Es noticia: Balonmano Baloncesto Política Diputación de Cuenca Fútbol ASAJA Cuenca Voleibol
Santa María del Campo Rus honra a Jorge Manrique

Santa María del Campo Rus honra a Jorge Manrique

22/04/2023 - Miguel Romero

Uno se siente estupendamente bien cuando la historia de nuestro rico pasado provincial, vuelve a ser protagonista de otro nuevo acto cultural. Y eso lo hará posible Santa María del Campo Rus, recreando con su campamento medieval los tiempos difíciles en los que Castilla se vio envuelta en una guerra fratricida por el poder y la vida.

La guerra civil castellana, entre los partidarios de Isabel de Trastámara –Isabel la Católica en la historia- contra los partidarios de su sobrina Juana La Beltraneja, hija de su hermano Enrique de Trastámara, asoló las Tierras de Cuenca, especialmente aquellos lugares poderosos vinculados al marquesado de Villena.

Castillo de Garcimuñoz, poderoso enclave, junto a Alarcón, patria del Señorío de los Ruiz de Alarcón y Santa María del Campo Rus, lugar donde se ubicase en campamento castrense, y algunos otros lugares de esa comarca, sintieron el fuerte peso de la batalla, dilucidando alianzas, pactos, estrategias y enfrentamientos a los pies de sus murallas.

Sin duda, Belmonte, patria del primer marqués de Villena, Uclés, emporio santiaguista, La Almarcha, Villaescusa de Haro –tierra de obispos- y otros lugares de esta comarca manchega también dilucidarían su suerte entre los avatares de un tiempo en el que las Artes, Letras y Músicas confabulaban con armas, batallas e intrigas palaciegas.

Esta razón ha hecho que el Ayuntamiento de Santa María del Campo Rus apueste con la ubicación de un campamento recreado en tiempos modernos, gracias a las Asociaciones de Conca y Caballeros de Al-Basit, poniendo en valor las excelencias históricas de un pasado que el Triángulo Manriqueño vuelve ofrecer con su excelente organización. Este fin de semana, un elevado número de actividades completarán ese ambicioso programa en el que la II Ruta Nocturna por el Señorío de Santa María, la magia para niños y mayores, la presentación del comic “Manrique, pluma y espada”, la actuación musical de la Rondalla de Santiago Rubio, los premios al concurso infantil de dibujo, la puesta en escena de un campamento militar con muestras didácticas de costura, telares, bestiarios, vestimentas, tintes, manejo de espadas y recreaciones medievales, nos traerán al siglo XV para reconvertir nuestra modernidad en base de una historia que nos ha hecho sentir la grandeza y el espíritu de superación.Una nueva apuesta de este Triangulo Manriqueño que generará las expectativas de todos cuantos allí puedan acercarse para disfrute de todos los innumerables actos.

“Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte…” Aquí, Jorge Manrique dio su último suspiro en vida y aquí dejó esas Coplas en el sentimiento de su tradición como historia.

Da igual si en este lugar hubo antes romanos y después moros, aludiendo a ese nombre primitivo de Barrachina, tal vez después los cristianos que allanaron campo hacia Alarcón, dominaron el valle e hicieron lugar con iglesia en honor de Santa María, asentado en ese Campo y dándole el topónimo que ahora blanquea, pues es lugar de buen caminar, de buen estar y de buen servir.

Después, la casilla de Moya, la casilla Patina y la casilla Ortega aglutinó población a principios del XX, despoblados en otros tiempos y herederos de los primitivos, tales como ese de Pedernales o el de Torre Horcajada, donde la población inició villazgo, una vez que el propio Juan II donase este lugar con toda su jurisdicción a un tal Pedro González del Castillo, primer señor que fuera de las villas de Santa María del Campo y de Santiago de la Torre, ahora en el término de San Clemente. Este tal Pedro, era hijo de Alfón Martínez del Castillo, nieto por tanto, de aquel Clemente Pérez de Rus, el que fuera el creador de la gran villa renacentista sanclementina.

Así que, amigos, acérquense a este lugar a partir de mañana y disfruten de historia, cultura y hospitalidad de sus buenas gentes. Enhorabuena también a Conca por su constancia en estar haciendo que el valor de nuestro pasado medieval tenga siempre actualidad y razón de ser.