Es noticia en Deportes: Universidad de Castilla-La Mancha Fútbol Ayudas al deporte Piragüismo Triatlón

Desafiando la gravedad

El pole dance, una disciplina cuya popularidad va en auge, encuentra su hogar en Cuenca para ejercitar el cuerpo, pero también la mente
Fotos: A.D.V.
09/11/2023 - Alejandro del Valle

Fuerza, flexibilidad, coordinación y resistencia, pero también gracilidad, musicalidad y una fluidez que asombra. El pole dance es una completa disciplina que en los últimos años ha ganado una enorme popularidad y que encuentra su hogar en Cuenca gracias al Espacio Pachamama, que entre las distintas modalidades que ofrece, cuenta con el honor de ser el único emplazamiento donde se enseña.

El pole dance es un deporte-arte practicado en una barra vertical fijada al suelo. Giros, figuras y distintas coreografías adornan esta disciplina de la que se registran datos que se remontan a 250 años atrás. A cargo de las clases en el Espacio Pachamama se encuentra Ana Crespo, que enseña tanto a grupos de iniciación como de nivel avanzado.

La joven profesora, al no poder practicar deportes de contacto debido a una lesión en el tobillo, se decantó por la barra vertical que tanto le había llamado la atención en películas y videoclips. Hace cinco años salía “extasiada” de su primera clase viendo cómo su profesora flotaba en el aire, y hoy día es ella quien asombra a los demás. Cuando llegó a Cuenca desde Madrid –donde hay muchos centros donde se enseña–, no dudó en contactar para traer esta disciplina aquí.

Se podría decir que el pole dance tiene una pequeña barrera de entrada, que son los primeros meses. “No tienes agarre de manos ni de pie, duele porque supone un contacto directo con la piel y te tienes que hacer al callo”, explica Ana, quien anima a superar esta adaptación, ya que encontrará una preciosa afición.

 

DEPORTE Y ARTE

A simple vista, esta disciplina recuerda tanto al deporte –calistenia o gimnasia artística– como al arte –baile y coreografías–. En el apartado físico, a pocos les quedarán dudas de su exigencia en cuanto vean tan solo un par de movimientos: salta a la vista la gran fuerza, flexibilidad y coordinación que se puede llegar a requerir y desarrollar, así como la correcta técnica para llevar a cabo los agarres tanto en la barra fija como en la móvil –siendo esta modificable dependiendo de lo que busque el bailarín o bailarina–. Ana añade que se necesita trabajar todo el cuerpo, sin olvidar así el tren inferior: “Si tienes fuerza de brazos pero las piernas te cuelgan, no vas a conseguir nada”, cuenta. En cuanto a la técnica y la destreza de los movimientos, la clave no es otra que la práctica, puntualizando que la memoria muscular tiene un papel importante.

Pero el arte también se abre su hueco, y es que sin duda se busca un componente plástico a la hora de realizar los movimientos. “No es solo hacer el ejercicio, sino que también intentamos que sea bonito y armónico. Tampoco es la perfección lo que se busca, pero sí que se vea etéreo y estético”, transmite la profesora.

 

Tanto tren superior como inferior se trabajan en el pole dance, un ejercicio muy completo que se conjuga con la musicalidad de las coreografías y figuras

En lo referido a este deporte, toca derribar también desafortunados y poco infundados clichés que lo relacionan automáticamente con bailes eróticos. Si bien está asociado a ello, no tiene por qué serlo, y el deporte ha conseguido alejarse de la mirada cosificadora y machista de ciertos sectores. “Puede ser erótico si queremos que lo sea, pero es un deporte abierto a todas las interpretaciones y visiones. Esto ha ayudado a quitar el estigma y que mucha gente se anime a hacer pole dance”, cuenta Ana.

 

LIBERACIÓN DE CUERPO Y MENTE

Los incontables beneficios del deporte se presentan también en el pole dance. Desde luego, hay quien consigue desconectar y olvidarse de todo cuando se funde con la barra. “Me da una libertad muy grande, la de sentir que puedo volar y salir con esa sensación de satisfacción cuando veo que puedo conseguir las cosas”, cuenta Ana.

Además de esta válvula de escape, también sirve para superar límites y miedos, añade Tamara, ya que estos los establece la persona, por lo que aprecia cada obstáculo superado. “Quería ver hasta cuánto eres capaz de controlar tu propio cuerpo”, cuenta. Desde luego, tanto ejercicio físico también repercute en el cuerpo. “En la resistencia es donde más lo noto, el primer día no me podía levantar”, recuerda Noelia entre risas, siendo hoy capaz de hacer muchas figuras que antes veía poco accesibles.

 

 

El pole dance consiste en realizar giros, figuras y coreografías en una barra vertical fijada al suelo. El único límite lo pone la propia imaginación

 

ACCESIBLE PARA TODOS

A menudo, el pole dance va acompañado de barreras ‘autoimpuestas’ que hacen que mucha gente sea reticente a empezar en el mundillo. Las practicantes insisten en que esta de una disciplina apta para todos los cuerpos y géneros, ya que el límite lo pones tú mismo. “Queremos que se quite también el estigma de que es solo para gente de un determinado cuerpo físico, sino que es para todo el mundo. Creo que por eso tiene tanta popularidad: cuando lo pruebas, ves que no es igual a lo que creías que era”, asegura Ana, que además se congratula del gran auge que está viviendo el pole dance en los últimos años a través de Internet y las redes sociales.

Coinciden Tamara y Noelia, dos de las alumnas de pole dance en el Espacio Pachamama con esta visión abierta del pole. Aunque pueda resultar algo complicado de primeras, explican que las clases se ajustan a la capacidad y necesidades de cada uno, por lo que se trata de un deporte accesible en el que empezar poco a poco, además de estar acompañado de un ambiente de confianza entre alumnas y alumnos. 

Ana destaca por otra parte que alrededor del pole dance se forma una bonita comunidad donde practicantes de distintos deportes o artes, cada uno con su nivel y estilo, ponen cosas en común y comparten consejos entre unos y otros. “Animo a la gente a que venga sin prejuicios, con muchas ganas de pasárselo bien y de ponerse en forma de una manera diferente”, concluye.

 

EL POLE DANCE, EN PLENO AUGE DURANTE LOS ÚLTIMOS AÑOS

i hace unos años el pole dance era una práctica muy desconocida, el panorama ha cambiado, ya que ahora goza de mucha más visibilidad gracias a Internet, que es precisamente la forma en la que se introdujo Noelia.

Hoy en día existen incluso las competiciones oficiales de pole dance, y el deporte ha crecido tanto que se baraja muy seriamente como disciplina olímpica para 2028 o 2032.