Es noticia en Cultura: Festival de Novela Negra Casas Ahorcadas Estival
Literatura

Un libro solidario para ayudar a las personas afectadas por ELA

Miguel Ángel Santamaría Megía presenta su primera novela, 'El Escuadrón de los Alanos. De Cuenca a Flandes', cuyos beneficios irán a Bikers por la Esclerosis Lateral Amiotrófica
Un libro solidario para ayudar a las personas afectadas por ELA
Foto: Saúl García
09/03/2024 - Dolo Cambronero

Miguel Ángel Santamaría Megía (Tarancón, Cuenca, 1980) se ha estrenado en el mundo de la literatura con el libro con fines benéficos El escuadrón de los Alanos. De Cuenca a Flandes. Parte de los beneficios de la obra, que cuenta la historia de unos soldados conquenses que combatieron contra el ejército francés en el siglo XVI, se destinarán a la asociación Bikers por la ELA, que trabaja con los afectados por la Esclerosis Lateral Amiotrófica.

Los hechos y personajes históricos se entremezclan en la novela, de la que se han editado 300 ejemplares, con otros ficticios y vivencias personales del propio autor, que en la actualidad es guardia civil aunque anteriormente estuvo en el Ejército. El autor bebe precisamente de su experiencia como militar en Kosovo, durante las labores de pacificación de la zona en las que participó, para trazar una trama que parte de la visita de Julián Romero, maestre de campo de los Tercios de Flandes, a la Cuenca de la época. La admiración que despertó en los chavales hizo que un grupo de amigos se alistaran para ir a combatir a Flandes aunque, antes de partir, tienen un percance con un esbirro de la Inquisición y el suceso les perseguirá para siempre.

En la novela cobra especial relevancia la profesión de herrador, antiguo oficio de Santamaría Megía en el Escuadrón de Caballería. “En aquellos tiempos era considerado un arte, como la cetrería, el esgrima… En el libro se dan explicaciones muy detalladas de este trabajo y se da cuenta de la importancia que tenía porque un jinete en un caballo mal herrado eran dos cadáveres”, asegura el autor.   

El autor va a donar un tercio de los libros a la asociación Bikers por la ELA. El escritor presentará la obra y hará entrega al colectivo de un centenar de ejemplares este sábado 9 de marzo en el evento de presentación del club motero Rebels Jefatura Riánsares Tarancón, que ha sido impulsada por el hermano de Santamaría, Julián –es el presidente–, y por él mismo. 

El acto será en una finca próxima al santuario de Riánsares e incluye una comida solidaria, una sesión con DJ, sorteos y la actuación del grupo conquense La Banda del Cran, entre otras actividades.

Por otro lado, el autor también tiene previsto presentar la novela el 1 de mayo en el marco de la Feria del Libro de Cuenca y dará una charla el 23 de abril en el instituto de Cañete.

“No me considero escritor. Eso es una palabra con mayúsculas”, quiere puntualizar el autor, que relata que antes de esta novela apenas había creado algún poema, aunque el libro ha quedado finalista de los premios Letrame, que se entregarán en abril. 

Fue durante la etapa más dura de la pandemia, en la que el personal sanitario lidió “una auténtica guerra en primera línea frente a lo desconocido y sin medios, una situación en la que normalmente se ve a los militares y a la Guardia Civil”, cuando decidió que en el momento en que las cosas empezaran a mejorar honraría a este colectivo, especialmente por una muy buena amiga suya que es enfermera. “Dieron el do de pecho y no bajaron los brazos. Y yo dije que tenía que hacer un homenaje cuando todo pasara”, recuerda ahora. “Aunque no podremos nunca agradecer todo lo que hicieron por nosotros”, subraya.    

Y en marzo de 2022 se puso a escribir la novela aunque la trama fue creciendo hasta tal punto que lo que iba a ser un libro aspira ahora a convertirse en una trilogía. El escuadrón de los Alanos. De Cuenca a Flandes, que ha salido al mercado a mitad de febrero, es la primera parte de esta historia en la que se narra las aventuras de estos soldados 

El autor confía en poder publicar el próximo año la segunda parte, que ya está muy avanzada. En este caso, se destinará parte de la recaudación a los afectados por el síndrome de Duchenne. “Escribo a golpe de inspiración”, cuenta el taranconero, que confiesa que a veces está haciendo deporte u ocupado en otros menesteres cuando se le ocurren ideas y las graba en el móvil para no olvidarlas con el fin de que la historia de Miguel Lobero y su escuadrón vaya creciendo.