PREVENCIÓN DE LA VIOLACIÓN PREVENCIÓN DE LA VIOLACIÓN
22 de Agosto de 2019 Son las 2:01

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2019
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca

Plan de empleo

Cuenca deja por fin de ser única en Castilla-La Mancha y volverá a acogerse, tres años después, a la nueva edición del Plan Extraordinario por el Empleo que en septiembre convocará el Gobierno regional.

Se trata de una muy buena noticia que, en realidad, es de sentido común, pues si el deber de nuestras administraciones públicas es lograr el bienestar de los ciudadanos, una de las mejores maneras de conseguirlo es facilitando un empleo a los que menos tienen. De sobra es sabido que tener un trabajo es fundamental para el desarrollo de las personas, en parte porque nos permite contar con una retribución económica indispensable para poder vivir con cierta dignidad, en parte porque nos hace responsables y nos permite aportar nuestros conocimientos al conjunto de la sociedad, formando parte de ella de forma activa.

Lo que no se entiende es que, durante la pasada legislatura, la anterior corporación de la Diputación, presidida por Benjamín Prieto, se negara a formar parte de los distintos planes de empleo convocados por la Junta de Comunidades, con la única excepción del primero. Y ello en un contexto de desempleo mayor que el actual, con una crisis reciente que conllevó innumerables recortes y con la despoblación poniendo contra las cuerdas el futuro de tantos de nuestros pueblos.

Una institución con superávit, saneada, como la Diputación provincial, no puede decir no a la generación de empleo por mucho que, como tanto hincapié hacen en el PP, esta sea una competencia del Gobierno regional: solo con la colaboración entre distintas administraciones se va a poder hacer frente a los grandes y complicados retos de la provincia.

Es verdad que el empleo que se genera a través de este tipo de planes es temporal, y que pasados seis meses muchos de quienes se beneficien de ellos tendrán, probablemente, que volver a inscribirse en las oficinas del Sepecam. Pero nadie les podrá quitar el tiempo que hayan trabajado, ni el salario por ello recibido, lo mismo que una experiencia que añadir a su currículum que ojalá les abra nuevas puertas en el mercado laboral, además despertarles la ilusión perdida.

Y eso no quita que la Diputación, lo mismo que el resto de administraciones, deba aspirar a más y no conformarse con acogerse a estos planes: es necesario un mayor esfuerzo de todos por la generación del empleo a través de otras vías como la promoción del turismo y de nuestro suelo industrial, la inversión en cultura y patrimonio, las ayudas a empresas que quieran instalarse en la provincia o a nuestros propios emprendedores, la mejora de las comunicaciones por carretera o la expansión de la fibra óptica.

Solo con acciones variadas, sumando esfuerzos entre unos y otros, esta provincia podrá salir del estado de decaimiento en que se encuentra y retener a sus gentes tanto en la capital como en ese medio rural cada vez más despoblado y necesitado de estímulos que permitan el mantenimiento de sus pequeños comercios, de sus bares y restaurantes, de sus escuelas. Algo a lo que los planes de empleo, aunque no sean la panacea, pueden aportar su pequeño, sí, pero importante granito de arena.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información