1 de Diciembre de 2021 Son las 20:02

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca


19/11/2021

Violencia de género

El año pasado 45 mujeres fueron asesinadas en España por sus parejas y exparejas, 10 menos que en 2019. Esa tendencia a la baja abría una puerta a la esperanza acerca de que 2021 fuera mejor, pero no ha sido así. En lo que llevamos de año son ya, de momento, 37 las mujeres que han muerto y todavía quedan algunas semanas para acabar con estos doce meses terribles. Además, 24 menores han quedado huérfanos y dos fueron asesinados por sus progenitores, fruto de lo que se conoce ya como violencia vicaria, otra execrable expresión de una lacra que ya se ha cobrado 1.118 víctimas mortales desde 2003. El peligro de morir a manos de un ser querido no sólo se centra ya en la pareja; la degeneración mental de la persona maltratadora se acentúa y pone el punto de mira sobre los más inocentes para incrementar el daño de la venganza. ¡Cuántas veces nos hemos preguntado con pavor qué puede pasar por la mente de un padre o una madre para quitar la vida a quienes en su día se la dieron con amor e ilusión.... y no hemos hallado respuesta!

Son tristes cifras que sin duda se recordarán este 25 de noviembre, durante la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género, una efeméride que viene con una denominación demasiado optimista, porque qué más quisiéramos todos que durante esa jornada fuera eliminada definitivamente una de las grandes plagas de nuestro tiempo. En todo el mundo se desarrollarán concentraciones, se realizarán muchas actividades y se leerán manifiestos. Pero, por desgracia, asistimos a los tristes números que llegan cada año, por lo que es necesario dar un impulso más para erradicar esta lacra presente en todos los estratos sociales, por lo que es difícil vincular un detonante en estas conductas propias de salvajes. Quizá exista un componente genético que convierta a una persona en un animal feroz cuando recibe ciertos estímulos, o la violencia de género sea fruto de una reacción incontrolable y demente ante la pérdida de lo que erróneamente se considera una posesión, algo que se resume muy bien en aquel triste adagio de “la maté porque era mía”.... Algunos defienden que la chispa asesina puede encenderla un oscuro efecto llamada ante la divulgación que se hace de este tipo de sucesos. Se trata de la siniestra afirmación “voy a salir en los papeles”, que en muchas ocasiones se imprime a fuego en la mente del asesino. Hemos podido comprobar cómo algunos de estos criminales se han sentido reconfortados porque su cara y sus lamentables hechos han ocupado portadas de periódicos y han abierto telediarios. Esto es algo que quienes informamos debemos tener muy en cuenta. La violencia de género no debe despertar ni explotar el morbo porque resulta muy triste hacer negocio con el dolor ajeno, porque podría alimentar horribles pasiones en aquellos que, en un momento dado, no dudan en matar a los que aman o alguna vez han amado, porque las familias y los allegados de las víctimas no deben sufrir más de lo que ya han sufrido.

La solución parece ser pues muy difícil y no parece que pueda llegar a corto plazo. Sin duda podría atenuarse esta lacra con un sistema de protección social que garantice a las víctimas de la violencia de género tanto una protección efectiva como la posibilidad real de labrarse una nueva vida empezando de cero lejos del terror. A lo mejor se reduciría gracias a una cobertura mesurada de los sucesos por parte de los informadores. Y seguramente el final pueda pasar también por un sistema educativo que, de forma muy temprana, enseñe que la vida humana es el tesoro más preciado, que nadie puede poseer a nadie porque las personas sólo se pertenecen a si mismas.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información