23 de Octubre de 2020 Son las 4:30

Cultura

Cultura

Especial Semana Santa 2020
Arte

Cósimo, una experiencia lúdica para educar y fomentar el arte

La iniciativa pretende facilitar el acceso igualitario de todas las personas al arte gracias a la mediación artística y la educación cultural durante experiencias participativas y lúdicas

Cósimo, una experiencia lúdica para educar y fomentar el arte
Eva Guzmán y Rodrigo Díaz, promotores de Cósimo//Foto: Saúl García
12/10/2020 · Paula Montero

El conocimiento y la educación sobre arte ha sido una cuestión que hasta hace no mucho tiempo estaba reservada a una élite, aunque en la actualidad la situación ha cambiado hasta conseguir que cualquiera pueda acceder al arte, pero todavía no todo el mundo comprende ni aprecia lo que tiene delante de sus ojos.

Con la aparición de la figura del mediador cultural esta situación ha cambiado y gracias a su labor facilitan el aprendizaje de las personas gracias a una experiencia lúdica y participativa que genera debate y despierta el espíritu crítico de quienes acuden a un museo, exposición o cualquier expresión artística.

Papel que desarrollan en Cuenca Eva Guzmán y Rodrigo Díaz con su proyecto ‘Cósimo Arte y Mediación (En) Mutación’, proyecto que ha sido seleccionado y reconocido por el Programa Semillas desarrollado por el Centro Joven y el Ayuntamiento de Cuenca.

Una pareja que pretende acercar las manifestaciones artísticas a todos los públicos a través de una educación no formal y experimental para cubrir las necesidades que van más allá de descubrir un museo.

Una idea inspirada en un personaje de la novela El barón rampante de Italo Calvino que se revela contra las normas y toma la decisión de mirar la vida desde otras perspectivas que le rodean. Y es que Guzmán y Díaz plantean actividad educativa que se sale de lo común, de lo que está normalizado.

Ambos forman un tandem que trabaja con entidades en colaboración con asociaciones y colectivos para dar a conocer el mundo artístico adaptado a las necesidades de cada coletivo. “No es un proyecto para un colectivo, se trata de trabajar con ellos para cubrir sus necesidad y sumarles conocimiento”, destacan.

Plantean encuentros multidireccionales donde esperan la participación de los asistentes para aprender unos de otros, porque “el público está acostumbrado a ir a un museo y escuchar un discurso, pero nosotros esperamos hablar con ellos porque siempre se puede aprender del bagaje de otra persona”, apostillan. Por tanto, fomentan la educación colectiva.

Su objetivo principal es crear un tejido y una red de colaboración para que poco a poco se entienda y se conozca que hay diversas maneras de educar sobre arte.

Además, esperan que sus actividades se conviertan en un reclamo para las familias porque con esta experiencia se generan vínculos que pueden llegar a unirlos. Del mismo modo que les interesa la intergeneracionalidad para desarrollar la convivencia y el conocimiento entre personas de edades variadas, porque así se pone en valor el conocimiento de nuestros mayores y se comprenden las necesidades de los más jóvenes.

También les resulta interesante mezclar a desconocidos de diferentes rangos de edad para no solo aprender sobre arte sino también redescubrir valores que a veces parecen perdidos. “El arte es la excusa perfecta para descubrir el mundo y conseguir otros objetivos como, por ejemplo, que personas muy dispares acaben conociéndose e interactuando”, explican.

"El arte es la excusa perfecta para descubrir el mundo y conseguir objetivos como, por ejemplo, que personas muy dispares acaben conociéndose e interactuando"

FORMACIÓN DEL PROGRAMA SEMILLAS

Gracias al apoyo del Programa Semillas han conseguido aprender especialmente sobre estrategias de formación empresarial para dar valor al servicio que ofrecen y tener la capacidad de ofertarlo a distintas entidades.

“Nos han enseñado a creer en nuestro proyecto y tenemos que dar las gracias a Juán Lázaro, Teresa Jular y Julio Pareja por ello”, comentan.

BELLAS ARTES

Cuenca continúa viviendo de las rentas artísticas de Zobel o Cruz Novillo según el punto de vista de Eva Guzmán y Rodrigo Díaz algo que frena la relación de la ciudad de Cuenca con los jóvenes talentos que surgen de la Facultad de Bellas Artes del Campus de Cuenca. “Las instituciones locales no pueden estar separadas de la formación. Parece que la Facultad de Bellas Artes es una nave espacial y debería haber un flujo artístico constante en la ciudad”, reiteran.

Sin embargo, están convencidos de que hay ganas e interés por parte de los jóvenes para eliminar este estancamiento artístico porque su mayor reto es conseguir que se valorara el trabajo cultural de todos para hacer más fuerte el tejido educativo y cultural de la ciudad para conseguir acortar la distancia entre el público en general y las manifestaciones artísticas más actuales y novedosas que existen en Cuenca.

Temas relacionados:
ArteCósimo
logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información