20 de Julio de 2019 Son las 14:43

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2019
0
Imagen de Ángel D. Álvarez

Ángel D. Álvarez

Diputación Provincial… también para la ciudad

Las últimas elecciones municipales han arrojado un resultado esperado y necesario. El Ayuntamiento capitalino y la Diputación cambian de signo político, y cada uno de los lectores puede valorar los resultados en función de sus intereses o de su afinidad ideológica, pero debe hacerse un análisis desde el punto de vista de un habitante de nuestra ciudad y cada uno de nuestros pueblos.

Para los conquenses, el cambio podríamos considerarlo como muy positivo. Los últimos ocho años de gobierno provincial han sido especialmente desastrosos para los intereses de desarrollo del mayor núcleo poblacional del conjunto de la provincia. Cuenca capital ha sido castigada de manera inmisericorde y sistemática por quien insensiblemente y con una falta de rigor político y de altura de miras ha tratado de entorpecer cualquier atisbo de desarrollo económico para la capital. Tremendo error que ha sido considerado por muchos ciudadanos como una afrenta que con sabiduría y por derecho ha castigado con desprecio no renovando la confianza para seguir gobernando la institución provincial, de ahí el descalabro electoral de quienes han agredido a los conquenses.

Demasiado tiempo, ocho años, que nos han parecido eternos y de los cuales se podrían enumerar muchos ejemplos, incluyendo demasiado conformismo y numerosos efectos que pueden ser difíciles de paliar. Es incomprensible que una administración que cierra año tras año con un saldo millonario en cuentas bancarias haya entorpecido o impedido inversiones que son totalmente necesarias en nuestra ciudad. No se puede decir que el problema fuera la discrepancia ideológica entre el Ayuntamiento y la Diputación, pues en los últimos cuatro años supuestamente debería haber habido una concordancia, pero la verdad es que no ha sido mucho mejor que en otras ocasiones.

La supuesta autonomía de gestión municipal no ha sido un ejemplo en nuestra ciudad, pues quien tenía el rango mayor y el mando en plaza ha priorizado sus intereses partidistas por encima de los ciudadanos y ha impuesto su criterio, erróneo y errático, imponiendo vetos y guardando el dinero para otros proyectos aunque se supieran ruinosos, siempre que fueran en cualquier pueblo de la provincia pero no en Cuenca capital.

Es verdad que es necesario que de vez en cuando se produzca un cambio en las direcciones políticas de las administraciones, pero es que en este caso era imprescindible, por salud democrática y porque no se hubiera podido aguantar por más tiempo una situación tan indigna para los habitantes de nuestra querida ciudad.

Adiós sin pena a quien se va y bienvenido con alegría a quien llega.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información