Más entrevistas: Manuel Bartoll María Rozalén Rayden Jesús Herrada Karmento Marco Antonio de la Ossa Alberto Asensi Pablo Simonet Tian Lara Adrián Verdú Andrés

El arte de hacer joyas y tocados a mano

La belmonteña Gemma González crea piezas de sombrerería personalizadas que vende a través de internet y de su perfil en Instagram @elfrancestallerartístico
El arte de hacer joyas y tocados a mano
Fotos: Ismael Ruiz
29/10/2023 - Paula Montero

Crear joyas y tocados con sus manos. Esto es lo que hace la artesana belmonteña Gemma González Araque, cuyo estudio está en el taller de forja de El Francés, aunque también se la puede encontrar en Instagram en el perfil @elfrancestallerartístico donde publica y saca a la venta sus creaciones únicas.

González, estudió Bellas Artes y más tarde pasó por el Instituto Europeo del Diseño, donde además de completar su formación, se relacionó con alumnos de diseño de moda y de producto, así como con compañeros de Bellas Artes, lo que le sirvió para encauzar su camino. 

Es una artista nata, emprendedora y capaz de dar forma a cualquier pendiente, colgante o prendido para el pelo que le pidan. Y es que, es así como trabaja, a gusto del cliente. Diseña sus piezas desde cero y las personaliza totalmente mediante la combinación de materiales, colores y técnicas. 

Si bien, empezó trabajando el hierro y el acero, por afinidad con El Francés, aunque más tarde se ha abierto camino en el mundo de la plata, el oro, las piedras semipreciosas, los tejidos, plumas y demás abalorios. “Sigo trabajando e investigando técnicas nuevas para mejorar cada día y aprender cosas nuevas, pero siempre busco materiales de calidad, que me respondan bien al trabajarlos y den un buen resultado”, explica.

En este sentido, es necesario tener en cuenta que el proceso de personalización es largo, ya que mantiene una primera cita con la clienta para conocer sus gustos y empezar a trazar las líneas maestras del diseño, toma medidas y por último se encierra en el taller a crear. “La gente viene con una idea, pero siempre intento aconsejarles y guiarles en el proceso para que se lleven una pieza que les favorezca, con la que se sientan agusto y  combine a la perfección con la prenda con la que van a lucirla”, señala. 

Este es el caso de, por ejemplo, novias o madrinas que acuden a su taller para buscar ese accesorio que marque la diferencia en un día tan especial. “Hay ocasiones que traen una joya familiar que quieren incluir en el diseño y yo me adapto a todo”, narra la artesana.

Eso sí, como hay gente que no tiene las ideas claras, Gemma tiene un muestrario para que esa persona llegue a hacerse una idea  e incluso imaginarse el resultado final. 

A parte de esta faceta de diseñora, Gemma es también maestra y le encanta impartir clases de pintura a niños y adultos tanto en el AMPA del colegio de Belmonte como en su propio taller. “Me gusta enseñar desde la base, que mis alumnos aprendan cómo se utilizan los pigmentos, cómo conseguir diferentes acabados. Tienen que aprender experimentando, siendo autodidactas y creando ellos mismos”, apostilla. 

Y es que, cree firmemente que esa es la fórmula para ser artista, algo que ella misma ha puesto en práctica durante toda su carrera profesional. Eso sí, la falta de relevo generacional dificulta la continuidad de este taller belmonteño.