14 de Febrero de 2017
Opinión

"A Benjamín Prieto"

boton compartir en twitter Share this Facebook
Patricia Martínez Pardo
Como  casi  todo  el  mundo  ha  conocido,  este  fin  de  semana  Rogelio  Pardo presentó su dimisión como miembro del Comité Ejecutivo Regional del PP de Castilla- La Mancha por entender que la actuación del partido ante la enmienda presentada por el compromisario Francisco Risueño, había traspasado límites admisibles. Lo mismo hizo, un poco después, Pedro J. García Hidalgo.
Tras esto, el presidente provincial del PP, Benjamín Prieto, perpetró una salida a los medios, desmedida, desproporcionada y, ciertamente, fuera de lugar. No sé si hizo esas declaraciones por iniciativa propia,  u obedeciendo órdenes de Toledo,  algo que, eso sí, suele hacer muy bien.

Benjamín Prieto en lugar de rebatir los argumentos de Rogelio y Pedro J., se ha dedicado, de manera bastante zafia, a realizar un impresentable ataque personal.

Sin embargo, no nos ha contado Benjamín Prieto si está o no a favor de que se incumplan los estatutos de nuestro partido y que cualquiera pueda acumular cargos sin fin. Tampoco nos ha dicho si lo que él piensa es que, depende de quién sea el acumulador, el incumplimiento de los estatutos le parecerá bien, mal o regular.

Tampoco ha expresado su opinión sobre el espectáculo – para algunos bastante bochornoso- que se vivió en la votación de la enmienda de Francisco Risueño sobre las incompatibilidades.  ¿Cree  el  presidente  provincial  que  se  hizo  correctamente  el recuento? ¿Solo votaron 633 personas de los más de 2000 que allí había? ¿De ser así, eso le parece un respaldo suficiente? ¿Recontar “a ojo de la mesa” le parece un procedimiento democrático? ¿No comunicar los resultados a los compromisarios y filtrarlos a los medios le parece un procedimiento aceptable?

Nuestro presidente, en lugar de dar respuesta a todos esos interrogantes, como los malos jugadores, salió a embarrar el campo pensando que esa era la única manera de, al menos, empatar el partido.

Rogelio y Pedro J. han dedicado muchos años de su vida a la política y al Partido Popular, con remuneración y sin ella. Han dicho siempre lo que les ha parecido y han defendido sus postulados siempre que lo han considerado oportuno.

Ahora, Rogelio sin cargo ni remuneración, junto a tantos otros y como tantos otros,   ha decidido poner su granito de arena, para que nuestro partido en Cuenca cambie y recupere los votos que, por miles, ha perdido en los últimos años. Para que no vuelva a ocurrir que el PP de Cuenca dé la espalda a uno de sus afiliados que defendía una enmienda absolutamente razonable, necesaria y demandada por los ciudadanos. A conseguir trasformar  nuestro partido hacia una organización participativa, abierta  y
democrática, en la que sus afiliados puedan expresar sus discrepancias sin miedo a las represalias.

Rogelio y Pedro J. no necesitan de la política para vivir y por eso hablan libremente, sin miedo a represalia alguna. ¿Y Benjamín Prieto?


< VOLVER IMPRIMIR EL ARTÍCULO
© Copyright La Noticias de Cuenca       ||       Diseño, programación y hosting by web dinámica ®