Es noticia en Deportes: Bádminton Voleibol Piragüismo Ajedrez Atletismo Baloncesto Fútbol Campus Sport Cuenca
FS VivoCuenca

El Vivo Cuenca salió dormido y confiado y pagó las consecuencias

Se intentó de todas las maneras posibles pero los errores cometidos en los minutos iniciales hicieron que la victoria se fuera para Sacedón (2-3)
Foto: Alba Aspas
19/11/2023 - Alba Aspas

El encuentro contra el Sacedon se presumía complicado porque el rival de la jornada va como un cohete en esta liga, pero a pesar de ello, cuando el Vivo despertó de la “caraja” inicial hicieron un partido competitivo que mereció más.

El tercero de la tabla, el Sacedon, salió sabiendo que si ganaban podrían dormir líderes hoy. En la primera parte, presionaban mucho arriba, ahogaban el juego del Vivo y estaban cómodos obligando a los de Moya a cometer errores en los pases.

Y para muestra, un botón, en un error tonto de la defensa azulona, recibían el primer gol, a pesar de los gritos del guardameta Mario García que no conseguía que sus defensas cerraran huecos.

Con el paso de los minutos los locales empezaron a meterse en el partido y a controlar el balón, a tener posesión en el centro del campo, pero legaban con poco peligro al área rival, aun así, Ivi, Valen y Budia pricipalmente, hicieron sudar al guardameta rival.

 Además, Sergio Cerzi no tenía su día y falló dos posibles disparos a puerta, lo que desesperaba al banquillo local.

Antes de alcanzar la mitad del primer tiempo el Sacedon ya contaba con un rédito de dos goles, el segundo conseguido tras una gran jugada al contragolpe.

Un pase certero de Valen le sirvió al, siempre atento, Budia para romper la barrera que hasta el momento Edu tenía montada en su red. Fue una bonita jugada que les sirvió a los de Manolo Moya para inaugurar el luminoso y meter al equipo en el partido.

Durante toda la primera parte, las jugadas de ataque del Vivo resultaban previsibles y el Sacedon que tenía bien colocados a sus jugadores se adelantaba a todos los pases interceptándolos y jugando al contragolpe con muchísimo peligro. Aun así, el Vivo logró dos o tres tiros a puerta que obligaron al portero ribereño a estirarse.

Sin embargo, para los de Sacedon, era mucho más fácil encontrar fisuras en la nerviosa defensa del Vivo, que, quizá, por las prisas de verse por detrás en el marcador, dejaban espacios en los que los ribereños no fallaban. Se llegó al descanso con dos goles en contra (1-3).

El que sí se estiró y de lo lindo fue Mario, con tres paradas a bocajarro, sobre todo una de Isra, para salvar a su equipo de pasar por vestuarios con cuatro goles en contra.

En la segunda parte despertó del aturdimiento incluso la grada, que hasta ese momento había permanecido enmudecida.

La segunda parte fue otro cantar, el Vivo salió motivado, enchufado y con muchas ganas de remontar el partido. Hacían jugadas más rápidas, más directas, pases perpendiculares precisos y con mucha más seguridad, ahora, los huecos en defensa los dejaban los ribereños.

Despertó del aturdimiento incluso la grada, que hasta ese momento había permanecido enmudecida. Así sobre el minuto 4 de la segunda parte llegaba el segundo gol del Vivo para acortar distancias, el equipo creía en que la remontada podría estar cerca.

A pesar de que Cerzi no tenía su día en los lanzamientos, estaba siendo primordial en las jugadas de ataque y sobre todo, estaba muy atento en defensa, luchaba cada balón como si fuera el último, recuperó muchas pérdidas que podrían haber puesto en mayores apuros al Vivo.

Los contragolpes del Sacedon llegaban con muchísimo peligro, siguiendo la tónica del partido, y cuando mejor estaba el Vivo un lanzamiento que se marchó desviado por el palo izquierdo encogió el estómago de los allí presentes. El partido estaba roto y los balones iban de portería a portería con peligro para cualquier área.

En esta segunda parte, Edu se empleó más a fondo evitando en varias ocasiones el empate para el Vivo.

Se entendían muy bien entre Ivi y un Budia al que por centímetros se le marchaban desviados los remates a puerta y aunque en varias ocasiones le ganó la espalda a la defensa, lo que no se marchaba desviado lo paraba el portero visitante.

A falta de dos minutos para finalizar el partido, tras un tiempo muerto pedido por Mano Moya puso toda la carne en el asador, sacó a portero jugador con Valero como protagonista, era jugarse el todo por el todo y hasta en dos ocasiones los rechaces del Sacedon estuvieron a punto de hacer diana en la portería del Vivo.

Los últimos minutos del encuentro fueron un acoso constante a la portería ribereña, que achicaba por donde podía y aguantó el chaparrón cerrándose en banda. Lo intentó de todas las formas posibles el Vivo, incluso un rechace a punto estuvo de convertirse en gol en propia, pero al final no pudo ser, los puntos para Sacedon y la satisfacción de hacer un buen trabajo para Cuenca.


Etiquetas:

FS VivoCuenca