Es noticia en Cultura: Arte Convocatoria subvenciones Reto demográfico publicaciones
Fotografía

Luis del Castillo busca lo bonito en el deterioro de Cuenca

Este fotógrafo y ceramista dota de una estética artística a edificios abandonados de la capital y La Melgosa. La muestra puede contemplarse hasta el 30 de noviembre en el Centro Cultural Aguirre
Luis del Castillo, junto a dos de sus obras de una fachada abandonada en Fray Luis de León. Foto: G. D.
14/11/2018 - Gorka Díez

Aunque sobre todo es conocido como ceramista, la fotografía fue hace años el principal sustento económico de Luis del Castillo (Cuenca, 1955), que trabajó como fotoperiodista para medios de comunicación como los desaparecidos Diario de Cuenca y El Día. Y aunque hará ya dos décadas que decidió centrarse en el oficio de su padre, nunca ha abandonado del todo la fotografía. “Tengo como 300 cámaras de fotos, algunas muy antiguas, de principios del siglo XX, y siempre llevo una conmigo”, cuenta.

Su gran “afición” le ha llevado a realizar, durante los últimos tres años, las cerca de 60 imágenes que componen la exposición ‘_Fotografía’, que hasta el 30 de noviembre se puede contemplar en el Centro Cultural Aguirre dentro del ciclo ‘Excelencias’ de Días de Arte Conquense.

Se trata de imágenes de Cuenca capital y La Melgosa protagonizadas por fachadas desconchadas, persianas rotas, buzones por los que parece haber pasado un huracán, grafitis, cables a la vista o puertas con chapas; un retrato de la falta de mantenimiento que padece la ciudad que, no obstante, Del Castillo no denuncia, sino que trata de aprovecharla buscando una estética en el abandono general.

“Conforme está la ciudad de sucia vayas por donde vayas, lo que he intentado es sacarle una parte un poco más artística, con detalles que, aunque sean de desconchones quedan estéticamente bonitos”, explica.

Entre las fotografías más llamativas destacan cuatro imágenes de un inmueble que lleva más de una década abandonado en la calle Fray Luis de León, esquina con el Paseo de los Tintes. Fotografías tomadas a lo largo del tiempo que demuestran los cambios que ha sufrido su fachada, ninguno de ellos para su rehabilitación integral sino meros parches para, básicamente, dificultar el acceso de los vándalos al inmueble. Así, en la primera aparece el edificio con dos puertas, en la siguiente con una de ellas tapiada y en otra con ambas puertas cerradas a cal y canto. Igualmente, con el tiempo cambian los grafitis y dibujos.

El lamentable estado de este inmueble le da pie a Castillo a reivindicar que se permita realizar proyectos artísticos en algunos espacios abandonados de la ciudad. “En Málaga el Ayuntamiento tiene espacios sin uso con placas de metacrilato en los que permite realizar obras artísticas. Aquí también se podrían ceder: sería una oportunidad para muchos y el resultado quedaría mejor que toda la gorrinería que hay ahora”.

arte en libertad

Las imágenes que conforman ‘_Fotografía’, cuenta Del Castillo, han sido realizadas con absoluta libertad, pues “esto no es algo que haga por necesidad, para ganarme la vida, ni tiene la venta de la pintura o la cerámica, con lo cual puedo hacer las fotos que me dé la gana. Y si no gustan, no tengo que justificarme ante nadie”, considera. Sí reconoce que hubiera estado bien imprimir alguna de las fotografías en grandes dimensiones, porque “hubiese ganado muchísimo”, pero “se habrían disparado los costes”.

la revolución digital

Preguntado por la revolución que en los útlimios años han tenido las cámaras fotográficas, sobre todo gracias a ese cambio de la cámara analógica a la digital, lo considera positivo. “Antes tenías un carrete que te limitaba a 36 fotografías, con lo que había que ajustar mucho las fotos: las que hacías tenían que valer. Pero ahora puedes llevar 3.000 fotos en la tarjeta y las cámaras disparan además como una ametralladora”.

Esto, unido a la calidad de las imágenes, permite que al menos “la mayoría” pueda ser fotógrafo. “Hacen falta pocos conocimientos para sacar una buena imagen. Y si te falta algo luego lo puedes arreglar en el ordenador de manera mucho más fácil que antes en un laboratorio con la ampliadora y el negativo”. En el caso de las imágenes de ‘_Fotografía’, eso sí, asegura no haber retocado nada: son los colores del deterioro de Cuenca.