Es noticia en Provincia: Política municipal Agricultura Tráfico Ferias rurales Educación Servicios Accidente de tráfico Bibliobuses Desarrollo Sostenible
Turismo natural

Cuenca: Corazón natural

La provincia se ha convertido en uno de los destinos favoritos del público amante del turismo natural. La estrella es el Parque de La Serranía y el Hosquillo el lugar más visitado y demandado
Cuenca: Corazón natural
Foto: M.P.
18/11/2017 - N. Lozano

La provincia de Cuenca tiene que ser una excelente cura contra el estrés. Acaba de publicarse que los baños forestales, la inmersión en verde en lugar de en aguas termales, provoca grandes beneficios en la salud física y mental. Es lo que los japoneses llaman ‘shinrin-yoku’ y llevan practicando desde los años 80.

Si algo define la explosión natural de Cuenca, con la segunda mayor masa forestal de Europa, es que relaja, ayuda a evadirse, y deja volar los cinco sentidos. Cada arteria está llena de lugares únicos y fascinantes donde perderse y practicar, por qué no, el tan de moda ‘shinrin-yoku’. Los nipones lo tendrían claro.

El corazón de este alarde de naturaleza es La Serranía, Parque Natural desde el año 2007. Además, tiene dos Reservas naturales, las Hoces del Cabriel y la Laguna de Manjavacas, y decenas de monumentos y espacios naturales protegidos. Cuenca es, en esencia, verde y vida y por ello se ha convertido en uno de los destinos preferidos del centro de la península para el turismo natural o ecoturismo.

El Parque Natural de La Serranía de Cuenca cuenta con una superficie de más de 73.000 hectáreas que se extienden a lo largo de once municipios: Arcos de la Sierra, Beamud, Cuenca, Huélamo, Las Majadas, Portilla, Tragacete, Uña, Valdemeca, Villalba de la Sierra y Zafrilla.

Cuenca: Corazón natural

Los pinares dominan el paisaje vegetal, pero también los tilares, las acebedas, las tejeras, quejigares, encinares o sabinares albareso. Asimismo, la zona es particularmente importante para la conservación de la fauna. Entre los mamíferos el Parque sustenta poblaciones de tejón, garduña y nutria, y otros carnívoros como el gato montés. También se ven por este enclave especies de cabra montés, corzo y venado. El alimoche común, el águila real, el halcón peregrino, el búho real, el buitre leonado y el águila perdicera son algunas de las aves que predominan en La Serranía, en cuyos ríos no faltan poblaciones de truchas.

Este Parque Natural cuenta con tres Centros de Interpretación en Uña, Valdemeca y Vega del Codorno. El más grande, el de Tragacete, está a punto de abrir sus puertas después de cuatro años cerrado. Esto dará la oportunidad de incrementar las ya numerosas actividades y talleres que la Junta oferta, según confirma el director provincial de Agricultura, Joaquín Cuadrado. “Hemos empezado un poco más tarde que otras zonas a explotar las posibilidades turísticas de nuestra naturaleza, pero poco a poco estamos consiguiendo cosas y se incrementa el número de visitas. Desde el Gobierno regional estamos haciendo todo lo posible para apoyar todas las iniciativas que se nos plantean. Hay empresas muy interesantes que se dedican a este ámbito y que van a tener un enorme desarrollo en un futuro”.

Cuenca: Corazón natural

RECURSO ESTRELLA

En La Serranía Alta de Cuenca está el Parque Cinegético Experimental de El Hosquillo, uno de los recursos ‘estrella’ y con más tirón del Parque. En 2016 cerca de 19.000 personas pudieron conocer sus encantos y a sus anfitriones: osos, lobos y ciervos, entre otros animales.

Este año El Hosquillo estará abierto hasta el 24 de diciembre. En lo que va de temporada, ya van 2.000 visitas más que la anterior. Para ir es imprescindible realizar una reserva previa. Se puede visitar los fines de semana (sábados y domingos), festivos y la mayoría de los puentes. En la época estival (julio y agosto) se aumenta el número de días de visita. Además, se reservan los martes y jueves durante el período lectivo para visitas de grupos escolares. En función de la época del año en que nos encontremos, los turnos pueden variar, generalmente hay turno de mañana (11:00) y de tarde (16:00), pero se amplían en las épocas de mayor afluencia de visitantes.

El Gobierno regional mejorará el año que viene El Hosquillo y trabaja para impulsar Cuenca como destino turístico natural con proyectos como el Parque Astronómico de La Serranía

El director provincial explica que de cara a 2018 se reforzará la oferta con nuevas actividades y se realizarán diferentes mejoras.

Otros de los grandes atractivos más demandados son el Nacimiento del Río Cuervo, la Ciudad Encantada y Los Callejones de Las Majadas, tan mágicos que incluso han inspirado a más de un director de cine.

Pero hay más. Mucho más. El Arroyo Almagrero o de la Herrería de los Chorros mantiene una de las escasísimas poblaciones de trucha genéticamente pura, raza mediterránea; en la Laguna de Uña viven aves acuáticas singulares como el zampullín chico y la cerceta común; el impresionante Valle del río Escabas, encajonado entre barrancos; el Nacimiento del río Júcar, con espectaculares saltos de agua, como el de la Cascada del Molino, de 20 metros de altura.

Para dejar sin respiración, el Ventano del Diablo y los cortados del Júcar; las profundas aguas de la Laguna del Tobar, tres veces más salinas que al agua del mar; y las Hoces de Beteta y Solán de Cabras.

Para los amantes de caminar entre la naturaleza existe una red de senderos del Parque que contiene 11 rutas aptas para el senderismo y la educación ambiental. Todos ellos están señalizados, existiendo diferentes niveles de dificultad.

Cuenca: Corazón natural

Pero es imprescindible no perderse otros lugares como la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel; la mística Ruta de las Caras en Buendía; el paraje de Las Chorreras, en Enguídanos; Palancares y Tierra Muerta; las Lagunas de Cañada del Hoyo o la Laguna del Marquesado; Muela Pinilla y del Puntal o las Torcas de Laguna Seca. O sitios curiosos como los restos de Gascas de Alarcón, en Olmedilla. Sin olvidar que bajo tierra, la naturaleza también sorprende en Cuenca, como la mina romana de Cueva del Hierro o las de lapis specularis en Torrejoncillo del Rey y Huete. Rincones y parajes que pueden visitarse en cualquier época del año porque cada estación despierta unas sensaciones. Sea invierno o verano la naturaleza conquense sigue latiendo.

Desde la Junta trabajan para seguir impulsando esta tierra como destino turístico con proyectos como el Parque Astronómico de La Serranía, que formará parte de los ‘Destinos Starlight’, aquellos desde donde mejor se avistan las estrellas, u otras propuestas que pasarían por explotar más vías ferratas, aparte de la de Priego, e impulsar el turismo ornitológico, el paleontológico y el gastronómico.