Es noticia en Cuenca: Programa Envejecimiento Activo Escuela de Verano de Cuenca Incidencias Judicial Turismo Colectivos Hostelería Feria Taurina de San Julián 2024 MUPA
Todos los Santos

Venta de flores bajo el agua

Los comerciantes creen que el Ayuntamiento, que les cobra por instalarse estos días en la Plaza de España, debería haber habilitado casetas o un carpa ante la previsión de lluvia 
Fotos: Saúl García
31/10/2018 - G. D.

Los vendedores de flores que cada año se instalan en la Plaza de España cinco días antes de la celebración de Todos los Santos para tratar de aprovechar la gran demanda de claveles, gladiolos o crisantemos que suele haber en estas fechas, no están teniendo suerte este año como consecuencia de la meteorología, pues no para del llover desde el lunes.

Esto les ha obligado a instalar unos toldos que, en la mayoría de los casos, no parecen muy resistentes ni cubren todo el espacio que han alquilado al Ayuntamiento, lo que hace que algunas flores, inevitablemente, se les mojen, algo que lamentan dado el alto coste que les supone conseguirlas y que en algunos casos reconocen que puede estar afectando a su volumen de ventas, reduciéndolo.

Dada esta situación, vendedores consultados por Las Noticias consideran que el Ayuntamiento debería haber tenido en cuenta la previsión de lluvias y haber habilitado en condiciones la Plaza de España para que el mercadillo de flores pudiera haberse celebrado con normalidad, habilitando para ello casetas, una carpa o un gran toldo en la zona próxima a los columpios.

Alegan que ellos pagan una cantidad de dinero que consideran importante por poder vender sus productos en la vía pública durante cinco días, entre 250 y 350 euros, algo más o algo menos en función del número de metros que ocupe cada negocio, por lo que creen que el Consistorio debería de ofrecerles algo más.

Los hay también que consideran que, al encontrarse el edificio del mercado municipal medio vacío, ubicarlos dentro podría haber sido una buena solución, aunque los hay también que opinan que eso les hubiera restado visibilidad, y que están mejor en la calle aunque llueva.

Las ventas, realmente, tampoco están yendo mal, y es mucha la gente que, por costumbre, se acerca estos días a la Plaza de España a adquirir flores que llevar a las tumbas de sus seres queridos, aunque algo menos que en años anteriores. Así que ahora todas las esperanza están puestas en que mañana, Día de Todos los Santos, para cuando está anunciado buen tiempo, haya más gente que se anime a visitar el mercadillo y compre.

Lo cierto es que la capital cuenta desde 2010 con un recinto concebido inicialmente para albergar este tipo de mercadillos, el Bosque de Acero, infraestructura que costó cerca de 8 millones de euros en cuyas inmediaciones en teoría debería realizarse el rastro de los martes (y no en los terrenos del antiguo Serranía) pero que sin embargo se encuentra abandonada desde en torno a 2012, lo que ha llevado a su deterioro, con la rotura de varios cristales y otros destrozos. Ahora sería necesaria una inversión de unos 300.000 euros solo para devolverlo a su estado original.