2 de Marzo de 2021 Son las 21:20

Provincia

Provincia

Especial Semana Santa 2020
Campo conquense

Cuenca afronta la mejor campaña de mimbre de los últimos 10 años

Los cultivadores de Cañamares, de donde sale el 80% de la producción nacional y el 90 de la provincial, estiman que este año habrá entre un 10 y un 15% más de producción

Cuenca afronta la mejor campaña de mimbre de los últimos 10 años
Foto: Saúl García
16/1/2021 · Miguel A. Ramón

Entre mediados de noviembre y principios de diciembre daba comienzo la campaña de recolección del mimbre en la provincia de Cuenca. Cultivo que se concentra prácticamente en la localidad de Cañamares, de donde sale el 80 por ciento de la producción nacional y el 90 de la provincial, aunque también se encuentren explotaciones de mimbre en Beteta, Villaconejos de Trabaque y Cañizares. En total, hay dedicadas a este cultivo en torno a 90 hectáreas de terreno.

Los trabajos de recolección se han estado desarrollando a buen ritmo, tal y como confirman productores de Cañamares, si bien indican que en la actualidad, se encuentran parados a consecuencia de las adversas condiciones meteorológicas, como la nieve y el hielo, que están provocando un ligero retraso en el desarrollo de la corta.

EXCELENTES ESTIMACIONES

Una campaña de mimbre, la de este año, que arroja a priori unas buenas cifras, hasta el punto de que se llega a asegurar que “probablemente vaya a ser la mejor campaña de los últimos diez años”. Y es que los cultivadores de Cañamares estiman que la producción final en la zona ronde los 2 millones de kilos, lo que supondría un incremento de entre el 10 y el 15 por ciento con respecto a la anterior temporada.

Detrás de estas excelentes estimaciones está, como es de esperar, una muy propicia primavera. Abel Vindel, productor de mimbre de Cañamares, lo tiene claro: “Ha sido crucial el hecho de que en primavera se hayan registrado bastantes lluvias y, sin embargo, ninguna helada, así como la escasez de tormentas durante el verano. Y eso lo agradece mucho la planta, que no ha sufrido estrés alguno cuando se encontraba en pleno crecimiento”.

Es por ello que el mimbre de este año haya ganado en altura y, según Vindel, esté predominando la vara de entre 2 y 2,20 metros, lo que, como es lógico, se está reflejando en una mayor producción final y, por supuesto, en su mejor calidad. Si bien ésta prácticamente está garantizada por las características propias de la planta sembrada en esta zona, que solo puede verse mermada por una fuerte helada o pedrisco.

En cuanto a los precios, indicar que no han variado en exceso con respecto a la campaña anterior, si bien algunos productores hablan de una caída generalizada de un 10 por ciento como resultado directo del excedente de un 20 por ciento existente en el mercado correspondiente a mimbre de la pasada temporada, que hasta ahora no ha tenido salida, en especial, por la presión que ejercen en el mercado las importaciones desde China.

Y es que, a pesar de tratarse de un mimbre de peor calidad, tienen unos precios más bajos, lo que, sin duda, castiga bastante a la producción nacional, tal y como coinciden en señalar los cultivadores de Cañamares consultados por Las Noticias de Cuenca.

DEMANDA

La mayor parte de la producción de mimbre en la provincia de Cuenca se destina al cerramiento de vallados, sobre todo en el mercado nacional, mientras que el 10% restante va a parar a artesanía, por cierto, también muy castigada por las importaciones asiáticas.

En este sentido, Vindel detalla que la demanda de mimbre para artesanía está experimentando en la actualidad un ligero descenso; algo que no había ocurrido hasta ahora, pese a la pandemia de la Covid-19, entre otros motivos, porque los pedidos ya estaban cerrados antes de la llegada del coronavirus. Sin embargo, en estos momentos, la crisis sanitaria sí está haciendo mella, tanto en el mercado nacional como internacional, puesto que, según explica, no se han podido celebrar muchos mercadillos y ferias de artesanía, lo que ha llevado consigo una caída de las ventas y, en consecuencia, de la actual demanda. De hecho, tal y como detalla, “los artesanos nacionales están realizando pedidos más pequeños, aunque el precio no ha variado prácticamente”.

Una situación que se repite no solo enre los artesanos nacionales, sino también entre las grandes distribuidoras y mayoristas de mimbre europeas, según constata Vindel, que también exporta su mimbre a países como Alemania, Bélgica, Italia y Francia. En su caso, la gran mayoría de los pedidos son de mimbre blanco, el utilizado tradicionalmente para la elaboración de artículos de artesanía, si bien, según recalca, cada vez están apareciendo nuevas tendencias, según el país en cuestión. Así, por ejemplo, habla de que en Italia están demandando mimbre rústico –es decir, sin pelar– mientras que en Argelia hay un gusto especial por el mimbre cocido, conocido como Buff.

Foto: Saúl García
logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información