Es noticia en Cuenca: Incidencias Escuela de Verano de Cuenca MUPA Colectivos Programa Envejecimiento Activo Hostelería Feria Taurina de San Julián 2024 Judicial Turismo
La Paz

Unos doscientos vecinos se concentran en La Paz para denunciar el abandono del barrio

Han estado acompañados por asociaciones de vecinos de Casco Antiguo, Fuente del Oro y Las Quinientas
Fotos: M.Jiménez
05/05/2018 - M. Jiménez

Alrededor de doscientas personas se han concentrado este sábado en la rotonda del IES Pedro Mercedes de la capital convocados por la Asociación de Vecinos de la Paz 'Por un barrio digno', concentración que ha sido secundada por los presidentes de las asociaciones de vecinos del Casco Antiguo, Fuente del Oro y Las Quinientas.

Muchos vecinos de La Paz tienen una edad avanzada, por lo que han sido sus nietos los que han salido a la calle "para luchar por lo que sus abuelos sufrieron cuando llegaron a vivir aquí". "Teníamos calles de tierra y no tenían ni luz, por eso es el barrio de La Vela", sostiene el presidente de la Asociación de Vecinos de La Paz, Faustino Muñoz, quien ha criticado que, en la actualidad, "cuando podrían vivir dignamente, llevamos veinte años abandonados y despreciados".

Al grito de 'Alcalde, escucha, conquenses en lucha', 'Vecinos unidos jamás serán vencidos' o 'No nos mires, párate', los manifestantes han portado pancartas en las que se ha podido leer lemas como 'Por un barrio digno, La Paz en lucha', 'Los vecinos de La Paz no se rinden', 'Barrio digno, barrio solidario', 'Estas escaleras rompen las caderas', 'Para un barrio obrero nunca hay dinero'. Unos carteles que también hacen alusión a la ausencia de papeleras en esta zona de la capital, de un parque infantil o del prometido centro social.

El objetivo de la convocatoria no ha sido otro que exigir al Ayuntamiento de Cuenca que arregle el barrio "para que sea un barrio digno". "Llevamos ya cuatro años solicitando arreglos", ha lamentado Muñoz, recordando cómo "primero nos vendían que arreglar nuestro barrio valía dos millones de euros y ahora parece que por unos 500.000 euros se pueden arreglar dos barrios, es todo mentira".

A este respecto, ha leído un manifiesto en el que ha dejado claro que los vecinos han salido a la calle "para reclamar lo que se merecen como ciudadanos de una ciudad Patrimonio de la Humanidad", aprovechando para reclamar el arreglo de aceras y de bocas de riego que no funcionan, así como de las farolas o las terrazas de tierra de la zona.

Muñoz se ha referido también a la reunión que este miércoles ha mantenido con el alcalde, Ángel Mariscal, en la que, aduce, el regidor "no presentó ningún documento". "Todo lo basa en proyectos y creo que todo es un canto de sirena", ha advertido, citando como ejemplo cómo ya hace dos años el primer edil le "enseñó un proyecto de limpieza de la zona de las terrazas, plagadas de grafitis de mal gusto, que serviría para hacer una ciudad bonita y sostenible y dos años después siguen estando los mismos grafitis guarrros y asquerosos que teníamos".

"Toda su ilusión es arreglar las escaleras de la Plaza del Romero" y se "llena la boca diciendo que somos ciudad Patrimonio cuando eso son cuatro calles, lo demás es una escombrera", ha puntualizado.

Tras admitir que los vecinos van a dar "un tiempo" al equipo de gobierno municipal para que "mueva ficha", el presidente ha anunciado que no van a retirar las pancartas que, desde hace meses, cuelgan de las ventanas del vecindario para denunciar la situación que vive el barrio, a las que se sumarán las que han formado parte de esta concentración.

En paralelo, continuarán con la campaña de denuncia en redes sociales, ya que, según Muñoz, "es donde uno se entiende mejor con este alcalde", a pesar de que ha bloqueado a la asociación en Twitter "y no se quedará tranquilo hasta que haga lo mismo con setecientas personas", ha aseverado.

"Este es el principio, porque hasta que seamos capaces de no rompernos los huesos, no vamos a parar", ha continuado, al tiempo que ha reconocido que su barrio, con 52 años de historia, es "un cúmulo de desgracias", por lo que la asociación que preside ya ha elevado una queja al Defensor del Pueblo, que la admitió a trámite con la intención de trasladarla, a su vez, a la Fiscalía.