CAMPAÑA PEQUEÑO COMERCIO DIPUTACIÓN CUENCA
Es noticia en Provincia: Meteorología adversa Bomberos Agroalimentaria
El Hosquillo

Félix Rodríguez de la Fuente, el amante de la Serranía de Cuenca

Se cumplen 50 años de la grabación del programa 'El Hombre y la Tierra' de TVE en El Hosquillo
Félix Rodríguez de la Fuente, el amante de la Serranía de Cuenca
18/03/2024 - José Vicente Ávila

En marzo de 1974, hace 50 años, el que fuera famoso doctor y divulgador de la Naturaleza, de manera especial en TVE, Félix Rodríguez de la Fuente, permaneció durante unos días en Cuenca grabando imágenes en “El Hosquillo” para el programa “El Hombre y la Tierra”, que también cumple el cincuentenario de sus emisiones televisivas que se siguen reponiendo. Curiosamente, el mes de marzo marcó la vida del conocido profesor, pues nació en Poza de la Sal (Burgos), el 14 de marzo de 1928 y falleció en Alaska, en un accidente, en la misma fecha del 14 de marzo, pero de 1980.

Félix Rodríguez de la Fuente estaba grabando en la Serranía de Cuenca para un nuevo programa de TVE que entonces comenzaba como era el de “El Hombre y la Tierra”, en aquellos días de marzo entre el 11 y el 15. Enterado de su presencia, mantuve una amplia entrevista con tan importante comunicador el 12 de marzo de 1974, que se publicó en “Diario de Cuenca” el día 15, y posteriormente formó parte de sendos reportajes de “Páginas de mi Desván” en El Día de Cuenca (1990) y en Hoy por hoy de Ser Cuenca (2014).

Recuerdo muy bien aquella entrevista, porque yo tenía cierto recelo de que me despacharía en cinco minutos, pues se acercaba la hora de cenar. Rodríguez de la Fuente se hospedaba en el hotel Torremangana con su equipo de rodaje. El día anterior había hablado por teléfono con él para concertar la cita, y me dijo que a las nueve de la noche, ya que madrugaba mucho para ir a “El Hosquillo” donde estaba grabando. Cuando llegué al hotel me pasaron la llamada desde recepción a su habitación y me dijo estas palabras: “Vengo de barro hasta los ojos, José Vicente, así que espera a que me duche y estoy enseguida contigo”. No tardó mucho y apareció en el “salón inglés” del hotel con una cazadora verde y un pañuelo beig al cuello. Me pareció más joven y delgado que en la pequeña pantalla, y sobre todo muy atento, pues se hablaba de que tenía su geniecillo.

 

15 de marzo de 1974: “Me interesó enormemente 'El Hosquillo', porque es un parque muy interesante, sobre todo en lo que concierne a la osera. Es el único de España que tiene una colección de osos muy buena”

Félix estaba grabando para un nuevo programa que entonces comenzaba como era “El Hombre y la Tierra”. Félix se enamoró de “El Hosquillo” y no sólo le dedicó un programa en exclusiva en torno al oso pardo, sino que desde este lugar de la Serranía de Cuenca hizo grabaciones para otros programas de la misma serie. En aquella entrevista de marzo de 1974, Félix Rodríguez comentaba que ya había estado varias veces, y apuntaba: “Me interesó enormemente “El Hosquillo” para este nuevo programa porque es un parque muy interesante, sobre todo en lo que concierne a la osera. Es el único de España que tiene una colección de osos muy buena y la labor de reproducción que se está llevando a cabo es la más adecuada para una futura repoblación”.

Félix Rodríguez de la Fuente, el amante de los animales, sintió plena admiración por la Serranía de Cuenca, y de manera especial por “El Hosquillo”. Para mí fue una gran suerte poder conocer a un personaje que por entonces estaba en la cresta de la ola, pues cabe recordar que sus programas sobre el mundo animal tenían una enorme audiencia, no sólo por lo divulgativos que eran, sino porque por aquello años la gente no tenía una conciencia ecológica clara de respeto y protección de los animales y de la propia Naturaleza. Además, sólo había una televisión, y en este caso que nos ocupa la gran audiencia estaba más que justificada, porque Rodríguez de la Fuente, con esa voz tan pausada, que ya nos era tan familiar como para imitarla, mantenía el interés de los espectadores por sus didácticas explicaciones y por la  singularidad de las imágenes que ofrecía. Era un personaje tan relevante como conocido.

Pero  no sólo los osos le interesaban a este gran naturalista, sino que le llamaban también la atención los venados y por ellos les pregunté, ya que por aquellos años setenta se hablaba mucho de los ciervos de “El Hosquillo”.  Y con esa mirada que tenía tan observadora, me decía: “He visto unos venados muy bonitos con unos trofeos estupendos e incluso he observado las cuernas que se han recogido en el desmogue de otros años y son verdaderamente excelentes. Yo creo que “Hosquillo”, aparte de que es un paisaje de una belleza natural asombrosa e insólita, puede ser un lugar de buenos venados y muy importante en lo que se refiere a la conservación de la fauna”.

 

Fotograma del programa de TVE 'El hombre y la tierra' en El Hosquillo

Sobre el programa que dedicó a los osos en el Parque conquense, acompañado por Francisco Mena, director de “El Hosquillo”, sus palabras con imágenes disparando un dardo, son muy expresivas: “En plena Serranía de Cuenca, ocupando una fosa tectónica de pinares, y atravesada por un río cristalino, se encuentra el Parque Cinegético Experimental de El Hosquillo”. En las primeras imágenes, como una postal navideña, se ve a dos hombres que caminan por entre la nieve. Uno de ellos porta un rifle que dispara desde su visor a un oso pardo, retumbando el disparo en el roquedal que festonea el arriscado valle de pinos. Esta es la referencia del capítulo titulado “El Hosquillo”, de la serie de TVE “El hombre y la tierra”, que por vez primera se emitió el 22 de febrero de 1976. La voz inconfundible del etólogo y amante de la Naturaleza que fue, Félix Rodríguez de la Fuente, aclara la situación:

“No hemos matado un oso. No se preocupen ustedes. Simplemente le hemos anestesiado con un rifle preparado para ello. Estamos haciendo un trabajo de control científico. Nos encontramos en la provincia de Cuenca en el Parque Cinegético Experimental “Hosquillo” y estoy trabajando con el ingeniero de Montes, Francisco Mena, que está precisamente al cargo de la dirección de este Parque y estamos haciendo un estudio sobre la vida de los osos. A mí me gustaría que esta fuera la introducción para conocer esta maravilla que hay en el corazón de España, en la Serranía de Cuenca, y también para que conozcamos mejor a un animal tan interesante, un animal tan bello y tan escaso en la Península Ibérica como es el oso pardo”.

 

LA IDEA DE CREAR UN ZOOLÓGICO EN CUENCA

Por aquellos años setenta había un proyecto de crear en Cuenca un pequeño zoológico. La idea que se barajaba por entonces era la de aprovechar la oquedad de la roca que ahora ocupa el Teatro Auditorio, así como las cuevas de la Hoz del Huécar, incluida la del Tío Serafín, para montar un un safari-park en las Hoces. Se lo dije a Rodríguez de la Fuente y me contestó que ya se lo habían comentado. Y me dio esta opinón:

“El proyecto me parece bueno, pero si se pretende crear un parque zoológico en la ciudad de Cuenca yo no aconsejaría un parque en el sentido clásico y tradicional, pues los que existen con animales metidos en jaulas o pequeños fosos tienden a desaparecer. A mí para Cuenca me gustaría un parque amplio en el que los animales estuvieran  en grandes parcelas, ya que tiene lugares muy apropiados y bellos para poder hacer este tipo de parques, lo que ahora se suele llamar un “safari park”. Para Cuenca sería una gran inversión y algo muy interesante bajo el punto de vista turístico…”

Precisamente, unos meses más tarde conocí el “Safari Park de Palma de Mallorca”.  A Félix Rodríguez le gustaba un parque así, pero en la Serranía. Comentaba que “además constituiría una atracción turística importante, ya que aparte de los límites de ese parque, como en el propio “Hosquillo”, podría ser una de esas fantásticas hoces de alguno de los ríos de Cuenca. El paisaje es muy idóneo y me parece que el proyecto debería ser madurado y llevado a la práctica. Pero insisto que para Cuenca no me gustaría un parque clásico como la mayor parte de los que existen en España que están ya “demodé”. El parque del futuro  es el amplio y grande que visitan los hombres dentro de sus automóviles y en el que los animales están prácticamente sueltos”.

 

Félix Rodriguez de la Fuente en El Hosquillo junto al entonces director, Francisco Mena

PREMIO EN EL FESTIVAL DE MONTECARLO-75

Como tantos proyectos en Cuenca, la idea se fue evaporando. Pero quien siguió visitando Cuenca y su Serranía fue Rodríguez de la Fuente, enamorado de “El Hosquillo”. Otra de las visitas que hizo fue en julio de 1977, también durante varios días para seguir con sus rodajes para distintos programas. El propio Félix Rodríguez declaraba en “Diario de Cuenca” que “desde hace cuatro años estamos rodando en una osera de “El Hosquillo” durante las cuatro estaciones. Ahora estamos haciendo una secuencia de la vida del oso en la fase de verano, concretamente la primera y segunda infancia del oso pardo, porque hace tres meses en este parque una osa tuvo tres oseznos que filmamos nada más nacer.  Esta es la continuación. Anteriormente, ya habíamos recogido la juventud de la osa madre y de la parada nupcial con un macho muy grande. Todo esto es parte de una película que se llama “Osos y urogallos” para “El Hombre y la Tierra”.

En el Festival Internacional de Televisión de Montecarlo 1975 fue premiado con la Ninfa de Plata el documental “Los últimos buitres de Europa”, con imágenes de la Serranía de Cuenca. Félix Rodríguez decía que “de esa película se rodó en Cuenca toda la parte en la que se veía correr a los muflones. Lo que ocurre, y aprovecho esta oportunidad para decirlo, es que en la serie “El Hombre y la Tierra” tenemos dos tipos de películas: unas se refieren a una especie o localización determinada, y otras, y este es el caso del documental dedicado a los buitres, son a modo de conglomerado de cosas que ocurren en distintos lugares de España. No se dijo el lugar en el que se había rodado para mantener el interés de una aventura, no se sabe dónde, de una España bravía y salvaje”.

En aquel Festival de Montecarlo se proyectó también  la película “El Hosquillo y el oso pardo”. Se presentó a los espectadores el  programa en el que se veía cómo se anestesiaba y cuidaba a los osos y añadía Rodríguez de la Fuente: “Tenemos ahora un filme dedicado al muflón y al gamo, que se llama “Rescatados del exterminio” y es precisamente en esta película donde está la exposición más importante del parque conquense, porque es un trabajo que se ha llevado a cabo allí”.

 

“Cuenca es una provincia hermosa y apasionante. He de decir con toda sinceridad que no ha sacado todo el partido a su prodigiosa orografía y flora, y a la potencial fauna que tiene”

A Félix Rodríguez de la Fuente también le encantaba la flora y la fauna conquense. Sus palabras quedaron grabadas y escritas en “Diario de Cuenca” aquel verano de 1977: “Cuenca es una provincia hermosa y apasionante. He de decir con toda sinceridad que no ha sacado todo el partido a su prodigiosa orografía y flora, y a la potencial fauna que tiene. Quiero aprovechar esta oportunidad para hacer un llamamiento, que hago en toda España, y más precisamente a Cuenca: el bien más importante del futuro, la riqueza más valiosa es la riqueza natural”.

Palabras muy dignas de tener en cuenta en estos tiempos:  “Hemos vivido bajo el confuso y falso estímulo de que solamente mediante el desarrollo industrial se podían alcanzar unos niveles, y ahora comprendemos que no es así, porque si fallan las fuentes de energía, si hay problemas, esa falsa utopía de la riqueza industrial no los podrá solucionar”, apuntaba el amigo Félix.

Entendía el famoso naturalista que Cuenca es Naturaleza y Cultura, además de sorpresa y encantamiento y concluía con esta reflexión: “Después de haber recorrido la provincia de Cuenca, enamorado de ella, le diría a todos los conquenses que cuiden mucho la naturaleza, que no se dejen engañar por el desarrollo, si previamente no hay una infraestructura que ponga a salvo las riquezas naturales para que en Cuenca no ocurra lo que en otras regiones de España”.

Han pasado 50 años, pero parecen palabras de ayer mismo, que nos dejó como legado de refelxión Félix Rodríguez de la Fuente, el amante de la Serranía de Cuenca y de manera especial de “El Hosquillo”, el Parque que abre de nuevo sus puertas en la antesala de la Primavera.


Etiquetas:

El Hosquillo
Noticias relacionadas