AUTOPRIMA MERCEDES AUTOPRIMA MERCEDES
22 de Mayo de 2019 Son las 10:00

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2019
0
Imagen de Julio Magdalena Calvo

Julio Magdalena Calvo

"Democracia o algo así"

La palabra “democracia” se utiliza a menudo en función de a conveniencia de cada cual –al igual que Constitución-, cuando, más a menudo de lo deseable, ni se respeta y lo que es aún peor, ni se cree en su verdadero y crucial significado.

A muchas personas se les llena la boca cuando la pronuncian, pero más por callar al adversario que por sentir verdaderamente lo que dicen, ya que su uso va en función de lo que convenga a sus intereses personales o al grupo al que pertenezca (léase elite, casta, clase, secta o grupos cerrados por un estilo) y no a sus convicciones sociales o políticas…si es las tuvieran, claro.

Por supuesto que si en un momento de la contienda verbal, un sujeto dado echa mano del término para fortalecer su posición o mermar la del contrario y se le pregunta por su definición (manera suave de cambiar la frase: ¿Que sabrás tú lo que es la democracia?), soltará a bocajarro y de carrerilla: “El sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes”. Pero lo que se calla es lo que sigue en su pensamiento: “siempre que el pueblo elija lo que elijo yo, que para eso soy un español de bien”.

En estos días de campaña electoral, vamos a oír la repetida palabra por doquier en tertulias, mítines, medios de comunicación, conversaciones de bar etc., pero si se pudiera escrutar la mente de esos intervinientes que hacen gala constante de su autenticidad democrática, se podría comprobar que en muchos casos se quebraría el principio de la democracia representativa al negar la igualdad básica de “Un hombre, un voto”, porque mi voto vale más que el de otro, estarían pensando; pero ignorando –o negando- con la fuerza de la razón que le asiste por pertenecer a alguno de los grupos más arriba referidos, que ese otro pueda pensar de forma idéntica a él pero en sentido contrario.

Y si alguien saca a colación que la esencia de la democracia reside, precisamente, en la igualdad del valor del voto, el razonamiento del susodicho sería: Es que no es lo mismo, por supuesto, porque “Yo soy yo y mi circunstancia”, que diría Ortega.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información