Es noticia: Césped Fuensanta Tiro con arco Piragüismo Agricultura Cine Atletismo Fútbol
Valera de Abajo está de enhorabuena y el Santo Niño Sonríe

Valera de Abajo está de enhorabuena y el Santo Niño Sonríe

08/12/2023 - Miguel Romero

¡Por fin, Valera de Abajo tiene su objetivo conseguido!

Las Fiestas de Moros y Cristianos en honor al Santo Niño, emblema y baluarte de las tradiciones y el costumbrismo de un pueblo, antiguo en historia y lleno de esperanza hacia un futuro que le dignifique como tal, serán Declaradas de Interés Turístico Regional, como bien merecen, gracias a la gestión de su Ayuntamiento y de su Hermandad, acuñando con su esfuerzo y dedicación la ilusión que los valerosos y valerosas siguen manteniendo.

Así lo ha adelantado la Delegación provincial del Gobierno Regional, con su delegada al frente, Marián López, tras reunirse con la delegada provincial de Economía, Empresas y Empleo, Arancha Poveda y con la delegada de Fomento, Ana Ponce.

Este reconocimiento no es ni más ni menos, que esa prueba en valor al patrimonio cultural, religioso e histórico que esta localidad tiene, reforzando con ello, los valores que los propios habitantes mantienen desde siglos y que, sin duda, potenciarán los recursos turísticos y económicos del lugar y su zona.

La Fiesta de Moros y Cristianos de Valera de Abajo es la seña de identidad de un pueblo volcado a esa naturaleza cultural, popular y artística que les ha definido siempre, teniendo en su imagen del Santo Niño, la devoción que generaciones y generaciones han sentido para estrechar corazones y sentimientos.

Para mí, como valeroso de adopción, es un orgullo haber podido participar en este objetivo, apoyando con mi texto histórico y tradicional, el dossier que ha permitido obtener el objetivo propuesto; por eso, agradecido a este lugar, a su Ayuntamiento, a su Hermandad y a sus gentes, no solo en mi apoyo personal, tanto para el futuro Museo del Santo Niño, como en la puesta en escena de la recreación de las Guerrillas, sino también, en ese reforzamiento en pro de sus valores patrimoniales.

Y para recordar parte de su historia, aquí expongo este texto de mi autoría: “Hace unos cuantos siglos aquí había marquesado. Sin ser aquellos Ruiz de Alarcón, progenitores de un señorío en Valverde y sus alrededores hacia Alarcón, éstos, procedentes del linaje de los Albornoz, hicieron en el siglo XIV que el propio Enrique II confirmase estas tierras para Don Alvar García de Albornoz, un grande entre los grandes, el mismo que le diera grandeza a este lugar, haciéndolo cabeza de un importante alfoz jurisdiccional.

Durante años mantuvo su preponderancia, hizo fuerte su territorio y el marqués de Valera, reforzó sus propiedades con Santa María del Campo, Poveda, la Torre y Pasarilla. Así se hizo y en tal caso, se llegó al siglo XVIII con esa casa de los Ynestrosa o Hinestrosa y Luz, mantenedor de todo este caserío, su iglesia, sus ocho ermitas, que eran las de San Ana, San Marcos, Las Magdalenas, San Cristóbal, San Roque, San Blas, el Humilladero y Santa Catalina, un convento de frailes franciscanos y el de las monjas de San José, aunque algún tiempo estuvo ese beaterio de carmelitas que se trasladarían a San Clemente.

El caserío es solemne, quizás demasiado abigarrado en alguna de sus calles, elevado sobre un pequeño cerro que le hace visible ante la llanura que casi alberga el pantano y entre su término, la dehesa Sanromán, Montecillo, Valdevelartas y cerro de Enmedio, se fortaleció el carácter de unas gentes, hechas para aventurar su economía como refrendo de que siempre habían sido valerosos. Luego, en la trastienda del duro trabajo del campo, algún despoblado que en otros tiempos tuviera familias dedicadas de lleno a la agricultura, tales es el caso de las Magdalenas y Torremonguía. La devoción les hizo ser guías de un buen sentimiento, fueron fieles a sus señores y, por eso, esas familias en el siglo XVIII, los marqueses de Valera de Abajo eran también de Fuentehermosa, Vizconde Valdesoto, alférez mayor de San Clemente y señor de las tierras de Altarejos, la Olmeda, Torre del Monje y la Losa, siendo Castillo, Carroz y Arce los apellidos de este linaje hasta el mismo siglo XIX”.

Vaya pues, mi felicitación, por orgullo y paisanaje, y vaya también mi apuesta por seguir haciendo cada vez más grande este lugar por reconocimiento y valía.

Lo más leido en "Blogs"