Es noticia en Tarancón: Natación

Amanda Mandy Pop, el paraíso de la moda yeyé

Desde hace nueve años vende ropa, complementos y accesorios vintage originales de los sesenta que busca por toda España junto a su madre
Fotos: Lola Pineda
14/02/2024 - Paula Montero

Entrar a la tienda de Amanda Mandy Pop en Tarancón es como hacer un viaje en el tiempo con parada en los años 60. En esta época la llegada de las minifaldas fue un auténtico boom, los pantalones de campana una seña de identidad y los vestidos baby-doll o las botas blancas una autentica revolución que marcaron un antes y un después a la hora de vestir.

A propósito de la Fiesta de los años 60 que cada año se celebra en Tarancón con la llegada del Carnaval, Amanda Loriente y su madre, Carmen Tello, ponen a la venta cientos de prendas, accesorios y complementos vintage originales de esta época para que los vecinos y vecinas puedan caracterizarse y vivir esta celebración de lleno. 

La gran mayoría de sus artículos tienen las etiquetas originales de venta y entre los percheros y estanterías pueden encontrarse auténticas joyas como un vestido de tul bordado con manga abullonada de la diseñadora Vera Mont, abrigos, gabardinas, pendientes, collares y una colección de gafas de la firma Barbudo, todas ellas con monturas bañadas en oro, algo que a día de hoy es difícil encontrar.

Pequeños tesoros que Amanda y Carmen buscan por toda España. Acuden a festivales con temática sesentera como el Purple Wekeend de León o el Euroyeyé de Gijón, viajan a almacenes de todo el país en busca de esas reliquias y mantienen contacto con varios proveedores y particulares que hace años tuvieron tiendas de moda y todavía hoy conservan reservas de stock que no pudieron vender por aquel entonces. Ellas eligen las blusas, los pantalones, las faldas o las prendas de bebé que más les gustan teniendo en cuenta la confección, los pequeños detalles y los tejidos de cada uno de los artículos para ofrecer siempre la mejor calidad. 

“Soy una loca y una apasionada de este mundo, tengo una colección personal bastante grande y poder vender desde hace nueve años este tipo de moda me hace muy feliz”, señala Amanda. Y es que, todo empezó casi por casualidad y a día de hoy se ha convertido en un negocio por el que en estas fechas pasan decenas de personas. “Hace nueve años mi padre me contó que los familiares de unos amigos tuvieron una tienda de moda infantil en los años sesenta, fui a ver lo que tenían y me hice con un lote de ropa impresionante”, recuerda. A partir de ahí empezó a comercializarlo y hoy por hoy se ha convertido en todo un referente en Tarancón y pueblos de la comarca. 

 

Entre los artículos más especiales están un vestido de tul bordado y manga abullonada de la diseñadora Vera Mont o una colección de gafas de la firma Barbudo, todas ellas con monturas bañadas en oro

“No desaprovecho ninguna oportunidad porque como sé que es ropa que cada vez es más difícil de encontrar compro cuando algo merece la pena y me encanta”, explica Amanda. Pero todo cobra sentido y se vuelve aún más especial cuando ve a los taranconeros y taranconeras vistiendo prendas suyas. “El día de la fiesta de los sesenta es muy especial para mí”, subraya. Además, cada vez son más las personas que van creando su propio armario yeyé con prendas de Amanda, de otras tiendas o que confeccionan ellos mismos y crean conjuntos diferentes cada año. “Me encanta cuando la gente no carnavalea esta fiesta porque creo que lo bonito de este día es sentir que te has trasportado a otra época”, dice. 

Entre todos los vecinos y vecinas contribuyen a que la Fiesta de los sesenta sea cada vez más conocida a nivel nacional, tanto que se ha convertido en un reclamo turístico que atrae a cientos de personas a la localidad. Y en eso, algo han tenido que ver Amanda, Carmen y su pasión por la moda vintage porque sin una buena caracterización nada sería lo mismo.