Es noticia en Cuenca: Feria Taurina de San Julián 2024 Turismo Judicial Programa Envejecimiento Activo Escuela de Verano de Cuenca Incidencias Colectivos Hostelería MUPA
Comercio

El comercio combate con rebajas la pérdida de población

Las plataformas de Internet, donde las grandes cadenas ofrecen unos precios contra los que el pequeño empresario no puede competir, perjudican sobremanera al comercio tradicional
El comercio combate con rebajas la pérdida de población
Fotos: Saúl García
14/01/2019 - Gorka Díez

El comercio de Cuenca lleva ya varios años sorteando como puede la pérdida y el envejecimiento poblacional y la competencia de las ventas por internet, que según los empresarios consultados por Las Noticias hacen que la demanda haya descendido de forma considerable en los últimos tres años y el sector no se haya sobrepuesto aún de la crisis económica.

Son más de 18.000 los habitantes que la provincia ha perdido en la última década, sobre todo a partir de 2011, coincidiendo con la crisis, pasando de situarse próxima a los 220.000 habitantes a caer por debajo de los 200.000, un total de 197.130 según los datos del año 2018. Y la capital ha seguido una tónica similar, con una pérdida continua de habitantes desde 2012 que ha propiciado que de sobrepasar los 57.000 habitantes haya pasado a quedarse por debajo de los 55.000 en 2018, aunque en este último año, a la espera de los datos oficiales, al menos se habría logrado frenar la sangría.

Esta realidad conlleva una drástica caída de las posibilidades de consumo y hace que las expectativas del sector del comercio sean muy moderadas de cara a la recién iniciada campaña de rebajas, que desde el pasado 7 de enero ofrece descuentos de entre un 20 y un 50 por ciento en el precio de muchos de los productos a la venta (aunque desde 2012 el sector tiene libertad para adelantar las rebajas y muchos ya llevan varias semanas ofreciendo descuentos).

"No esperamos que con las rebajas las ventas vayan mejor. Los jóvenes se van, la población envejece y, como hay poco dinero, se consume muy poco”

“En Cuenca las ventas están flojas. No hay población porque no hay empresas grandes ni traen fábricas, de modo que somos cuatro funcionarios y cuatro dependientes y esto no termina de arrancar”, advierte Raquel García, de El Precio Textil, negocio ubicado desde hace treinta años en Carretería donde aseguran no recordar tiempos peores.

“Aunque este año adelantamos las rebajas al 2 de enero porque las ventas estaban mal, con eso tampoco nos fue bien. Y ahora tampoco esperamos que vayan mejor. Los jóvenes se van, la población envejece y, como hay poco dinero, se consume muy poco. Desde 2015 vamos bajando y bajando, en picado”, opina Mari Carmen Abanades, de la zapatería Chimbis, también con treinta años de actividad en el centro de Cuenca.

CAMBIO DE HÁBITOS

Junto a la pérdida poblacional, Ana Miralles, de Peter Anne, considera que los hábitos de compra han cambiado y afectan al sector. Muchos jóvenes, señala, adquieren sus productos por internet, aprovechando que “las grandes cadenas ofrecen unos precios contra los que el pequeño comercio no podemos competir”.

Pero, a pesar de ello, destaca que sigue habiendo una clientela fija, fiel, que es la que permite a los comercios resistir. “Afortunadamente hay gente que quiere eso que nosotros le podemos ofrecer, como una atención personalizada, una selección del producto para que este sea de calidad, en muchos casos exclusivos, pero al ser una clientela más reducida no da para todo el sector”.

"Hay gente que aún demanda una atención personalizada y productos exclusivos”

Esto, teme, puede llevar a que buena parte del comercio tradicional tenga que cerrar sus puertas. “No va a desaparecer, pero sí a reducirse en buena parte”.

Y de una opinión similar es Natalia Cotillas, de Borboleta, boutique de ropa femenina en marcha desde 2015 que considera que las Navidades recientemente concluidas han sido “las más flojas” y no espera tampoco una buena temporada de rebajas.

“Los grandes nos comen al pequeño comercio porque ofrecen descuentos previos y dan más facilidades para devolver. Y mucha gente compra fuera o en internet. Incluso hacen pedidos de ropa que primero se prueban aquí”. Y a esta realidad hay que sumar el hecho de que “los alquileres, para el tipo de ciudad que tenemos, son muy caros”.

El comercio combate con rebajas la pérdida de población

Hay asimismo quien opina que al descenso de ventas en el caso de la capital ha contribuido la peatonalización de Carretería en 2012, sobre todo porque entienden que desanima a visitar el centro a la gente de la provincia, “que se va a los centros comerciales”, aunque lo cierto es que existe la posibilidad de aparcar fácilmente en zonas de pago como el parque de Los Moralejos o el del Huécar y en primavera estará terminado el parking de la céntrica Astrana Marín. Otra cosa es que haya gente suficiente en la provincia para que el comercio reciba las visitas que necesita.

REBAJAS DE HASTA EL 50%

Pese a las modestas expectativas, los carteles de rebajas y los anuncios de descuentos de hasta un 50 por ciento se exhiben en prácticamente todos los comercios de la capital y la provincia con el propósito de animar al consumo a los conquenses que quedan, cuentan con un trabajo que les proporciona cierto nivel adquisitivo y siguen prefiriendo el contacto con los vendedores, ver y probarse las prendas, a internet. Pero el problema, como se ha dicho, es “cada vez somos menos”, de ahí que los locales vacíos, a la espera de quien se anime a alquilarlos, o aquellos que reabren pero no tardan en volver a cerrar, proliferen. Y las ciudades pierdan vida.


Noticias relacionadas