Es noticia en Deportes: Universidad de Castilla-La Mancha Fútbol Sala Triatlón Fútbol Pádel Ayudas al deporte Piragüismo
Unión Balompédica Conquense

Importante victoria por 3-1 del Conquense frente al Yugo Socuéllamos

En un partido que rebosaba emoción en las gradas y en el césped, se impusieron los locales con mejor futbol y mejores goles
Fotos: Saúl García
19/11/2023 - Alba Aspas

Victoria merecida para la Unión Balompédica Conquense que sigue sin perder un partido tras once jornadas y que se consolida como líder en una ajustadísima competición.

Daba comienzo en partido tras un minuto de silencio en memoria de los familiares de José Vega y de Etxebe y con una entrada de público bastante superior a lo que viene siendo habitual, lo que dejaba claro desde el principio que el encuentro iba a dar para mucho.

Cuando apenas llevaban tres minutos de juego llegó la primera acción polémica del partido, tras caer Héctor Rubio dentro del área y el trío arbitral no conceder la pena máxima, -habría sido la primera que le pitan al Conquense en casa esta temporada- pero la verdad es que era dudosa.

Poco les duró el “enfado” a los blanquinegros porque un gran pase en profundidad en segunda jugada de Recuenco lo controlaba de infarto el 19 Yoshimura y, él mismo, era el encargado de resolver de forma impecable, el uno contra uno con Bernabé, con un lanzamiento cruzado imposible para el guardameta. Tanto para el Conquense y todo el partido por delante, pues se habían jugado apenas 8 minutos de partido.

Quizá el Socuéllamos llegó a la Fuensanta con un planteamiento técnico equivocado, lo que favoreció al equipo de Gutiérrez que pudo pasar más de la mitad de la primera parte con superioridad en juego, defendiendo muy lejos de su área y ganando todos los rechaces que posibilitaban la realización de segundas jugadas, el trabajo se estaba haciendo bien y el partido se ponía de cara.

Controló el Conquense el juego sin dejar pasar del medio campo a los del Yugo Socuellamos, desesperando, principalmente a Megías, que iba como loco detrás del balón y no cazaba ninguno; y salvo en dos jugadas aisladas que tuvieron los visitantes, fueron los locales los que se acercaban con peligro constantemente al área rival.

La Balompédica se había propuesto que su zona de juego fuera entre el centro del campo y la media luna del área contraria y lo consiguió.

Hasta que en el minuto 25, a balón parado, tras una falta  que provocó Jairo en la frontal izquierda del área visitante, Sergio Rodríguez colocó un chicharrazo por la escuadra derecha, imposible para el guardameta azulón, dos cero para los Balompédicos.

Pero los últimos minutos de la primera parte no fueron un camino de rosas para los de Gutiérrez, se sucedían jugadas en las que el Socuellamos controlaba el balón, le hacían correr a los Conquenses y asediaban, principalmente por banda derecha, la portería de Raúl Bernabeu. Empezaban a sentirse cómodos en el feudo del Conquense los de Jacinto Trillo, justo lo que Rober Gutiérrez quería evitar.

En líneas generales una primera parte bastante igualada pese al favorable resultado para los blanquinegros y en las que el equipo visitante no bajó los brazos en ningún momento.

El paso por el vestuario fue un bálsamo para ambos equipos, el Conquense porque tenía tiempo de respirar y el Socuellamos porque sabía que tenía 45 minutos para hacerlo mejor y lo hizo.

Trillo cambió el planteamiento táctico y eso le dio mucha más movilidad a sus jugadores de peligro.

Empezó la segunda parte con un Yugo  Socuellamos mucho más incisivo, subiendo líneas y presionando mucho arriba, estaban más fuertes. 4 minutos les duró la energía antes de recibir un nuevo jarro de agua fría y es que, en un rechace y una jugada por el centro de Jairo, abrío a la banda derecha para que Javi Herranz, que estaba haciendo un partidazo por donde se mirara, ponía el 3-0 en el marcador.

Reaccionaron con furia los azulones y mantuvieron el esquema que habían sacado en la segunda parte, líneas arriba, mucha presión y no dejarle al Conquense ni un minuto de balón y les funcionó, porque Juanan en el 56 ponía el 3-1. Y dos minutos antes Serrano, había tenido otra oportunidad que salvó el palo de la portería de Bernabeu.

Respondía al asedio el banquillo blanquinegro, haciendo cambios para dejar una línea de 4 bien definida en el centro del campo. Ya que no tenían el balón al menos que al rival le costara mucho llegar al área.

También el Socuellamos, que en ningún momento se dio por vencido, metió a su artillería pesada en ataque, con la entrada en el campo de jugadores como Armenta que entraba en el 83 y que, por suerte para los locales, no tuvieron su tarde.

En los últimos instantes de partido la afición de la Fuensanta alentaba a su equipo con gritos de “Conquense, Conquense” y celebraba cada recuperación de balón como si de un gol se tratara, se valoró, y mucho, el buen partido de los jugadores, la magnífica primera parte y la lucha titánica por cerrar filas en la segunda.

 Mientras, el yugo siguió apretando hasta su último aliento, ya que el partido finalizó con un lanzamiento a puerta de los visitantes que se marchó desviado por el larguero.