Es noticia en Empresas: Ruta Gastronómica por la Provincia
Comercio

Rebajas con poca expectación y un repunte tímido de ventas

11/07/2017 - Cristina Dolz

Las rebajas ya no son lo que eran. Es la frase más repetida, tanto por comerciantes como por clientes cuando hablan de la tradicional campaña de descuentos veraniegos que acaba de empezar. A diferencia de años anteriores, el motivo de las bajas expectativas por el inicio de este periodo no parece ser la crisis o la caída de ventas generalizada, sino el efecto que tiene sobre los hábitos de compra de los clientes la liberalización de los periodos de rebajas y descuentos que se efectuó hace cinco años.

Este año las franquicias han adelantado a finales de junio las rebajas y han establecido descuentos similares y promociones a mitad de temporada. Medidas que, además de impulsar un consumo más continuo, han acelerado también la aparición de nuevas colecciones.  Este ritmo de ventas e innovación se hace difícil de seguir para los pequeños comercios locales, sobre todo para los dedicados al textil, que siguen manteniendo las fechas de rebajas y temporadas tradicionales.

COMPETITIVIDAD DEL PEQUEÑO COMERCIO
“Al ser una tienda chiquitita en verano solo hacemos unas rebajas del 30% o el 50% en la ropa y luego ya, cuando se nos va acabando el género y llega el otoño, ponemos lo nuevo”, explica Elena Martín, de Como Pez en el Agua. En esto coincide la tienda de moda local Plumetti Boutique, que, además, intenta impulsar las ventas mediante la venta online a otras ciudades y la disponibilidad de tallas algo más grandes que las presentes en las franquicias.

Al contrario que las anteriores, en la lencería conquense La Palma afirman que se ven poco influidos por las dinámicas de las grandes franquicias gracias a ofrecer un tipo de productos diferentes destinados a nichos de mercado muy concretos. “Nosotros tenemos artículos para las personas mayores que no están en otras tiendas, contamos con un público fiel que necesita gente de confianza que le atienda y asesore específicamente, a ellos no les vale con ir a una tienda coger una percha y atenderse solos”, señala Cristina Rubio, dependienta contratada especialmente para la temporada de rebajas y vacaciones.

Precisamente, este tipo de relación con el cliente y la oferta de productos específicos son los elementos que el presidente de la Asociación Provincial de Comercio de Cuenca, José Miguel Bermejo, señala como fundamentales para incrementar la competitividad del comercio local.

“En Cuenca tenemos prácticamente de todo y tenemos algo que no tienen en otros sitios, que es el trato cercano, de confianza y de calidad. En nuestra ciudad puedes encontrar de todo a un buen precio y, por supuesto, ahorrándote el dinero del desplazamiento y de las comidas que se realizan cuando se va fuera de compras. Tan solo tenemos que darnos a conocer un poquito más porque podemos demostrar que tenemos unos comercios modernos y con calidad y precios competitivos”, asegura.

AYUDAS AL COMERCIO LOCAL
Sin embargo, para este período de rebajas, las previsiones de venta en la provincia de Cuenca se sitúan en la misma línea que el año pasado. “No se espera que se disparen porque la recuperación del consumo no ha llegado a la provincia como nosotros deseamos, pero tampoco se espera que bajen porque parece que ya ha pasado lo peor de la crisis económica”, afirma Bermejo.

Esta sensación es compartida por la mayoría de comercios entrevistados y algunos de ellos consideran que sería interesante establecer ayudas al comercio local desde las instituciones o las asociaciones de comercio, “ya fueran económicas o de otro tipo, como campañas de promoción”, comenta Cristina Rubio. Bermejo señala al respecto que el comercio local ya tiene algún apoyo por parte del Ayuntamiento, Diputación y Junta de Comunidades, aunque no especifica efectos concretos de estas, y añade que desde la Asociación apuestan por “trabajar para la realización de un centro comercial abierto en el centro de la ciudad con comercios modernos, cercanos y de calidad que dinamizarían la zona”.

EL GASTO MEDIO RONDARÁ LOS 30 EUROS
La media de gasto prevista por la Asociación Provincial de Comercio de Cuenca para las rebajas de verano es menor que la de las rebajas de invierno y se aproximará a los 30 euros por persona, cantidad por debajo de la media nacional. “Conceptualmente, quizá por el clima o por las vacaciones no existe este concepto de mayor consumo que sí existe en invierno”, afirma Bermejo.

En sintonía con este dato, tampoco se prevén grandes contrataciones de personal en la provincia con motivo de las rebajas, a pesar de que a nivel nacional si se espere un aumento respecto al año pasado.

Así lo expone la empresa de recursos humanos Adecco, que vaticina un 7% más de contrataciones nacionales y sitúa a Cuenca como la 4ª provincia española que menos empleo creará por las rebajas de verano.

Y es que en Cuenca las contrataciones en campaña de verano en el pequeño comercio son casi inexistentes. Si acaso alguna sustitución de vacaciones y poco más. "Las contrataciones quedan para los grandes almacenes y empresas de logística, pero en Cuenca no tenemos muchas empresas de esta medida por lo que nuestra incidencia en el empleo es pequeña. Nuestro mérito es otro y es que el pequeño comercio, salvo cierre, suele tener empleo estable", concluye Bermejo.