15 de Febrero de 2017
Opinión

Esplendor en las tablas

boton compartir en twitter Share this Facebook
José Ángel García

No deja de ser sorprendente –a más, vaya por delante, por supuesto, de gozoso–  en tiempos de tantas restricciones como los que, refiriéndonos en este caso al campo concreto de la actividad cultural, venimos sufriendo, el auge en general de la actividad escénica en los escenarios españoles. Porque es un hecho palmario que, más allá de problemas del disparatado iva que le flagela y de la falta, salvo aisladas excepciones, de apoyos institucionales, el teatro en nuestro país bulle de propuestas de calidad y, lo que es más prometedor, goza de la respuesta del público como este articulista volvía a comprobar el pasado fin de semana al vérselas de nuevo negras para conseguir entrada para alguna de las varias funciones que especialmente le interesaban de cuantas se vienen ofreciendo en la cartelera madrileña, algo que ya le viene pasando desde hace tiempo cada vez que, y desde luego con bastantes fechas de antelación que si no nada, lo intenta. Es un hecho real y esperanzador visto desde una ciudad como Cuenca, tan ligada, con más o menos altibajos pero de manera continuada, desde los setenta del pasado siglo a la actividad escénica; y por eso piensa uno que viene al pelo comentarlo –por si, crucen los dedos, algo se nos pega– al hilo de la cercana celebración los próximos 24 y 25, en el Auditorio y en la sede de la UIMP, de las II Jornadas de Investigación Teatral que dirige Patricia González –taller, charlas-coloquio y representaciones de “La Celestina” y “Materiales de la Memoria” por la compañía  Atalaya– ya que, junto al como sea mantenido aquí estamos de la asociación de Amigos del Teatro, a las propuestas de gentes como Ángel González “El Tiru” clamando año tras año por la creación de una Escuela de Arte Dramático regional o el admirable trabajo de los grupos que erre que erre se empeñan en, peleando a brazo partido,  mantener viva la antorcha, vienen a demostrar que mimbres hay para que también por estos nuestros lares el teatro pudiera experimentar ese esplendor que viene registrando en tantos otros puntos del Estado. Ojalá entre todos, espectadores, instituciones y administraciones lo lográramos. (Y por cierto, ya puestos, si van por los Madriles y tienen ocasión y ya digo que suerte a la hora de adquirir butaca, yo no me perdería la espléndida puesta en pie por Blanca Portillo y José Luis García-Pérez de “El cartógrafo” de Juan Mayorga, cada vez mejor autor, en las Naves del Matadero, que fue la representación a la que más arriba aludía).


< VOLVER IMPRIMIR EL ARTÍCULO
© Copyright La Noticias de Cuenca       ||       Diseño, programación y hosting by web dinámica ®