11 de Agosto de 2017
Entrevistas
Declan Huerta Murphy, ese cura
boton compartir en twitter Share this Facebook

Declan Huerta Murphy, ese cura

  • Párroco de Tiradores y canciller-general de la Diócesis, tiene su sitio en Twitter, donde, como en sus homilías, intenta lanzar ideas que muevan a la reflexión
Gorka Díez
"Predico todos los días, pero mis predicaciones son breves, procuro no resultar excesivamente cargante y que a la gente le pueda dejar siempre algo que pensar"
Nacido en una familia religiosa, que le formó en la fe desde un punto tanto espiritual como intelectual, no fue hasta cumplir los 20 años, tras un encuentro con un sacerdote, cuando Declan Huerta Murphy (Madrid, 1975) se planteó la posibilidad de dedicar su vida a la iglesia. “Con el contexto religioso que tenía, me parecía una pregunta pertinente. Y en seis meses vi que ese era el camino”, cuenta.

Así que cambió sus estudios de Empresariales por la Teología y, al poco de terminarlos, este trotamundos que vivió hasta los diez años en México, después un año en Irlanda y a partir de los doce en Madrid cambió los grandes entornos urbanos por la pequeña ciudad de provincias que es Cuenca adentrándose en una Diócesis entonces presidida por José Guerra Campos a la que, 20 años después, sigue ligado, en la actualidad como canciller-general y párroco de Los Tiradores, además de atender, junto a Juan Camilo, Palomera y Molinos de Papel.

“Llegar a Cuenca fue una experiencia muy interesante. Aquí conocí un ritmo de vida diferente, más reposado, y una sociedad como más familiar y abierta, donde la gente es de entrada más confiada y acogedora y tiende a relacionarse, aunque dar el salto a una relación de amistad profunda e íntima veo que cuesta más que en esos ambientes urbanos donde cada uno va a lo suyo pero sus amigos pueden serlo desde el minuto uno”, dice, aunque lanza de seguido la siguiente reflexión: “A lo mejor nos metemos en el campo de los tópicos”. 

En Tiradores asegura sentirse “muy afortunado” gracias sobre todo a la labor de ayuda a los más necesitados que presta Cáritas Parroquial Cristo del Amparo. “Hay gente con un sentido de una caridad cristiana y compromiso muy fuerte, voluntarios que trabajan durísimo, dedicando todo su tiempo libre a los demás”.

Y, aunque este es uno de los barrios más afectados por la crisis, destaca que, al menos, de atender las necesidades básicas de una media de 300 personas con servicios como los desayunos, la cifra se ha reducido a la mitad. “Es cierto que se han marchado algunos, pero también otros han ido encontrando un puesto de trabajo. Y, al final, sobre todo en el sistema mileurista que tenemos, si tienes un puesto de trabajo puedes estar bien”.

El cura tuitero
La influencia de este profesor de Teología en el Seminario va no obstante más allá de Cuenca gracias a la repercusión de su actividad en Twitter, que arrancó en 2010 bajo el nick ‘Declan, ese cura’. Todos los domingos antes de celebrar la primera misa redacta un tuit que es “una breve reflexión del evangelio en 140 caracteres”. Pero no utiliza la red para hablar “única y exclusivamente” de la vida eclesial, sino que también da rienda suelta a sus aficiones, que van desde la historia y el pensamiento hasta el rubgy pasando por la conquista de América o la segunda guerra mundial.

Twitter, cuenta, le permite acceder a “ese bar de pueblo donde hay un único bar en el que todos entramos y aunque puede que no estemos de acuerdo en muchas cosas, a la hora de la verdad terminamos teniendo algo en común de lo que hablar, porque teniendo posturas diferentes se puede convivir”.

Y aunque la red puede tener también sus peligros, él es prudente. “Hay que tener cabeza y no meterte en el ‘fregao’ que sale todos los días. Existe el derecho a comentar aquello que no te gusta, pero si te pasas de frenada vienen los trolls y te sacan pantallazo… Algo que no me ha pasado nunca gracias a Dios”.

Él, cuenta, es más de “soltar ideas que sé que a la gente, por lo menos, le pueden suscitar pensar”. Algo que vale lo mismo para Twitter que para la parroquia. “Predico todos los días, pero mis predicaciones son breves. Procuro no resultar excesivamente cargante y que a la gente le pueda dejar siempre una pregunta, algo que pensar”.

Y terminamos con uno de sus mensajes, en este caso vía red, más recurrentes. “Buenas noches, señorías”, escribe a menudo para despedirse de sus seguidores junto a una fotografía de la segunda guerra mundial. Declan, que de joven quiso haber cursado la carrera militar, lo explica así: “Es como una imagen de que en la vida siempre tenemos retos por delante y que luchar. Hay cosas que controlamos y otras que no, pero al día siguiente hay que levantarse y cumplir nuestro trabajo, nuestra misión”.
Galería de imágenes del artículo: Declan Huerta Murphy, ese cura

< VOLVER IMPRIMIR EL ARTÍCULO
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Conciertos San Julián 2017
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Guía de servicios
Per Tutti
Florencio de la Fuente
WH-Wine House
Posada de San José
El Vestidor
Web Dinámica
Opinión
Las Noticias de Cuenca
Demanda Hotelera



Las Noticias de Cuenca
Segundo aniversario

Elías Jiménez Barrios
"El nuevo PSOE conquense"

© Copyright La Noticias de Cuenca       ||       Diseño, programación y hosting by web dinámica ®