14 de Agosto de 2022 Son las 23:26

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Teresa Navarro Zamora

Teresa Navarro Zamora


6/8/2022

La espada de Damocles sobre Villar de Cañas

Cuenta la leyenda que Damocles, un cortesano excesivamente adulador y envidioso de las riquezas de Dionisio ‘el viejo’ de Siracusa, se encontró, en un cambio de roles que tanto había deseado, con una espada pendiendo de su cabeza, solamente sujeta por una crin de caballo.

No le compensaron entonces todas las viandas y lujos a su alrededor, con la incertidumbre de vivir permanentemente bajo una amenaza silenciosa y con la seguridad de que llegará el día en que caiga sobre él.

La historia ilustra bien la situación generada tras la elección, allá por finales de 2011, de la localidad conquense de Villar de Cañas como localización del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Residuos Nucleares; una de las primeras decisiones del Gobierno de Mariano Rajoy, y pocos meses después de que Cospedal asumiera la presidencia de la Junta.

Todo un regalo envenenado, una espada pendiendo de toda la provincia, que nos ponía en el mapa de la energía nuclear en España. La promesa de inversiones millonarias, de la generación de cientos de puestos de trabajo directos e indirectos, de servicios, negocios y florecimiento económico y poblacional hicieron a mucha gente apoyar el proyecto, al que vieron (y ven) como una tabla de salvación. Y sin embargo, cabe preguntarse ¿de qué? O más bien, ¿a costa de qué?

Nos hemos acostumbrado en España a macroproyectos de distinto tipo que prometen convertir la zona y a sus habitantes en un paraíso de dinero. Del mismo modo, nos hemos habituado también al abandono de los mismos, después de crear rápidas expectativas que bajan en poco tiempo como la espuma.

La prosperidad de nuestros pueblos no depende de quién nos promete, sino de quién hace y de quién gestiona con responsabilidad desde el presente para el futuro. Depende de nuestras fuentes de riqueza, la agricultura y ganadería conquenses, el turismo, y todos los empleos que se generan de ellos; de que nunca se pueda dudar de la calidad de nuestros productos y de que esta nunca cambie.

Tiene que ver con que podamos vivir y dejar a las generaciones futuras una tierra libre de contaminaciones, también de ‘posibles’ contaminaciones. Depende de asegurarnos vivir en un entorno seguro, limpio; una tierra que atraiga y fije población por su calidad de vida y bienestar, en la que se invierta en servicios públicos y se maximicen sus posibilidades, en vez de cerrar los ojos y cruzar los dedos, confiando en que ‘no pasará nada’.

Desde Podemos siempre lo hemos tenido claro y desde nuestros inicios hemos apoyado la lucha antinuclear; este tipo de energía es en extremo peligrosa, no solo por la posibilidad de un accidente, sino en la gestión de los residuos que genera, que en ocasiones pueden llegar a necesitar miles de años para desactivarse.

Porque no tenemos miles de años, Podemos C-LM forma parte de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear, hemos acompañado al movimiento en la firme oposición a que Cuenca se convierta en un ir, venir y quedarse de toneladas de residuos procedentes de las centrales nucleares, incidiendo en los errores del irregular estudio ambiental estratégico que consideró apropiada la localización en Villar de Cañas.

Tanto es así que el pasado 18 de julio se presentó en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley por parte del Grupo Parlamentario Confederal Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común para la paralización definitiva del Almacén Temporal Centralizado de Residuos Radiactivos (ATC) en la localidad de Villar de Cañas, trabajo institucional que se sumaba a las aportaciones hechas por José Luis García Gascón, coordinador autonómico y en representación de Podemos CLM, tanto al plan general de residuos radioactivos como a la evaluación ambiental Estratégica de la versión inicial del 7º Plan General de Residuos Radiactivos y a su Estudio Ambiental Estratégico, elaborado por Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Las alternativas a la energía nuclear existen y son viables; la defensa de la generación y utilización de energías renovables, la prevención de abusos paisajísticos y de otra índole en estas instalaciones, el consumo responsable y el autoconsumo… son cuestiones candentes a abordar que darían para muchas páginas.

Aquí y ahora, desde Podemos CLM damos un ‘sí’ a una gestión sostenible y respetuosa con la vida y el entorno. Y un ‘no’ rotundo a la construcción del ATC de Villar de Cañas. Es demasiado importante como para depender de ese fino pelo de caballo que, tarde o temprano, se romperá, dejando caer una espada de la que pudimos alejarnos.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información