16 de Junio de 2019 Son las 21:25

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2019
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca

Roberto Polo y la Casa Zavala

No es comprensible que la inmejorable noticia que para Cuenca supuso el anuncio, hace ya más de un año, de la llegada de en torno a dos centenares de obras del coleccionista cubano-estadounidense Roberto Polo cuyo valor rondaría los 200 millones de euros, corra el riesgo de no materializarse por las pegas del Ayuntamiento de la capital a que parte de esas piezas puedan exponerse temporalmente en la Casa Zavala, de propiedad municipal, hasta su exposición definitiva en el Archivo Histórico Provincial una vez que este inmueble, que es el elegido por Polo, sea habilitado como museo.

El alcalde, Angel Mariscal, ha pasado en un año de ofrecer la Casa Zavala, a su entender “la mejor superficie museística de Castilla-La Mancha”, a acusar al Gobierno regional de “obcecarse” con este espacio, y considerar que ceder el inmueble durante cuatro años más otros cuatro prorrogables, según el convenio que propone la Junta, es algo que “afectaría a varios mandatos”.

Es verdad que las obras del Archivo, para las que de momento no hay ni proyecto ni presupuesto, pueden tardar lo suyo, y que es necesario que su reforma se apruebe cuanto antes para evitar que, si hay cambios de gobierno, pueda quedar en agua de borrajas, pero lo que ya es una realidad, y aunque pequeña tiene una ubicación y unas medidas de seguridad inmejorables, es esa Casa Zavala que hasta 2014 funcionó como museo dedicado a Antonio Saura y a la que en esta legislatura el equipo municipal ha dado un nuevo uso como espacio abierto a exposiciones temporales de la más diversa índole.

Que el inmueble haya dejado de exponer obra del que es uno de nuestros pintores de arte abstracto más importantes de España es, verdaderamente, una malísima noticia. Pero, si aquella Fundación es irrecuperable, bueno será ceder el espacio a la obra de un coleccionista contrastado que además no pide nada a cambio: solo que exhibamos sus obras en un espacio digno. Que estas se distribuyan además entre Toledo y Cuenca es otro gran aliciente, pues su promoción será doble. Y puesto que la capital de la región es mucho más conocida y visitada que Cuenca (nos supera en más del doble en número de turistas) ir de la mano de Toledo nos puede beneficiar muchísimo.

Que al primer edil le preocupe sin embargo que la Casa Zavala no vaya a poder acoger otro tipo de exposiciones durante varios años no tiene, nos parece, ninguna razón de ser. Mejor será apostar por una exposición de calado que por varias temporales, las cuales, por fuerza, van a ser de una entidad muy inferior, pues ya conocemos perfectamente la crítica situación económica en que se encuentran las arcas municipales. Además, el Consistorio ya dispone de otro espacio para, si lo desea, organizar sus propias muestras, como el Centro Cultural Aguirre, donde de hecho ya hay un proyecto expositivo denominado Días de Arte Conquense.

Pero miedo nos da lo que pueda pasar porque hechos recientes nos recuerdan que, por la estrechez de miras de determinados representantes políticos, en Cuenca ya hemos perdido el tren de eventos culturales de trascendencia como la feria regional del libro o el festival de cine de mujeres, sustituidos por una feria del libro local y una semana de cine español que ni en presupuesto ni en capacidad de promocionar Cuenca y atraer visitantes son comparables. Y lo mismo se puede decir de la pérdida de la Fundación Antonio Saura, de la Fundación Turismo Cuenca, y puede que también de PHotoEspaña. ¿Podemos permitirnos el lujo de perder otro tren?

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información