11 de Diciembre de 2018 Son las 4:12

Opinión

Opinión

Especial Día de la Mujer 2018
0
Imagen de Orión

Orión

Pobre infancia

Evencio entró en el café con el ceño fruncido. Hizo un comentario sobre el deber de los servidores públicos de dar lecciones de ejemplaridad y eficiencia y nos propuso un juego (algo muy suyo).

-Cerrad los ojos e imaginad que el tiempo que dedicaron los diputados a insultarse en el Congreso la semana pasada lo hubieran invertido en fraguar un pacto de Estado para erradicar la pobreza infantil. Abridlos y escribir lo que se os ocurra que pueden ser las vigas maestras de ese acuerdo.

-Cerradlos nuevamente e imaginada el Senado ratificando y mejorando ese acuerdo del Congreso, eso sí con algún senador en el servicio en el momento de la votación para evitar sospechas de manipulación y control de las instituciones o empresas encargadas de desarrollar los operativos nacientes.

-Ese sueño es una utopía porque representaría aprobar unos nuevos y más solidarios presupuestos y privaría a las derechas de la soga que tienen apretando el cuello del Gobierno, espetó Adán.

-Sólo es un juego, repuso Evencio, vamos a ello.

A mí me pareció uno de esos juegos consistentes en “arreglar” España tan del gusto de los antiguos diletantes españoles desde los cómodos sillones de un café y por extensión de muchos tertulianos actuales.

No obstante lo hicimos porque no se puede negar el criterio de oportunidad de la cuestión.

España es, junto con Bulgaria y Rumanía, el país europeo que más pobreza infantil soporta. Y decimos soportar porque nos pasará una muy abultada factura, no sólo en frustración e infelicidad sino también en inseguridad, desarrollo, economía y pobreza moral por la insolidaridad que comporta convivir tranquilamente con el sufrimiento y la marginación de los más débiles de nuestros conciudadanos.

La pobreza infantil es probablemente la más amarga y sangrante úlcera de esa grave enfermedad social que es la desigualdad y que en nuestro país lleva quince años por encima de la media europea y con un diferencial que continúa aumentando.

Ninguna democracia debería permitírselo pues para un sistema político basado en los valores del Progreso (libertad, igualdad y fraternidad) como son las democracias liberales, vacía de contenido dos de los pilares sobre los que se asienta y convierten en caricatura al primero de los arriba enunciados.

¿Cuánto tiempo se podrá aguantar el edificio constitucional con la libertad como único soporte?

Continuar así es como disparase un tiro en el píe. No se puede seguir caminando mientras los desencantados populistas crecen.

Nadie puede dudar de que estamos ante una cuestión de Estado.

España ha tratado de enfrentarse a este problema con medidas legislativas (ley de la infancia de 2010, con el gobierno de R. Zapatero) y de gestión con la creación del Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil. Sin éxito pues de nada valen si mantenemos sin dinero esas sonoras iniciativas. Y en eso se debería cubrirnos la cara de vergüenza.

Cervantes afirma en su Quijote “en lo tocante a paja ni un granzón”. Y ahí seguimos: la media europea de inversión en la infancia es de 1,2% del producto interior bruto, es decir de la riqueza que crea cada año, España invierte la mitad. Sin comentarios.

Tampoco los haremos en cuanto a los aspectos éticos que debe plantear la cuestión. Es un tema espinoso que comienzan con su propia formulación: ¿Acaso debe haber una ética de Estado? ¿Cual debería ser su alcance? Kant lo tuvo claro.

Mientras en las próximas fechas se realizará una nueva campaña de recogida de alimentos que procurará consuelo a miles de familias. Es buena la iniciativa de promover acciones que desarrollen una conciencia solidaria como técnica privada de reparto de los bienes de consumo, pero no debemos perder de vista que es como usar una tirita para curar una grave enfermedad.

Queda dicho… con profundo pesar.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información