Es noticia en Provincia: Accidente de tráfico Comercio Juzgados Reto demográfico Defensa Personal Monasterio de Uclés Becas Obras Agroalimentación
Inclusión laboral

La inclusión laboral, una tarea imprescindible en la sociedad

Gracias al programa puesto en marcha por la entidad de empleo de la Fundación ONCE se han firmado 138 contratos en toda la provincia, 81 en la capital, desde 2019
La inclusión laboral, una tarea imprescindible en la sociedad
Foto: Saúl García
18/07/2023 - María Valverde

Trabajar para lograr la inclusión en la sociedad. Ese es el objetivo marcado por Inserta empleo, un proyecto que impulsa la incorporación de personas con capacidades diferentes al mercado laboral.

Almudena Bueno es una de sus usuarias. Ella disfruta de una oportunidad gracias a la entidad. Después de experimentar un derrame cerebral en 2012, su vida cambió. Sin embargo, a pesar de esta transformación, su actividad como profesional no ha decaído. Ahora tiene un contrato de seis meses con Fundace CLM. Comenzó el pasado 28 de abril y, en este tiempo, tanto ella como la entidad están satisfechos. Su puesto actual  es posible gracias a la subvención del Fondo Social Europeo. 

Bueno presta medidas de apoyo a dos personas que también han sufrido una merma similar a la suya. Está a caballo entre Cuenca capital y Tarancón como auxiliar. No fue sencillo empezar a trabajar con personas con su misma condición. “A mí al principio me costaba. Ahora no. Estoy a gusto con las con las dos personas que tengo”, explica. La razón por la que de primeras le resultó difícil fue entender que ella misma también podría haber llegado a ese estado tras sufrir el accidente cerebrovascular. “Me podría haber visto así”, añade. 

Bueno asegura que cuenta con apoyos familiares. Ella es de la capital española, pero se trasladó a Cuenca hace cinco años a causa de su estado de salud. “Me dolía muchísimo la cabeza en Madrid con toda la contaminación. Nos vinimos a vivir a Cuenca. La verdad que se está mejor, hay mucha más calidad de vida”, cuenta. No es la primera vez que es beneficiaria de los servicios de esta iniciativa. Recibió orientación laboral y un puesto de trabajo antes de su partida. Finalmente lo rechazó por motivos personales. “Eso fue una decisión mía porque nos teníamos que venir a Cuenca”. 

Bueno trabaja a jornada completa y, en su día a día, lleva a cabo el seguimiento continuado de los afectados, una labor que incluye como mínimo seis visitas anuales. Ella también se encarga de detectar las necesidades de los pacientes, acompañar a la persona cuando la situación lo requiera y comunicar a la fundación acciones desfavorables para proteger los intereses de los atendidos. Actualmente estudia una oposición, pero no descartar volver a los servicios de Inserta Empleo una vez finalizado su contrato en octubre. Ve con buenos ojos  este proyecto de inclusión laboral.  “Desde que sufro la discapacidad, la verdad, no me ha faltado mucho el trabajo, pero es cierto que hay gente a la que le cuesta muchísimo más encontrarlo”. Bueno cree que su formación tiene mucho que ver en esta facilidad para mantenerse en el mercado laboral. Considera que “es esencial que estas entidades existan sí o sí”, asegura. “Hay que ayudar un poco”, sostiene. 

“Hay gente con discapacidad a la que no contratan por esta condición. Creo que todavía hay bastante trabajo por hacer”

Almudena cree que aún queda mucho para construir una inclusión real. “Hay gente con discapacidad a la que no contratan por esta condición. Creo que hay todavía bastante  trabajo por hacer”, asegura. Bueno considera que dentro del colectivo los que más dificultad tienen para acceder a un puesto son aquellos con una diversidad funcional intelectual o una enfermedad mental. “Lo tienen muy complicado para para encontrar trabajo debido al estigma que hay”, sostiene. 

 

LA INSERCIÓN EN DATOS

Cuenca acumula a nivel de provincia 138 contratos a personas con capacidades diferentes desde que comenzó el programa actual de Inserta Empleo en 2019, un proyecto que ha abarcado cuatro años.La capital registra 81. Son 247 los centros de trabajo provinciales que han tomado parte de esta iniciativa y 125 locales. 

La iniciativa también ejerce labores de formación con un total de 362 alumnos en los 26 cursos impartidos en la provincia y 63 en los 24 ofrecidos en la ciudad. A nivel de comunidad se han logrado en 2022 1.100 contratos y cada año orientan alrededor de 2.000 personas. Hay seis oficinas técnicas en la comunidad. La más reciente es la de Cuenca, en la calle Fray Luis de León. Esta apuesta ha supuesto un cambio de paradigma en positivo. “Hay mucha diferencia”, apunta Carlos Hermida, director regional de la entidad. “No teníamos a técnicos específicos en la provincia”, explica. Desde la organización valoran el perfil de cada usuario para que  “perdure en la empresa todo lo máximo posible”, detalla.

La nueva oficina en Cuenca supone un gran paso para los conquenses con capacidades diferentes y un avance más hacia su  integración en la sociedad.