15 de Febrero de 2017
Opinión

Plan de Empleo

boton compartir en twitter Share this Facebook
Las Noticias de Cuenca

iguen escuchándose voces de denuncia y de incredulidad ante la decisión unilateral del presidente de la Diputación Provincial, Benjamín Prieto, de desentenderse del segundo Plan Extraordinario por el Empleo convocado por el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Se trata de un plan que, en su edición de 2016, dio trabajo a cerca de un millar de parados de larga duración, personas que de este modo dispusieron de unos ingresos con los que, al menos durante seis meses, afrontar esos gastos cotidianos tan necesarios como la alimentación, la luz o la calefacción, y asomar un poco la cabeza de su situación de exclusión social. Después tenían acceso además a un subsidio de 426 euros al mes  (poco es verdad, pero algo) durante otro medio año.


Argumenta la Diputación que la Junta de Comunidades no ha contado con ella para organizar la convocatoria y que le exige una aportación superior en 150.000 euros con respecto a la de 2016, por lo que la cuantía total superaría los 2,1 millones de euros. Pero qué mejor inversión puede hacer una administración pública, que gestiona el dinero de todos los ciudadanos, que contribuir a emplear a personas que, por la falta de oportunidades, hace tiempo que perdieron incluso la esperanza de reinsertarse en el limitado y cada vez peor pagado mercado laboral.


No hay que olvidar, además, que mientras que aunque la Diputación tendría que correr con el 47 por ciento del gasto del nuevo plan, la inversión del Gobierno regional ascendería hasta el 53 por ciento. Que la sufrage con fondos europeos, como le reprocha la Diputación, creemos que es irrelevante: se trata de dinero público que las administraciones tienen que gestionar y gastar en aquello que crean más necesario. Y qué más necesario, insistimos, que echar una mano a los que menos tienen y, de paso, dinamizar la economía y evitar que nuestra provincia siga perdiendo población a pasos agigantados.


Se puede entender que la Diputación quiera tener voz a la hora de establecer los criterios de la convocatoria,  pero, de ahí a romper, hay un buen trecho. No serán tan malas además las condiciones para las diputaciones cuando el resto de instituciones provinciales de la región sí se han sumado al plan.


Responder a la propuesta de la Junta con una batalla política no tiene sentido alguno. Con su cerrazón, Prieto le cierra la puerta a la posibilidad de que en torno a mil conquenses en paro encuentren una razón para levantarse cada mañana y a final de mes dispongan de un necesario sueldo con el que cubrir sus necesidades más básicas. No hay más.  


< VOLVER IMPRIMIR EL ARTÍCULO
© Copyright La Noticias de Cuenca       ||       Diseño, programación y hosting by web dinámica ®