20 de Julio de 2019 Son las 14:44

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2019
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca

Digitalización en las aulas

Al proyecto de digitalización en las aulas, puesto en marcha por el Gobierno de Castilla-La Mancha en el curso 2017/2018 bajo el nombre de “Carmenta”, le siguen lloviendo críticas. Hubo padres y madres de alumnos que cuestionaron su implantación, hace un par de años, en el colegio de Fuente del Oro de la capital, y ahora son casi un centenar los padres y madres de alumnos del colegio Adolfo Martínez Chicano de Las Pedroñeras que plantean sus dudas, hasta el punto de que casi medio centenar de ellos ha solicitado plaza para sus hijos en el colegio de El Pedernoso de cara al próximo curso: prefieren que sus hijos tengan que utilizar el transporte diariamente a que estudien en tabletas en vez de en libros en papel.

El asunto, desde luego, da para debatir. ¿Mejor leer y estudiar a través de pantallas o en papel? O mejor: ¿Se puede estudiar en una tableta? Aunque no se hayan hecho encuestas al respecto en nuestra Comunidad, parece claro que, a la hora de leer un determinado libro, y concentrarse, no se ha encontrado alternativa mejor que la del papel. En las librerías de Cuenca, por ejemplo, tienen claro que el papel se sigue y se seguirá demandando por mucho desarrollo tecnológico y pantalla digital que prolifere. Y conocemos decenas de casos de alumnos que acuden a la copistería a imprimir cuanto documento digital les hacen llegar en sus centros de estudios. ¿La razón?, que en la pantalla no se concentran.

El experimento es tan sencillo que cualquiera puede hacerlo: se trata de sentarse a leer a través del ordenador, el móvil o la tablet un clásico de la literatura, pongamos que “El Quijote”, y comparar la experiencia con la lectura de ese mismo libro en papel. A ver si aguanta leyendo el mismo tiempo y se entera igual.

Habrá quien diga que lo digital tiene sus ventajas, porque por ejemplo permite el acceso, a través de los hipervínculos, a multitud de contenidos relacionados con la obra que tengamos entre manos. Algo parecido a las notas a pie de página, pero que en este caso nos obliga a navegar de un lado a otro de la red para devolverlos al texto principal. Pero esto tiene otros efectos negativos: la sobreinformación y el agotamiento de la vista.

¿Y qué pasa con aquello –¿se acuerdan? – de subrayar los libros con fluorescentes cogidos por nuestra propia mano para retener mejor determinados párrafos o conceptos?

Las tabletas, además, no funcionan solas: hay que recargar sus baterías periódicamente, lo mismo que sus contenidos. Y todo lleva sus instrucciones, sus claves, su tiempo.

El consejero de Educación, Ángel Felpeto, lleva años defendiendo que el sistema digital es “económicamente sostenible” y contribuye, entre otras cosas, a hacer “más ameno” el aprendizaje. Pero “ameno” para Felpeto debe consistir en recrearse más con los hipervínculos que con el texto en sí, que será igual de ameno (o nada ameno) en digital que en papel. Por no hablar de la tentación que los alumnos tendrán de descargarse juegos, canciones, consultar las redes sociales, mandarse mensajes…

El tema es tan importante y serio para la educación de nuestros hijos como que el sector cuente con unos docentes competentes en aquella materia o materias que imparten. Y, si se quiere llevar a cabo el paso del papel al mundo digital, hace falta consenso, y campañas previas de información a toda la comunidad educativa, en especial a las familias: no basta con que en un curso concreto lo aprueben un consejo escolar o un claustro.

Empeñarse en que cada curso las tablets lleguen a nuevos centros educativos porque en ello está el progreso, la competencia digital o el ahorro económico puede ser un gran error. Lo digital ya está de sobra implantado entre las nuevas generaciones, que lo que necesitan es lo contrario: volver al papel para, al menos durante el estudio, aislarse. Y así concentrarse.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información