Es noticia en Deportes: Piragüismo Triatlón Fútbol Sala Universidad de Castilla-La Mancha Fútbol Pádel Ayudas al deporte
Atletismo

Aída López, una deportista máster con la ilusión del primer día

La atleta Aída López regresa con grandes resultados del Campeonato de Europa Máster y piensa en seguir disfrutando de su pasión
Fotos: Lola Pineda
15/10/2023 - Alejandro del Valle

A estas alturas, es casi “raro” ver pasar una gran competición de atletismo sin una representación de Cuenca. El caso del Campeonato de Europa Máster no ha supuesto una excepción, ya que ahí estaba la mismísima presidenta del club de atletismo local –Rujamar Atletismo Cuenca– para poner el toque conquense en la cita. La atleta ha regresado con unos enormes resultados: sexta en salto de altura y séptima en lanzamiento de jabalina. Dos disciplinas distintas que tienen como denominador común su intacta pasión por el atletismo a lo largo de los años.

Con el paso de los días, Aída reconoce que le da más valor a lo conseguido en esta prestigiosa cita internacional. Lamenta no haber podido firmar sus mejores marcas posibles –alcanzó el 1’40 en salto de altura y 28’58 metros en lanzamiento de jabalina–con las cuales se proclamó campeona de España el pasado mes de junio, pero lo cierto es que ha pasado por distintas lesiones que le han dificultado rendir a su mejor nivel.

Se enorgullece así de dar la talla en un campeonato de este calado, y es que cabe mencionar que la categoría máster está tendiendo hacia la profesionalización, en tanto es fácil encontrar en ella a deportistas con entrenadores o, directamente, a profesionales –en el estricto sentido de la palabra– recientemente retirados. “Me llevé una grata sorpresa, y por otro lado me pregunté que qué hacía aquí”, cuenta humildemente.

“Uno de mis retos es que mis hijos vean que me esfuerzo y que ellos pueden lograr lo mismo”

LA MOTIVACIÓN, INTACTA

“Para mí, lo más importante en esta categoría, es seguir compitiendo a este nivel”, transmite Aída, y es que es tan bonito como complicado mantener viva la llama de la motivación por el deporte después de tantos años y, sobre todo, circunstancias y responsabilidades con las cuales tiene que hacer malabares para salir adelante.

Y es que la historia deportiva de Aída ha pasado por un impasse de 25 años tras una fractura de vértebra por dos sitios. “El diagnóstico fue dejar completamente cualquier tipo de deporte, y fue muy duro de asimilar porque para mí lo era todo”, recuerda. A pesar de todo, con el paso del tiempo ha ido probándose poco a poco, y hace unos tres o cuatro años se dijo a sí misma que debía intentarlo. Aun con dolores constantes, sus motivaciones eran más grandes que sus impedimentos. “No soy conformista, a lo mejor ese es el punto que no me falta”, asegura enérgicamente.

Lo cierto es que hoy día ve el deporte de manera muy distinta a cómo lo hacía antaño, ya que, como cuenta ella, ni la cabeza, ni la perspectiva, ni la vida, es igual que hace 25 años. “Ahora es otro reto, es que mis hijos vean que me esfuerzo y que ellos pueden lograr lo mismo. También la motivación, ese puntito que se me quedó en el tintero hace muchos años de conseguir algo más y que no me permitió la lesión”, transmite Aída.

También entiende la competición de un modo muy distinto, y es que hoy –sin perder el gen competitivo que le caracteriza– señala que ha aprendido a disfrutarla un poco más, algo que ella misma cuenta que se traduce en resultados: acudió sin expectativas al último Campeonato de España y registró sus mejores marcas de la temporada liberándose de esa presión.

“Estoy pensando en hacer el pentatlón en el próximo Europeo”

Con un merecido descanso de por medio, no tendrá mucho tiempo la presidenta del Rujamar Atletismo Cuenca para darse demasiados respiros, ya que la temporada se ha alargado mucho y la 2024 está casi a la vuelta de la esquina.

Apunta ahora al Campeonato de Europa de Invierno que tendrá lugar en Torun –Polonia– el próximo mes de marzo, en el cual intentará superar las marcas conseguidas en el Estadio Adriático de Pescara.

La atleta revela una ambición que, entre risas, todavía no sabe nadie: se plantea seriamente competir en el pentatlón, si bien todavía no es seguro. Se debe a que está a expensas de su objetivo más prioritario, que es encontrar un entrenador que le prepare para ello. A día de hoy, entrena completamente sola, lo que le hace que la tarea de supervisar tu técnica o diseñar las sesiones, entre otros muchos aspectos, se haga mucho más compleja.

Lo cierto es que tiene experiencia en ello, ya que el perfil atlético de la conquense es bastante polivalente: cuenta que en sus inicios era velocista y acabó como combinera, haciendo pentatlón en invierno y heptatlón en verano.