienciada sobre no dejar tirado a un restaurante si se ha hecho una reserva. 

Todo ello porque en el caso de Fuentelgato, necesitan inmediatez para mantener la calidad de las elaboraciones, y prácticamente cada día necesitan saber a ciencia cierta cuánta gente va a acudir hasta este rincón gastronómico.

Otro establecimiento de la capital, que no quiere desvelar su nombre, asegura que este es un tema complicado de hablar: por una parte, cada vez más se está pidiendo tarjeta bancaria para reservar una mesa a partir de cuatro personas, pero por otro, al pedir ese documento, ya se genera cierta desconfianza en el cliente y no se fia de ir al restaurante. “En Cuenca todavía no estamos preparados para estas cosas”, sostiene el hostelero consultado por Las Noticias de Cuenca, pero sí que ve que en los últimos meses se está concienciando más y no  se hace tanta reserva falsa. 

Y es que, en su establecimiento, las últimas Navidades, hubo un total de 150 comensales que reservaron y no fueron, una pérdida que el hostelero cuantifica en tres sueldos de su restaurante. “Ante estas situaciones no sabes qué hacer, y es muy complicado actuar”, explica. 

 Para evitar esa situación “incómoda y molesta” de tener que pedir tarjeta bancaria al cliente, y dado que los conquenses han ganado concienciación en este tema, ya no suele pedir este aval a la hora de hacer la reserva.


Noticias relacionadas