Es noticia en Deportes: Lucha de brazos Orientación Deporte Escolar Infraestructuras deportivas Baloncesto Tiro olímpico Fútbol Diputación de Cuenca Balonmano
Deportes

Muay thai: un arte de ocho extremidades

El CD Peso Libre mantiene viva la atractiva disciplina del “muay thai” o boxeo tailandés a través de sus intensas pero divertidas clases
Fotos: A. del Valle
20/03/2023 - Alejandro del Valle

Data del año 1238 y no escapa al amplio abanico de disciplinas deportivas que se practican en Cuenca. El muay thai -o boxeo tailandés- encuentra su hogar en el CD Peso Libre, club que reúne a un nutrido grupo de jóvenes practicantes que mantienen vivo esta histórica disciplina conocida como “el arte de las ocho extremidades” en referencia al uso de los puños, los codos, las rodillas y los pies.

Abraham López, que lleva dando clases desde hace más de 10 años, cuenta con una extensa formación en lo que a rendimiento físico se refiere, así como en deportes de contacto -taekwondo, kick boxing y muay thai- y entrenamiento funcional -siendo el único lugar de Cuenca donde se imparte-. Se lanzó a la aventura de su propio club en diciembre de 2015, fundando así el CD Peso Libre. A día de hoy, su gimnasio -a la “antigua usanza”, como él mismo dice-, cuenta con unas 70 personas apuntadas, de las cuales más de una veintena practican muay thai. El club abre sus puertas para aprender un poco más acerca de esta disciplina que está cargada de adrenalina y sacrificio. 

El muay thai es conocido también como el arte de las ocho extremidades debido al uso de los puños, los codos, las rodillas y los pies

BENEFICIOS PSICOLÓGICOS

Si bien el deporte es de ocho extremidades, hay una parte del cuerpo que se ve especialmente beneficiada en la práctica del muay thai: la cabeza. Abraham asegura que, como en la mayoría de deportes de contacto, los beneficios a nivel psicológico son casi tan notorios como a nivel físico. “Te prepara para enfrentarte a tus problemas, te obliga a tomar decisiones en un entorno difícil, a recibir golpes y continuar… el muay thai es la vida, hay muchos momentos que se pueden trasladar a una situación vital”, asegura.

Y no queda ahí la cosa, ya que también sirve para desfogarse, como señala Guada Romero -presidenta del club-, que no solo disfruta de mejorar en el deporte, sino también de la liberación personal que supone practicarlo.

La filosofía del CD Peso Libre es la de tomarse en serio el entrenamiento, pero con un buen ambiente entre alumnos-profesor reinando en todo momento

DEPORTE “EN FAMILIA”

Parte fundamental para disfrutar de un deporte depende de quién te rodees. Habitualmente, las disciplinas de contacto suelen estar regidas por un ambiente más bien poco flexible y que casi se podría calificar como “militar”. Abraham, quien piensa que esta filosofía es tan legítima como cualquier otra, declara que no es para nada su estilo, sino que aboga más por unas clases distendidas en las que impera el buen ambiente.

Uno de los aspectos a remarcar en el club, además, es el alto porcentaje de chicas, algo que no es habitual en los deportes de contacto. Declara Abraham que, según ha podido ver a lo largo de los muchos años que lleva metido en el mundillo, la presencia femenina suele variar entre el 10 o el 20% a lo sumo. Asegura que desconoce la causa, aunque prefiere pensar que es porque gustan sus clases y, sobre todo, gusta el buen rollo.

Así lo confirman Andrea, Paula y Tania, que entre risas recuerdan cómo se han ido “engañando” unas a otras en cadena para darle un intento al muay thai. Encantadas todas con el deporte, han decidido continuar, y a día de hoy el número de chicas llega a superar al de chicos en algunas clases, lo cual es de celebrar. Lo cierto es que a ninguna se le ha hecho difícil engancharse, y es que con buena compañía, siempre apetece ir: “Hace que quieras venir todos los días, porque aparte de entrenar en serio, siempre hay momentos para reír”, comenta Paula.

El compañerismo se extiende fuera del gimnasio, y es que el Peso Libre hace desplazamientos a otras ciudades para compartir experiencias en común con otros clubes. Hasta ahora, ha sido el club conquense el que se desplaza, aunque gracias al crecimiento de integrantes -así como las magníficas instalaciones de las que disponen ahora mismo- hacen que Abraham se muestre optimista de cara a recibir visitas muy pronto. Mientras tanto, sus guerreros y guerreras se siguen curtiendo duramente en esta disciplina que cada vez “pega” más duro en Cuenca capital.

Equilibrio, técnica, fuerza y coordinación

Visto simplemente desde fuera ya se puede apreciar que el muay thai es exigente físicamente hablando, y la técnica tampoco se queda atrás. Es por ello que “el arte de las ocho extremidades” -en alusión a los ocho puntos de contacto que utiliza el cuerpo- se trata de un deporte muy beneficioso en el que se trabajan distintos aspectos. Eduardo Gómez, con 8 años de muay thai a sus espaldas, es uno de los veteranos del gimnasio. Comentando que antes no tenía nada de equilibrio, asegura que el muay thai -y, sobre todo, la exigente técnica de las patadas-, le ha hecho mejorar mucho en este aspecto, así como en su físico en general. Por si a alguien le pudiese echar para atrás la dificultad en cuanto a iniciarse en el muay thai, el joven de 24 años declara que los primeros días son cansados, pero que una vez coges el ritmo, “vas sobrado”, bromea.

Abraham destaca entre algunos de los beneficios la mejora cardiovascular -sobre todo dada por el ejercicio de dar patadas, que es la diferencia más evidente con el boxeo tradicional- y el incremento de fuerza, coordinación y agilidad.