Es noticia en Empresas: Emprendimiento
Sector cárnico

Carnicería Ángel Martínez: 48 años de máxima calidad

Con granjas propias de corderos y cerdos ibéricos, este negocio familiar garantiza carnes con sello de calidad
Foto: Lola Pineda
02/05/2024 - Rubén M. Checa

Corría el año 1976 cuando Ángel Martínez y Pilar Planelló abrieron las puertas de su carnicería ubicada en el número 55 de Paseo San Antonio. Ahora, 48 años después, los hermanos Ángel y Eduardo Martínez son la segunda generación de carniceros que regenta este establecimiento, que se ha convertido con el paso de los años en una referencia tanto de la ciudad como de España en lo que a productos de calidad se refiere. 

No en vano, el negocio familiar no solo se limita a la venta de una amplia variedad de carnes y derivados, sino que cuentan con sus propias ganaderías. Así, Ángel es la cara visible del negocio desde la carnicería y distribución local, mientras que su hermano Eduardo es el gestor de las granjas familiares. Y es que, tanto los corderos como los cerdos ibéricos son de producción propia. 

Para ello, cuentan con dos granjas: una ubicada en el Camino de las Viñas, muy próximo a la capital, donde nacen y crecen los corderos. En Córdoba cuentan con una explotación de cerdos ibéricos. De este modo, alejándose de las macrogranjas y los mataderos, sumando una alimentación natural, han conseguido ofrecer a su clientela las carnes más selectas de la ciudad. 

Además, el resto de género, como el vacuno, es adquirido en la Indicación Geográfica Protegida ‘Carne de Salamanca’, por lo que cualquier producto que salga de aquí es sinónimo de máxima calidad. 

Pero no solo esto, sino que los derivados cárnicos como los embutidos, el salón de cordero -comunmente llamado somarro- o los diferentes adobos también se hacen de manera artesanal con las técnicas adquiridas a lo largo de 48 años de negocio familiar, dando como resultado unas elaboraciones que harán las delicias de cada paladar. 

Salón de cordero adobado y macerado en la propia carnicería, chistorra, chorizos, lomo con adobos tradicionales… Un sinfín de productos y derivados de sus propios animales que les ha supuesto el reconocimiento de sus clientes por la calidad tan excelente que ofrecen. 

 

En esa línea por ofrecer siempre la máxima calidad, también tienen a disposición en su establecimiento ternera charra. Alimentada con leche y pastos además de vitaminas y minerales, tiene su Denominación de Origen en Salamanca, un sello único en el mundo que en Cuenca se puede adquirir gracias a Ángel Martínez. 

Aunque eso sí, es muy probable que sin haber ido al número 55 de Paseo San Antonio, ya hayamos probado las carnes de Ángel Martínez y hermanos porque, en la actualidad, gracias a la calidad de sus productos, se pueden degustar en una decena de restaurantes de la capital que han confiado en ellos para deleitar el paladar de todos los comensales.

“En los últimos años, tanto el consumidor final como los establecimientos hosteleros están demandando carnes de muchísima calidad, y han visto aquí un lugar donde poder encontrarlas”, sostiene Martínez. Al mismo tiempo, el origen de sus carnes está siempre claro, ya que el hecho de ser sus propios proveedores en la inmensa mayoría de animales genera un plus de confianza. 

En definitiva, la carnicería familiar de Ángel Martínez y hermanos no solo es un referente en cuanto a carnes de calidad se refiere, sino también de una producción que garantiza el bienestar animal. Su horario es de lunes a viernes de 9:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas y los sábados sólo en horario de manaña.

Foto: Lola Pineda