29 de Septiembre de 2020 Son las 13:59

Provincia

Provincia

Especial Semana Santa 2020
Almodóvar del Pinar

La resina como oportunidad

La multinacional portuguesa instalada en Almodóvar del Pinar ha iniciado su actividad preparando los montes para resinar. Un total de 85 personas de toda la comarca se han incorporado al trabajo y la previsión es llegar a 200

La resina como oportunidad
30/4/2018 · C.I.P.

Un total de 85 personas de La Manchuela conquense comenzaban la pasada semana a trabajar en la resinación de los montes de La Manchuela de la mano de la empresa Iberopinar, una filial de la multinacional portuguesa Respol Group, especializada en la cadena de valor de la resina, que se ha implantado en Almodóvar del Pinar con la previsión de crear 200 puestos de trabajo a través de la gestión forestal de los montes de utilidad pública de los distintos ayuntamientos de la zona.

‘Un balón de oxígeno’ para una comarca deprimida que ha devuelto la esperanza a sus vecinos “ofreciendo a las personas la oportunidad de quedarse”, señala el alcalde de Almodóvar del Pinar, Francisco Ibáñez, quien destaca que un alto porcentaje de los contratados son jóvenes “que estaban buscando trabajo en cualquier sitio de la península”, pero también mayores de 45 años, mujeres y jóvenes sin formación que tienen la posibilidad de poder planear su vida en el medio rural con un empleo estable.

El Grupo Respol ocupa una posición de liderazgo en el mercado europeo de los derivados de la resina. En los últimos cinco años la empresa ha invertido más de 200 millones de euros y tiene una facturación consolidada de unos 190 millones de euros anuales. Posee además una de las mayores biorefinerías del mundo, con capacidad para producir unas 280.000 toneladas de resina al año, ejerce su actividad en Portugal, Brasil, Finlandia, Francia, Alemania y ahora España, y exporta a una treintena de países.

Las expectativas que ha generado su implantación en Almodóvar son tantas que para el primer edil es como “vivir un sueño”. Eso sí, con los pies muy en la tierra.

“Es un proyecto que ahora requiere mucho trabajo, y paso a paso se están dando todas las condiciones para que pueda salir bien. Pero la integración de la empresa y lo que va a conllevar tiene que ver con los rendimientos resineros y el esfuerzo de los trabajadores. Las administraciones hemos empujado mucho para que la empresa viniera aquí, ahora falta que todos empujen, y por eso hemos pedido a los trabajadores que hagan todo lo que puedan porque tienen el futuro en sus manos”.

Y es que Ibáñez destaca que el objetivo es conseguir una producción estable para dar paso a otra fase del proyecto como es la industrialización y manufacturación, puesto que según dice, la intención de la empresa no es solo quedarse en la extracción y destilación de resinas, un producto que tiene una gran demanda en el mercado debido a sus múltiples aplicaciones, desde pinturas hasta cosméticos, pasando por adhesivos o soldaduras para componentes electrónicos, o chicles, entre otros muchos.

El mensaje lo han tomado al pie de la letra los trabajadores que desde esta semana ya están trabajando en el desrroñe -extracción de algunas de las partes de la corteza del pino donde se colocará la pica por donde fluirá la resina.

Muchos de estos trabajadores se han preparado en el oficio a través de los cursos que durante los siete últimos años se vienen realizando en Almodóvar del Pinar y en otras localidades de la comarca, otros no tienen ninguna experiencia, y es la empresa y sus compañeros quienes se encargan de familiarizarlos con las herramientas y los procesos previos que requiere la resinación.

La extracción de resina en los pinares de Almodóvar del Pinar fue una actividad productiva muy importante durante el boom que este sector tuvo en los años 60, la Unión Resinera Española tenía una destilería en Almodóvar del Pinar, donde llegaron a ser unas 90 familias las que vivían del monte. Hace siete años que en busca de una salida para frenar la pérdida de población por la falta de oportunidades laborales, desde el Ayuntamiento se potenció de nuevo el oficio dando todo tipo de facilidades a los interesados.

Desde entonces son unas 20 personas las que se dedican a extraer la resina de los montes como autónomos. Todos ellos han pasado ahora a formar parte de la plantilla de Iberopinar.

Los trabajadores

“Es una mejoría muy grande, empezando por la cotización. Ser autónomo no es lo mismo porque para tener rentabilidad con la resina cotizábamos lo mínimo”, destaca Fernando Mora, un joven de 31 años que desde hace seis es resinero.

Otra de las ventajas que destaca es el cambio que supone trabajar en cuadrilla a la soledad de pasar todo el día solo en el monte. El trabajo es duro, y en compañía, dice, se lleva mejor. Pero sobre todo destaca la estabilidad, “que es lo que nos permite hacer planes de futuro. Al final todo son ventajas y la gente está muy contenta”, señala este joven, quien destaca que muchos de sus compañeros estaban fuera y han vuelto para trabajar en la resina.

“La gente está muy ilusionada y con muchas ganas de trabajar. En la zona hace falta trabajo para luchar contra la despoblación y esta es una buena oportunidad, ojalá que salga como está previsto”.

De igual modo se expresa Rosario, al igual que Fernando apostó por la resina como una salida laboral. Eso sí, cuenta que la resinación se realiza de marzo a octubre, "el resto del año no hay trabajo y si el año de resina viene malo la situación se complica”.

En su caso ha sido toda la familia la que ha pasado de ganarse la vida en la resina como autónomos a tener la seguridad de cuatro nóminas. Y es que además de ella, su marido y sus dos hijos, de 20 y 23 años, respectivamente, han sido contratados por Iberopinar.

“Hemos pasado de no tener nada a tenerlo todo”, destaca. Y es que señala que al no tener otra actividad y cotizando como autónomos, “al final no te queda nada, y eso es muy triste en una persona ya mayor como yo”.

Cuenta que su marido cogió el monte porque ninguno en el casa tenía trabajo. Conocía el oficio porque estuvo resinando durante años en Almodóvar hasta que la actividad decayó y se fue a la construcción. Con la crisis volvió otra vez a la resina.

“El monte nos ha dado una oportunidad y ahora nos ofrece un trabajo digno durante todo el año. Y eso es muy importante, sobre todo para los jóvenes como mis hijos que si no es aquí no tienen nada. Me gustaría que esto siguiera adelante y que sea un modo de vida tanto para nosostros para los alrededores”.

“La gente está muy ilusionada  y con muchas ganas de trabajar. En la zona hace falta trabajo para luchar contra la despoblación y esta es una buena oportunidad, ojalá que salga como está previsto”.

El proyecto comenzó a gestarse hace dos años con el apoyo de la Junta de Comunidades, desde donde se ha colaborado administrativamente para facilitar el asentamiento de esta multinacional en Almodóvar del Pinar, municipio que ahora abandera el resurgir de un viejo oficio que llega como una gran oportunidad para revitalizar la actividad económica y el empleo de esta y otras zonas de la provincia con una actividad sostenible, que además de empleo conlleva numerosas ventajas medioambientales. Así lo destaca el alcalde de Almodóvar del Pinar, Francisco Ibáñez quien señala que “el mayor respeto y cuidado del monte se da cuando la gente vive de ellos, tiene inversión social y al final están sirviendo a la sociedad, buen ejemplo de ello, dice, son los conatos de incendio que se han producido en Almodóvar, que han sido detectados y atajados con rapidez.

De momento, a las 5.000 hectáreas de monte que ha arrendado la multinacional en esta localidad se suman las más de 6.500 del vecino pueblo de Enguídanos, los dos que más aportan al proyecto que también tiene los montes de utilidad pública de Barchín del Hoyo y Arcas, y ya se está en proceso de licitación de otros en diversos puntos de la Manchuela y de la Serranía Baja de Cuenca.

Los trabajos se centran en la resinación pero la intención, una vez que se alcance una producción estable es seguir avanzando hacia la manufacturación e industrialización de la resina.

De hecho, el alcalde de Almodovar del Pinar, avanza que ya se están buscando terrenos para la construcción de la futura fábrica. En este punto ha querido agradecer la implicación de los vecinos que han cedido las naves en las que la empresa ha comenzado su actividad y donde este verano almacenará la resina que se recoja.

Francisco Ibáñez es el alcalde de Almodóvar

Desde hace años, Almodóvar del Pinar ha puesto toda la carne en el asador para conseguir hacer de este sector el motor de desarrollo que consiga asentar a la población joven. Desde que comenzó la puesta en marcha “del micro proyecto” que recuperó el oficio “lo que siempre han perseguido es que los jóvenes se quedaran en el pueblo y que al final pudieran tener un medio de vida seguro".

La resina, dice el alcalde, hasta ahora ha ofrecido dinero “pero no unas condiciones de trabajo dignas para que una persona pudiera mantenerse durante toda su vida en ese puesto de trabajo, porque eran autónomos, porque era temporal y ante cualquier trabajo que les pudiera ofrecer fuera se iban”.

Por esa razón, señala que para el Ayuntamiento era muy importante que una empresa de las características del Grupo Respol haya puesto sus ojos en la región “y sobre todo que tanto el presidente como el vicepresidente hayan puesto toda la carne en el asador para que la empresa confíe en las ayudas y el asesoramiento, y que no pongan freno a las empresas que quieren venir a nuestros montes”.

Para Ibáñez, la instalación de la empresa Iberopinar en Almodóvar “es un poco cumplir un sueño. Porque para un joven como yo que desde que entré al Ayuntamiento la única preocupación es el sostenimiento del pueblo, lo que más nos preocupa es la parte social para que los pueblos no se conviertan en lugares de vacaciones ni de veraneo, que es un poco a lo que estábamos predestinados si no acceden empresas como esta”.

Serán 200 los trabajadores de la comarca los que encuentren una oportunidad de futuro con el proyecto de la multinacional portuguesa, pero los beneficios tendrán un mayor alcance. “El pueblo puede recobrar el auge de gente en sus calles y los beneficios colaterales que esto pueda llevar son muchos, como la creación de pequeños negocios un bar, un restaurante, una gasolinera... Al final es un tráfico de gente que entra y sale. Y lo mejor es que será en toda la comarca”.

ENGUÍDANOS

Enguídanos en uno de los pueblos cuyos montes públicos también están en el proyecto de Iberopinar. Su alcalde, Sergio de Fez, destaca las bonanzas que aportará la gestión forestal sostenible que llevará a cabo la empresa.

"Aquí el beneficio es el trabajo de esa gente joven que puede trabajar y vivir en el pueblo, pero también la protección y el cuidado del monte, que para nosotros es fundamental. Lo rentable y lo eficaz es gestionar de forma integral y en ese camino está esta iniciativa. En un futuro se va a producir pellet, leña, resina, y todo eso es sostenible y un beneficio par todos”, señala el alcalde de Enguídanos, quien destaca que la actividad de la empresa no se quedará solo en la resinación de los montes, sino que gestionará su limpieza, protección y repoblación.

En el caso de Enguídanos la consecuencia de la implantación de Iberopinar en Almodóvar del Pinar es que se ha contratado a ocho personas y el monte público ha recuperado la explotación de la resina.

La aportación en número de hectáreas es mayor que la de Almodóvar del Pinar, aunque las zonas resineras son menos. Con todo, es la primera vez que la resina aportará beneficios económicos al Ayuntamiento, y eso, dice el alcalde, también suma para mejorar el municipio. Pero lo más importante, insiste es la creación de empleo y el cuidado del monte. "Hay pueblos donde entra mucho dinero en los ayuntamietnos con eólicas pero no hay población porque no hay actividad económica".

De momento son ocho jóvenes desempleados de Enguidanos los que han conseguido un contrato indefinido con esta iniciativa. Algunos de ellos estaban fuera, "se habían marchado porque aquí no encontraban trabajo y se han vuelto al pueblo para trabajar con Iberopinar". De Fez está convencido de que serán más los que puedan incorporarse a lo largo del año.

Y es que la puesta en marcha de la empresa ha sido un reclamo, y "son muchas personas las que nos están llamando para informarse y que nosotros derivamos a la empresa", apostilla el alcalde de Enguídanos, quien aplaude una iniciativa que, dice, es una buena herramienta para luchar contra la despoblación.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información