Es noticia en Cuenca: Renfe Conka Street 2024 UCLM Cuenca Educación Sucesos Día Mundial de las Personas Refugiadas Hábitos saludables Día Internacional del Orgullo LGTBI Empresas

El sonido de la dulzaina se apodera de la Plaza Mayor

(GALERÍA DE IMÁGENES) Cinco agrupaciones de la región se han concentrado en este emblemático espacio de la capital en el XXVII Encuentro de Dulzaineros, quienes además han rendido Herminio Carrilo padre e hijo
Fotos: R. Marco
11/11/2023 - Rubén M. Checa

La dulzaina, con su tubo cilíndrico de madera y doce orificios, se erige como un símbolo musical arraigado en la historia de la ciudad de Cuenca, y es que, su sonido nítido y penetrante ha sido parte integral de celebraciones locales a lo largo de los años. Aunque modesta en apariencia, los dulzaineros consiguen con la riqueza tonal del instrumento transportar a quienes la escuchan a través del tiempo, conectándolos con las raíces culturales más profundas de la ciudad.

Y algo parecido es lo que ha ocurrido este sábado en la Plaza Mayor de la capital, toda vez que se ha desarrollado el XXVIII Encuentro de Dulzaineros en Cuenca que ha reunido en el empedrado de este rincón de la ciudad a cinco agrupaciones tanto de Cuenca como de Castilla-La Mancha que a lo largo de dos horas han transportado a en torno a un centenar de personas a las tradiciones musicales de la capital.

Amigos de la Dulzaina de Cuenca, Dulzaineros de Cuenca, Tiruraina Cuenca, Dulzaineros Kalaberas de Guadalajara y Cuellar y Tejada piteros de La Mancha han sido los cinco grupos que se han dado cita en la Plaza Mayor del Casco Antiguo, interpretando a lo largo de la mañana diferentes canciones que han conseguido arrancar más de un baile a los paseantes que se han congregado en este rincón de la capital.

Además, este encuentro ha servido también para recordar a grandes músicos conquense y hacer un pequeño homenaje a los Herminio Carrillo, tanto padre como hijo, fallecidos en el último año y cuyas composiciones, ha quedado demostrado, están más vivas que nunca.

Con este encuentro ha quedado demostrado que, en un mundo cada vez más rápido y tecnológico, la dulzaina y los dulzaineros siguen siendo guardianes de una tradición musical que se niega a desvanecerse, y esta música continúa tocando los corazones de quienes la escuchan, sirviendo como un recordatorio de la importancia de preservar nuestras raíces culturales