18 de Mayo de 2017
Opinión

La misma columna

boton compartir en twitter Share this Facebook
Antonio Santos
De verdad que me gustaría no escribir de corrupción todas las semanas. Escribir de las cosas pequeñas y esos detalles que las hacen especiales y diferentes. Os digo, de verdad, que me gustaría contaros mis anécdotas y peripecias en la carretera, que es donde paso más tiempo estos días, o mis recuerdos de cuando era niño o cuando llegué a Cuenca. Pero sucede que uno se levanta cada mañana con dos dudas que ya no le quitan el sueño, y eso es lo que más me fastidia, porque tengo miedo a inmunizarme y convertirme en un dato estúpido más, más estúpido,  de esos del CIS.  

El caso es que cada mañana, justo antes de arrancar el coche y encender la radio, me pregunto cuál será el nuevo caso de corrupción y desvergüenza del día, y cuál será el brillante argumento que se le ocurrirá a Carlos Herrera para justificarlo o cubrirlo de niebla. 
Madres superioras, fiscales defensores de la injusticia, periodistas que distinguen perfectamente el grano de la paja y se quedan con la paja mental, nacionalistas por un puñado de dólares... y columnas que parecen calcadas semana tras semana. Y es que pasa el tiempo y parece que  no cambia nada.  Quizás, porque nada hayamos aprendido.  

¿Y mañana qué? No se vayan todavía; seguro que habrá más. a las necesidades de ese barrio o ciudad. 

< VOLVER IMPRIMIR EL ARTÍCULO
© Copyright La Noticias de Cuenca       ||       Diseño, programación y hosting by web dinámica ®