LUZ CUENCA FUNDACIÓN IMPULSA CLM
Es noticia: Tiro con arco Movilidad Nuevo hospital de Cuenca Nacimientos Consejería de Igualdad Piragüismo Estival Cuenca
En Casas de Garcimolina y Algarra se pone valor a su historia

En Casas de Garcimolina y Algarra se pone valor a su historia

20/08/2023 - Miguel Romero

La provincia de Cuenca es riquísima en Patrimonio, no solo el material sino el inmaterial. Sin embargo, ahora la Asociación de Vecinos y Personas Mayores de Algarra, junto con los vecinos –especialmente mujeres- de Casas de Garcimolina han puesto en valor mediante un extraordinario proyecto donde su patrimonio material basado en las trincheras de la Guerra Civil Española, ha sido fiel protagonista.

Sin duda, volver a rememorar aquellos dramáticos acontecimientos desde el punto de vista del recuerdo, de la nostalgia sentimental y del conocimiento, -aunque nunca es deseado- sí puede ser pieza clave cuando desde nuestros pueblos, los movimientos vecinales están apostando por ayudar al desarrollo cultural y social de estas comarcas, despobladas, abandonadas en gran parte por carecer de recursos económicos, y “dejadas de la mano de Dios” como vulgarmente se dice, ofreciendo apuestas, sinergias o esfuerzos por  generar y ofrecer esas posibles señas de identidad que les definan, que les reivindiquen y que les permitan sentirse importantes dentro de un contexto histórico-cultural basado en el pasado.
Tal es así, que la empresa  Heroica, Arqueología y Patrimonio Cultural, dirigida por el arqueólogo reconocido Santiago David Domínguez y su socio Miguel Osma, han apostado por este proyecto de “Cuenca en Guerra” con una excavación arqueológica y puesta en valor del sistema de fortificaciones municipales de Casas de Garcimolina y Algarra, dentro del contexto histórico de Tierras de Moya.

La denominada línea XYZ como sistemas de fortificaciones defensivas, construidas en 1938 por el ejército republicano, en esta zona del norte de Valencia, capital por entonces del gobierno de la Segunda República, con la intención de proteger dicha ciudad del avance nacional de la Ofensiva de Aragón, como esa última línea defensiva, ha permitido generar actividad veraniega, de ahí su nombre con las tres letras de nuestro alfabeto. Sin duda, ha sido el objetivo del Ayuntamiento de Algarra, de la Gavilla Verde, de Prodese Serranía de Cuenca y de la Asociación de Mujeres del Sabinarejo, en ese deseo de consensuar y compartir desarrollo.

Las aspilleras, los mampuestos, los parapetos en zig-zag, las casamatas y un sinfín de elementos del terreno están siendo estudiados en esa conocida Línea Matallana, con 150 metros de extensión, entre Valencia, Castellón, Teruel y Cuenca.  

El Cerro Moracha y las Travinadas serán ahora, centros de atención donde el senderismo cultural permitirá abrir el conocimiento de todos cuantos deseen acercarse a analizar, estudiar y visitar estos lugares en un entorno de monte bajo, de senderos sinuosos y de recuerdos nostálgicos de aquellas tierras donde romanos, musulmanes bereberes, cristiano santiaguistas, franceses, carlistas y luego españoles republicanos, dilucidaron sus vidas para defender los ideales de una tierra generosa en sus gentes, bella en sus parajes y soñadora en sus deseos de aprender y seguir haciendo historia.
Por eso, este pasado lunes me sentí especialmente bien cuando tuve la ocasión de ofrecer mi charla histórica ante más de sesenta personas de todos estos lugares, ansiosos por conocer, por descubrir y por sentir ese conquensismo de La Serranía, de nuestros pueblos, de nuestra comarca, de nuestra singularidad.

Santiago David está haciendo un buen trabajo y los que le han solicitado su apuesta, mucho más, porque ellos harán que todo este objetivo siga teniendo sentido.

Casas de Garcimolina, lugar de repoblación cristiana a partir del 1210, con topónimo del lugar gracias a una familia llegada del norte –los García y Molina-, amparada luego en el marquesado de Moya de los Cabrera y Bobadilla, con Prestameras y reconocidos propietarios como Doña Serafina Malo o el telar de Montesinos donde buena lana había, es ahora, junto a Algarra, tierra de historia; este último lugar, con ruinas de castillo, huertas y río, sin olvidar que su Virgen de Santerón bendice a toda “la alredorá”. Enhorabuena por este proyecto.

Lo más leido en "Blogs"