11 de Diciembre de 2018 Son las 4:26

Opinión

Opinión

Especial Día de la Mujer 2018
0
Imagen de Orión

Orión

Bill Viola y la Academia

Mañana de domingo. El último de octubre que empezó veraniego, consumió la magra ración que nos toca de plácido otoño y se despidió invernal.

Invitaba el día a asar castañas, cocinar puches y salir brevemente a comprar buñuelos, caña rápida y esperar el “clásico”.

Pero Cuenca ofrecía esa mañana más incentivos. Las cinco sedes de la exposición de Bill Viola seguían llamando a los que se interesan por ver arte moderno en edificios antiguos.

Y se nos han ocurrido un par de reflexiones.

1.- Las exposiciones de artistas que practican las nuevas tendencias no solo son interesantes en sí mismas, son también un modo inteligente de preparar el terreno para la llegada de la colección de Roberto Polo, que con tanta constancia como inteligencia está gestionando el conquense Jesús Carrascosa en representación del Gobierno regional.

2.- La elección de las diferentes ubicaciones de la exposición de Viola pone de manifiesto que Cuenca tiene más edificios con “encanto” y utilidad de los que habitualmente presumimos. Además permiten apreciar que el dinero que las administraciones aplican para su restauración y rehabilitación no son gastos sino inversiones que en muchos caso los han convertido en contenedores culturales, educativos y en espacios para crear empleo y generar riqueza.

Decimos esto sin apasionamiento y quizás con un punto de tristeza al recordar ocasiones perdidas o retrasos injustificados. Seguro que cada cual tiene su propia relación, nosotros vamos a recordar un par.

En noviembre de 2004 (¡hace catorce años!) se firmó un acuerdo entre el Gobierno de España, la Junta y el Ayuntamiento para llevar a cabo una remodelación, con ampliación incluida, del Museo Arqueológico de Cuenca. Lo único que hemos podido saber es que las dificultades continúan y no hay señales de obra alguna en las casas de la plaza de Ronda. Visite el Museo, sigue siendo hermoso.

Y otro apunte ligero. ¿Ha oído hablar, amable lector, de la propuesta de un antiguo alcalde de crear la que él llamó “la Ruta del Barroco”? Hace un par de años la Semana de Música religiosa hizo un tímido ensayo programando tres conciertos en espacios barrocos, cuyas características, brevemente explicadas por especialistas en la materia, precedían a la música escrita en esa época. Este año ya no se repitió a pesar de la buena acogida que tuvieron.

Fue agradable ver a los asistentes pasear por la ciudad en busca de los templos y el Parador. Somos una ciudad cuyos monumentos son fundamentalmente de ese estilo artístico (o contienen partes que lo son). La huella de Martín de Aldehuela es tan intensa que con la mitad de su legado otras ciudades estarían presumiendo como pavos reales. Nosotros no les sacamos partido turístico o cultural. Vamos sobrados.

Pero hay personas y grupos empeñados en superarse y mostrar caminos de mejora a través del compromiso ciudadano y teniendo la Cultura como referente. Y en la mañana del domingo la Academia de Música de Cuenca hizo una demostración –otra más– en el Auditorio. Venían de cosechar un triunfo rotundo en la catedral de Sigüenza que se llenó de asistentes para escucharlos interpretar obras de W. A. Mozart. También triunfaron aquí.

Tienen un buen proyecto. Sabemos que están pasando por serias dificultades, pero no desisten. Son buenos. Son nuestros y son ambiciosos.

Desde aquí, a quienes nos gobiernan, desde la modestia de estas líneas, les pedimos encarecidamente que hagan por la Academia lo que la Academia está haciendo por la cultura musical de nuestra tierra.

Queda dicho.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información