21 de Abril de 2021 Son las 5:58

Cuenca

Cuenca

Especial Semana Santa 2020
Ley Trans

“La Ley Trans viene a garantizar un viaje distinto a cada persona”

Lua Gael Paz y Elvira Guzmán, un chico y una chica trans, destacan la necesidad de aprobar esta norma estatal y hablan de su experiencia

5/4/2021 · Paula Montero

Garantizar que no se vulneren los derechos de la personas trans, este es el objetivo que persigue la Ley para la Igualdad Real y Efectiva de las Personas Trans de la que, por ahora, solo existe un borrador.

Esta norma estatal incluye cambios importantes para este colectivo como la libre autodeterminación de género, lo que permitirá a cualquier persona cambiar su nombre y sexo en el registro civil con tan solo una declaración expresa a partir de los 16 años, edad a la que también podrán empezar a tomar decisiones sobre tratamientos hormonales.

Se habla también del reconocimiento de las personas no binarias, aquellas que no se sienten ni hombres ni mujeres, o de las dificultades a las que se enfrentan en el ámbito educativo o laboral.

Pero, ¿qué opinan las personas trans sobre el borrador? “Es una norma que necesitamos ya”, dicen Lua Gael Paz y Elvira Guzmán, un chico y una chica trans, porque “viene a garantizar un viaje distinto a cada persona”, pues cada individuo es un mundo y este será el paraguas que proteja y reconozca a este colectivo. La apoyan “incondicionalmente” como un “primer paso” pues viene a alumbrar todas las realidades trans, aunque si bien es cierto echan en falta referencias al derecho al aborto o un uso apropiado del lenguaje en la redacción del texto.

En su caso, Lua Gael Paz tiene 23 años y reside en Arcas. Desde pequeño ha cuestionado su identidad y sentido que “algo estaba mal dentro de mí” y actualmente se considera “una persona no binaria que tiende más a la masculinidad”. Desea comenzar cuato antes el tratamiento de hormonación pero necesita someterse a las exhaustivas e incoherentes pruebas médicas que contempla la actual regulación. Entre ellas, análisis óseos, de sangre, de orina o de médula y el seguimiento psicológico y psiquiátrico durante seis meses con el que los facultativos “se aseguran de que soy un chico haciendome preguntas absurdas”. Ante estas dificultades dice, “no me dan el derecho a ser yo”.

Sin embargo, ‘el viaje’ de Elvira Guzmán ha sido mucho más sencillo. Tiene 25 años y es natural de Pinto (Madrid) aunque reside y estudia en la capital conquense desde hace cinco años. Su cambio ha ido “poco a poco” y también se considera una persona trans no binaria. Se medica con estrógenos -hormonas femeninas- desde hace tres años, algo que le ha permitido conseguir “el cambio de cuerpo que esperaba y deseaba desde hacía tiempo”.

Desde la experiencia ambos creen necesario visibilizar el colectivo y la futura Ley Trans con el fin de, con el tiempo, educar a la sociedad para evitar “esas miradas que son dardos”, apostillan. Por este motivo “pasearemos una pancarta por las calles de Cuenca” junto al resto de compañeros de la fotografía y además, distribuirán carteles informativos en Cuenca. Acciones para dejar de ocultar la realidad de estas personas que todavía en el siglo XXI siguen siendo discriminadas y juzgadas por una sociedad desinformada.

La Asociación WADO respalda la aprobación de la norma estatal

Elena López Blasco, es la representante de la Asociación WADO LGTBI+ en Cuenca, una organización castellanomanchega independiente que defiende los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales. Por su parte, entiende la Ley Trans como una norma “urgente y necesaria para el colectivo”.

En este sentido, López es madre de una niña trans conquense y vive de cerca los inconvenientes impuestos al colectivo, motivo por el que decidió formar parte de WADO. Desde su experiencia en primera persona reconoce dos puntos importantes en el borrador de la Ley Trans que son la autodeterminación de género y el reconocimiento de las personas no binarias porque “si hay personas que se sienten así y que así lo viven, ¿quienes somos los demás para ponerlo en tela de juicio?”, comenta.

En primer lugar, la autodeterminación de género está ligada a la despatologización de las personas trans puesto que gracias a este avance no será necesario aportar informes médicos para justificar disforia de género (no sentirse identificado con el sexo asignado al nacer) porque “ningún médico tiene el derecho a decirte quien eres”.

De ahí que sea imprescindible la nueva regulación pues construye los cimientos para otorgar a las personas trans los derechos que “nunca han tenido”.

Algo que les permitirá “dejar de estar continuamente bajo sospecha y teniendo que demostrar a personas ajenas quiénes son”, dice.

Por otro lado, la regulación actual por comunidades autónomas varía dependiendo de cada una. En Castilla-La Mancha no existe una Ley Trans por ahora, aunque sí un protocolo sobre identidad y expresión de género que abarca el tratamiento de los menores trans dentro del ámbito educativo, sanitario y social. A pesar de ello, hay territorios como Andalucía o la Comunidad Valenciana que van un paso por delante como se puede apreciar en el Mapa de los derechos LGTBI de Felgtb situado a la derecha de la página.

Sin embargo, la aprobación de la Ley Trans debe ir ligada a “eliminar la transfobia educando a la sociedad”, porque al fin y al cabo “nadie entiende a estas personas a no ser que lo vivan de cerca”, recalca Elena López.

Por este motivo pide a la sociedad evitar el cuestionar constantemente a personas transgénero porque al fin y al cabo lo que verdaderamente importa es que “sean felices”.

Temas relacionados:
Ley Trans
logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información