Es noticia en Cuenca: Universidad CLM Asociación Párkinson Cuenca Servicios Sociales Tribunales Ciudades Patrimonio
Educación

Una Federación busca aglutinar a todas las ampas de Cuenca

Consideran que es deber de las dos administraciones llegar a acuerdos para adecentar el estado de muchos colegios por el bien de los alumnos en vez de “tirarse la pelota unos a otros”
02/11/2018 - Gorka Díez

El abandono en el que, en cuanto a mantenimiento, se encuentran muchos colegios públicos de la provincia, especialmente de la capital, y el hecho de que ayuntamientos y Gobierno regional, en vez de aunar esfuerzos, en ocasiones “se tiren la pelota unos a otros mientras los niños siguen sin contar con unas instalaciones adecuadas a las que acuden cada día”, ha llevado a una quincena de asociaciones de madres y padres de alumnos (ampas) a dar los primeros pasos para constituir la que será la Federación Provincial de Ampas de Cuenca.

La pasada semana, representantes de distintas ampas se reunían en el salón de actos del sindicato CCOO para ultimar los detalles sobre la puesta a punto de esta federación (elaborar los estatutos o designar a los miembros que formarán parte de su primera junta directiva) y su idea es poder inscribirla en breve en el registro y que sea una realidad en el plazo de unas dos semanas.

El objetivo está claro: “mediar entre ayuntamientos y Gobierno regional para que, en vez de hablar distintos idiomas, se entiendan y lleguen a acuerdos que mejoren la situación de los colegios”, sostiene Francisco Javier Pérez, presidente de la AMPA de Santa Teresa, mientras que Cecilia de la Puente, nueva presidenta de la AMPA de El Carmen, es de la opinión de que, estando juntos, se podrán conseguir más mejoras para los colegios públicos.

La federación, precisa Pérez, estará al margen de los partidos y en ningún caso “a favor de una u otra administración”, pero sí espera servir de “correa de transmisión” entre las instituciones y los padres y madres de los alumnos. Algo que por ejemplo advierten de que faltó en torno al plan de empleo subvencionado por la Junta a través del que el pasado verano el Ayuntamiento de la capital llevó a cabo varias reformas en algunos centros. “Nos enteramos después”.

De momento, son entre ocho y nueve las ampas de colegios de la capital que formarán parte de la federación, a las que se sumarán otras tres o cuatro de la provincia. Aunque el objetivo es que el número se incremente y resulte lo más participativa posible. “Estamos abiertos a que se asocie cualquier asociación de cualquier centro público y a entrar en contacto con otras federaciones de la región y de España para que nos cuenten sus experiencias”, apunta Pérez.

Pertenecer a una federación les propiciará además a las asociaciones otras mejoras, como disponer de un seguro de responsabilidad, asesoramiento jurídico y acceso a cursos de formación.

Lo cierto es que en Cuenca ya existe una federación que agrupaba a las ampas, pero carece de actividad desde al menos dos años. De ahí que se haya optado por crear una nueva, en parte para evitar tener que asumir “deudas que pudiera tener la ya inscrita” y “empezar de cero sin tener que asumir herencias”.

Una Federación busca aglutinar a todas las ampas de Cuenca

Unos peor que otros

Entre las ampas ahora mismo más críticas con el estado de sus centros se encuentran las de Fuente del Oro y San Fernando, pues para sus representantes las obras realizadas el pasado verano han consistido en meros “parches”.

Por ejemplo, la AMPA de Fuente del Oro critica que siga habiendo servicios en mal estado, la falta de limpieza, persianas rotas y un sistema eléctrico peligroso, a lo que añaden la ausencia de medidas para prevenir la plaga de orugas que suele registrarse cada primavera.

Los sindicatos se unen a estas críticas, y mientras Vicente Martínez, de UGT, apunta que las obras del pasado verano “han sido un lavado de cara en algunos casos, pero en otros ni eso”, David García, de CCOO, considera que, al llevarse a cabo con gente que estaba en el paro, no todos eran especialistas en la materia. “Hay cosas como arreglar una bombilla que todos pueden hacer, pero otras más complicadas que no”.

En Santa Teresa, en cambio, consideran que “han cumplido lo que las dos administraciones dijeron que iban a hacer”, al haberse asfaltado el patio de mayor tamaño, tapado unos baches importantes, reforzado el muro perimetral y pintado varias paredes. “Se ha hecho un buen lavado de cara, algo que no obstante no tenía que ser noticia, porque, en una sociedad normal, que pinten o arreglen el cole es algo que tendría que hacerse en el día a día”, hace hincapié Pérez.

Y un caso aparte es el de El Carmen, donde antes del verano, en primavera, se hicieron varias mejoras, como la elevación de una valla del patio o la reparación de unas puertas del claustro llenas de agujeros. Eso sí, tras al menos cuatro años de demandas y por la “presión” de unas movilizaciones de las que se hicieron eco los medios. Además, aunque los padres valoran lo realizado, advierten de que sigue pendiente de reparación la calefacción del centro, cuyo depósito de gasoil, de hierro, además de estar oxidado se inunda con cierta facilidad, y cuando esto se produce la calefacción está un tiempo sin funcionar.

Sin partida específica para mantenimiento

Las ampas entienden que, para garantizar el adecuado funcionamiento de los centros, los ayuntamientos deberían contemplar en su presupuesto anual una partida específica para este fin. Porque, al menos en la capital, “sí hay partida para electricidad, el conserje, la calefacción, pero no para los arreglos”, asegura Pérez. Es algo que dos ampas de la capital, la de Santa Teresa y San Fernando, solicitaron al Ayuntamiento de Cuenca que incluyera en sus presupuestos de 2018, pero su propuesta fue rechazada al oponerse PP y Cs.

Ya en la provincia, donde al contrario que en la capital son habituales los trabajos de mantenimiento en verano, en CCOO ponen el acento en el colegio público Adolfo Martínez Chicano de Las Pedroñeras, que “dicen que se va a arreglar pero aún no sabemos cuándo y está que se cae a cachos, con grietas, cables sueltos que si llueve pueden ser un peligro o una luz que salta”, denuncia David García.