11 de Diciembre de 2018 Son las 4:12

Opinión

Opinión

Especial Día de la Mujer 2018
0
Imagen de Ángel D. Álvarez

Ángel D. Álvarez

Cuenca: sus calles, plazas y paseos, un desastre

Que las calles de Cuenca están hechas un desastre es algo fácilmente constatable por cualquier ciudadano que pasee o circule por ellas. Tanto para conductores como para viandantes, y sobre todo para estos últimos, se está haciendo cada vez más difícil y peligroso transitar por la ciudad. El pavimento de las aceras está totalmente deteriorado, en algunas zonas más que en otras, pero en aquellas que hace años no han recibido ni la más mínima atención de mantenimiento andar sobre las baldosas rotas o semilevantadas se convierte en un juego de gymcana.

Las personas de cierta edad tienen verdaderos problemas para manejarse por la ciudad sin que alguna vez les ocurra más de un percance en forma de caída debido al mal estado antes referido de las aceras. Conozco a varias personas a las que estos aparentemente accidentes sin importancia les han ocasionado unas lesiones difíciles de recuperar e incluso les ha llevado a una situación de discapacidad derivada en una dependencia de movilidad. No son personas que conozcan los procedimientos de reclamación tal y como la administración municipal considera adecuados y legales, por tanto ha quedado en un asunto de resolución familiar incluso en el aspecto económico, perdiendo la opción de una indemnización por responsabilidad civil del Consistorio, cuyos actuales dirigentes (alcaldes y sus concejales) son los verdaderos culpables de esta situación.

Desplazarse por la ciudad como un simple peatón entraña numerosas dificultades, a saber: pasos de peatones borrados, alcorques de los árboles que dificultan el paso con carritos de bebe, señales de tráfico mal colocadas, semáforos en medio de las aceras que reducen el espacio para los peatones, rebajes en las aceras con un deterioro acorde con el descuido de los munícipes… Y a este amplio y no completo catálogo de desastres municipales podríamos añadir las múltiples piscinas que se producen debido a las lluvias recientes, de modo que a veces sorteando los obstáculos nos encontramos con un chapuzón que nos regalan los vehículos que circulan a velocidades poco aconsejables para la ciudad.

Invito a los vecinos de Cuenca a que utilicen los medios tecnológicos y las redes sociales, así como escritos dirigidos a nuestro descuidado alcalde y a sus no menos indolentes concejales para hacer llegar sus quejas sobre estas y otras cuestiones que hacen de nuestra ciudad un espacio descuidado, mugriento y a veces peligroso, pues solamente conocemos aquellas que llegan por iniciativa de las Asociaciones de Vecinos de los barrios, no siendo suficiente para concienciar a los responsables de este desastre. Es obligación de todos y, sí así lo hacemos, todos saldremos ganando.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información